Sábado, 08 de Agosto de 2020

Otras localidades

LA FIRMA CON NAZARENA BALAGUER 01/07/2020

Que salga lo malo entre lo bueno

El Mar Menor ha ganado la bandera negra en el informe anual de "Ecologistas en acción".

Nazarena Balaguer.

Nazarena Balaguer. / Radio Cartagena SER

QUE SALGA LO MALO Y ENTRE LO BUENO

A quien haya empezado ya sus vacaciones en el Mar Menor no le sonará nuevo lo que voy a contar. Me refiero al bañista de temporada y no al ocasional, ni tampoco al optimista de salón que insiste en ver las aguas cristalinas porque aún quedan unos pocos peces en la orilla y no ve, o no le importa, que al hundir los pies brote un oscuro lodo negro. Fíjense bien, si todavía confían en bañarse. No verán ese mar que recordamos, ni tampoco a los bañistas. Otro año más, y cum laude, el Mar Menor se ganó ayer la bandera negra en el informe anual de “Ecologistas en acción”. Otra vez más, otro año menos.

Un martes cualquiera fuimos en familia a La Manga, por la zona de la isla del Ciervo con la esperanza de un baño de asiento como los de antes. Sillas en el agua con abuelos cabeceando relajados, niños, castillos de arena, sombrillas, olor a nivea y a sal. Nos encontramos un desierto. Ya habíamos visto fotos en redes lo que está pasando, pero no es igual sentirlo en la piel. Cientos de metros de mar invadidos por las algas. Olor fétido. Las gotas de vertidos que han traído las corrientes se reflejan en el fondo, antes de dorada arena fina, ahora paisaje lunar. Entrar en el agua es una aventura fea, porque hay montículos con larvas y babosas nunca vistas. Las sortea con rapidez el cangrejo azul, que no es de ese color, y campa a sus anchas, con audacia de recién llegado. Y el silencio, que parece avisar de lo que ocurre dentro y lo que aún tiene que pasar. Puedo jurar que ví a una gaviota coger a un pez de los que aún nadan por la orilla y escupirlo. Pagaría porque todo lo que vimos no fuera cierto, pero a estas alturas ya sabemos todos quiénes son los que tienen que pagar.

Es verdad que las crisis hay que aprovecharlas para sacudir lo malo, como en el conjuro gitano del romero. Por asociación de ideas me estoy acordando no sólo de los jefes de verdad de esta Región, que siguen contaminando el agua, también de los obedientes políticos regionales a los que por justicia natural barrerá este mar salado y chico, que echan la culpa a papá estado, que no suelta parné porque saben donde va el dinero. De los empresarios que hacían chiss como si el turismo fuera ciego. Ahora sí, se quejan para pedir dinero. Imaginen empapelar las calles con fotos de este litoral contaminado. Plazas, marquesinas de autobuses, fachadas de las instituciones que nunca se tomaron esto en serio, mientras cada día se contamina más. El lema me lo guardo de momento. El otro día leí un modesto tweet que representa a toda la buena gente, activa gente, que siempre va por delante y no se da por vencida, aunque el ecocidio tenga sus palmeros. Decía ”Estuve en tus playas, Mar Menor, y te escuché llorar”. Bonita leyenda para una postal. Romero santo, que salga lo malo y entre lo bueno.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?