Lunes, 03 de Agosto de 2020

Otras localidades

A Boca Llena

Pop Up: doble o nada

La caída de los eventos lleva a las gemelas de Master Chef a servir cenas de miércoles a sábado en su nuevo local junto a la plaza de toros

Wok de fideos de arroz con langostinos, verduras y leche de coo

Wok de fideos de arroz con langostinos, verduras y leche de coo / A Boca Llena

La pandemia se ha llevado por delante miles de celebraciones que se han suspendido o, en el mejor de los casos, pospuesto para el próximo año. Virginia y Raquel Naranjo, las conocidas gemelas jerezanas del programa Master Chef, estaban arrasando con su catering Gemelas al jerez. Gracias a una oferta original y de calidad, a la constancia y a un servicio muy profesional, se habían ganado después de cuatro años la confianza de un público que una temporada más había llamado a su puerta. En concreto eran más de treinta los eventos que tenían cerrados entre bodas, bautizos, primeras comuniones, cumpleaños y congresos.

Pero de largo, el palo más duro, en lo moral y en lo económico, fue la suspensión de la Feria del Caballo, ya que por su caseta pasaba medio Real y les reportaba buenos ingresos para hacer frente a sus proyectos.

La agradable terraza de verano de Pop Up / A Boca Llena

La primera medida ha sido dejar el local que tenían arrendado en la esquina de la calle Clavel con Valientes, en el barrio de San Pedro. Allí organizaban comidas y cenas concertadas, las pruebas de los menús y los show cooking, pero han decidido concentrar toda su actividad en el café y copas que inauguraron en enero. Al Pop Up Bakery & Spìrits, el nuevo local ubicado entrre la calle Zaragoza y el tendido 6 de la plaza de toros, no le había dado tiempo a arrancar cuando se declaró toda la crisis y ha permanecido cerrado hasta la pasada semana.

El concepto de Pop Up se puso de moda hace unos años en Londres, y es una nueva manera de comprar, cenar y relacionarse. Un lugar donde el espacio deja de ser fijo para convertirse en itinerante y temporal y ofrece una experiencia distinta e irrepetible. Los 250 metros cuadrados de local se dividen en dos plantas.  La baja está dedicada a pastelería de primera calidad y a copas. La segunda es un espacio reservado que funciona a demanda y está pensado para organizar catas, monólogos, juegos de magia, presentaciones y actuaciones musicales.

Ensaladilla de gambas con mayonesa de cítricos / A Boca Llena

El concepto de tartas, cafés, tés y licores se mantiene, pero este verano, debido a las circunstancias, se ha reforzado con cenas. Estas se sirven tanto dentro del local como en su terraza de verano. Es la novedad de la temporada estival y un lugar que dará que hablar. Un patio trasero estilo East Indies Garden, muy agradable entre la puesta de sol y la madrugada. El espacio al aire libre es un verdadero desahogo para los meses de más calor y en él han estado trabajando las hermanas Naranjo Neupavert en las últimas semanas. Tiene forma rectangular y está cuajado de macetas y jardineras. El suelo original tiene una buena parte con baldosas hidráulicas antiguas y en general la decoración es de corte clásico, con paredes de ladrillo encaladas y un muro de piedra antigua saneada con un par de ventanas con sus esteres de mimbre y sus macetas. El mobiliario de la terraza es clásico, y en la iluminación se combinan apliques en la pared con bombillas colgantes que van de una pared a otra, lo que da al espacio un ambiente festivo y acogedor En un extremo hay un gran ventilador para las noches en las que no sopla ni una brizna de aire. No es el caso.

Tosta de pan campero con guacamole y langostinos al ajillo / A Boca Llena

La carta es muy del estilo de la cocina desenfadada, moderna y suculenta a la vez de las gemelas que triunfaron en Master Chef 4 en 2016 -Virginia fue la ganadora y Raquel finalista-. Hay toques asiáticos y al producto de la zona en las tapas, raciones, tostas, ensaladas, wok, fritos, platos para compartir, y por supuesto un buen surtido de postres.

He pedido para acompañar la cena un fino Tío Pepe que me sirve granizado Chari, la atentísima camarera que es todo amabilidad y que completa un eficaz servicio. Comenzamos con una ensaladilla de gambas al centro. Ensaladilla clásica, muy bien presentado en un plato rectangular de pizarra con rodaja de huevo duro, brotes en la parte superior y coronado con una regañá en forma de peineta. Acertadísimo el acompamiento de mayonesa de cítricos que le aporta un interesante toque de acidez.  

Taco de ternera marinada con verduras / A Boca Llena

Seguimos con una tosta en pan de campo con guacamole y langostinos al ajillo. El pan moreno es una buena rebanada con forma alargada y una textura adecuada que permite cortarla con los cubiertos sin dificultad y que aguanta sin problemas lo que se le ha venido encima. Muy acertada la combinación de los langostinos cortados y ligeramente salteados al ajillo con la crema de aguacate, algo de cebolla morada y unos brotes.

A continuación, un pan bao con gambón en tempura con salsa kimchi y cebolla encurtida. El relleno está cuajado de matices y texturas interesantes en un bocado muy completo y bien presentado en una elegante fuente de cristal.

Soberbio el taco de ternera marinada con verduras. Perfectamente escurrida de aceite la masa frita y espectacular el relleno. Ideal el conjunto para doblar y comerlo con las manos hasta tener que pedir más servilletas. Pura comida callejera.

Pan bao con gambón en tempura con salsa kimchi y cebolla encurtida / A Boca Llena

En el plato para compartir dudamos entre una ensalada o uno de los tres woks que ofrecen. Nos decantamos por esta última opción. Concretamente por unos fideos de arroz con verdura y langostinos con leche de coco. Servido en un plato hondo de color oscuro, los fideos están en un buen punto de cocción y en la misma línea las verduritas troceadas. El toque de la leche de coco, definitivo.

Me muero de curiosidad por probar los lomitos de merluza con mayonesa de fino o los langostinos con albahaca y salsa kimchi o la variada gama de croquetas de puchero, gambas al ajillo y de chicharrones. O la ensalada de tomates corazón de buey con lomos de bonito. O el pan de cristal con anchoas, mango y alioli. O el tartar de remolacha con guacamole y el de atún con fresas. O el taco de cerdo con crema de patatas y salsa de miso al jerez. Seguro que habrá otra ocasión.

Hemos llegado al final con el hueco justo para probar uno de los postres que aparecen en una carta por la que suspiraría cualquier goloso que se precie. Hay para elegir. Desde la demandada tarta de queso donostiarra, con un atrevido toque de Roquefort; hasta la tarta de zanahorias, la de Ferrero, merengue o la de tocino de cielo.

Pastel del milhojas con crema pastelera / A Boca Llena

Finalmente pedimos al centro la de milohojas con crema pastelera. Un dechado de buen hacer repostero y de buen gusto, con la compañía de una riquísima moka de chocolate. Tanto si se quedan por Jerez como si llega un momento en que están saturados de costa y cansado de esperar para esperar mesa o para aparcar, la terraza del Pop Up es una interesante alternativa para los meses de verano. Y ya veremos si para más adelante también. De momento, Raquel y Virginia se abonan al doble o nada. Que tengan toda la suerte que se merecen.

POP UP BAKERY & SPIRITS (PUNTUACIÓN: 7)

Calle Zaragoza, 37. 11405 Jerez (Cádiz). Horario: de miércoles a sábado, de 20 horas a cierre. Precio medio por persona: 15-20 euros.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?