Viernes, 14 de Agosto de 2020

Otras localidades

SEGOVIA VINTAGE

El limpiacristales de la Calle Real

Uno de los rostros habituales de la artería turística y comercial de Segovia que acompañado de su escalerilla y su perro daba lustre a los escaparates

El limpiacristales en acción en el escaparate de El salón del calzado

El limpiacristales en acción en el escaparate de El salón del calzado / JUAN MARTIN

Lo primero de todo pedir disculpas por no conocer el nombre y apellidos de nuestro protagonista de hoy. Por más que he preguntado, nadie ha sabido decírmelo, y no me gustaría que sonara despectivo. Todo lo contrario. El limpiacristales de la Calle Real era un protagonista indispensable de la principal arteria comercial y turística de la ciudad, que contrataban los comerciantes locales para que sus escaparates brillaran con todo su esplendor.

Armado con su pequeño cubo de plástico, una escalerilla roja y acompañado de su pequeño perro, recorría la Calle Real limpiando con una dedicación máxima, y cuidado supremo los escaparates de los comercios de la época, la mayoría ya desparecidos y cuyos locales ahora albergan una franquicia, que seguro que tienen una subcontrata que se lo limpia con eficacia, pero sin el amor que este buen hombre lo hacía.

En la foto que nos deja esta semana Juan Martín “Chas”, observamos al limpiacristales en acción. Sobre la escalera, pero echo en falta al perrillo que le acompañaba siempre o así le recuerdo, sentado junto a su dueño, esperando que finalizara el encargo para buscar otra luna de cristal que limpiar. Como siempre, en la foto se aprecia una Calle Real con la actividad frenética que la caracteriza. Un sube y baja continúo de viandantes, pero el limpiacristales a lo suyo, concentrado en dar lustre al escaparate. Con un mimo que asombraba y que habla a las claras de su profesionalidad. No hay trabajos peores ni mejores, solo profesionales, y él lo demostraba cada día y en público para quien lo quisiera apreciar.

Una Calle Real que ha ido cambiando con los años, pero mantiene la esencia de ser el sitio donde se concentra la vida de la ciudad. Solo cambia según el horario. Primero los oficinistas y hosteleros que abren sus negocios, más tarde los comerciantes, y después los clientes de los comercios y los grupos de turistas… al menos así era hasta la dichosa pandemia, porque ahora echamos de menos a los númerosos orientales que invadían el eje turístico de Segovia: Acueducto-Catedral-Alcázar. Por eso nos han llamado tanto la atención a los segovianos esos vídeos con esta vía desierta en pleno día durante el confinamiento.

Zona de la Calle Real en la actualidad / CADENA SER

Volviendo a la imagen de esta semana, el limpiacristales trabaja en el escaparte de un comercio ya desaparecido, el Salón del Calzado, aunque en realidad era un escaparate donde avanzaba lo que se podía adquirir en el comercio ubicado frente a la Casa de los Picos. Actualmente en ese mismo local se ubica la tienda de calzado y ropa deportiva De Carrerilla, en un edificio que llevaba tiempo esperando una restauración que finalmente se acometió. Se puede apreciar un pedazo de escaparate vecino, supongo que del desaparecido Calzados La Ideal.

Se trata un comercio inolvidable para los niños que nacimos en la década de los ´70, pues en su escaparate junto a zapatos y deportivas, había una cigüeña de madera que se movía junto a un vaso de agua. Iba haciendo movimientos aproximativos, y cuando finalmente picoteaba el agua, la celebración era máxima. Así de simples éramos una generación que crecimos sin móviles ni consolas, y que paseábamos de la mano de nuestros padres esperando a que nos compraran una bolsa de patatas fritas en la patatería El Sol ubicada en la Judería, o una bamba de nata o crema en la pastelería de la Viuda de Casimiro al inicio de la Calle Cervantes.

Un último detalle, en la foto se observa aún el adoquín y la acera. Un recuerdo de la época en la que estaba abierta al tráfico. Las obras que sufrió después y que resultaron interminables dado el trajín y la importancia comercial de la Calle Real, igualaron el pavimento con losetas de granito.

Sirva este artículo de pequeño homenaje a este limpiacristales que se ganó la vida adecentando los escaparates, esos que los pequeños de la época manchábamos con nuestras manos cuando buscábamos nuestro pequeño tesoro al otro lado del cristal de los comercios, cuando no teníamos ni Amazon ni Google para antojarnos.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?