Viernes, 14 de Agosto de 2020

Otras localidades

Alimentando la dignidad en el infierno

La ONG Zaporeak muestra estos días en el Centro de Exposiciones de Fundación Vital un testimonio fotográfico de su trabajo en Euskadi y Grecia y la realidad de los migrantes a quienes dedican su labor

Un infierno. Eso es Moria, el campo de refugiados de la isla griega de Lesbos donde están varadas 19.000 personas. Fue concebido para 2.800. Lo describen así integrantes de Zaporeak, la ONG donostiarra que lleva desde 2016 acompañando con su comida a las personas migrantes en Grecia. Han estado en Chios, Atenas y en febrero de 2019 instalaron su cocina isla de Lesbos.

Estos días, el Centro de Exposiciones de Fundación Vital acoge una muestra fotográfica en la que se puede ver la labor de la organización en Euskadi y en Grecia y la terrible realidad de las personas en busca de refugio.

Elegir a quién dar de comer

Irati Azkue, responsable de Comunicación, señala que la acción aquí es la gasolina que alimenta los fogones de Lesbos, donde un equipo de unas 10-15 personas cocinan cada jornada 2.000 raciones de comida. Las reparten entre las personas que les derivan los profesionales de un hospital que trabaja dentro del campo. Los más vulnerables de entre los vulnerables: enfermos crónicos, mujeres con embarazos de riesgo o que han sufrido violencia de género, entre otras.

Es una elección injusta, dice desde Lesbos Malen Garmendia, la coordinadora de la cocina de Zaporeak, porque asegura que todas las personas que están en Moria tienen la necesidad de una comida digna. Pero hay que elegir.

Cuenta que acaban de terminar el menú del día: arroz con carne picada y salsa boloñesa. Las bolsas con los alimentos se entregan cada día en un parking que está al lado del campo donde una larga fila de gente espera su turno, tique en mano.

Malen explica que la situación de estos últimos meses ha sido terrible, de mucho sufrimiento. Las autoridades griegas siguen bloqueando las carreteras del campo y no permiten que la gente salga de allí. No quieren -dice- que se mezclen con los locales.

Asegura que ese confinamiento y la situación de espera desesperada de los migrantes ha generado una tensión muy importante en Moria donde se suceden conflictos; en las últimas horas uno de los residentes ha fallecido en un enfrentamiento.

De momento el Covid-19 no ha entrado al campo, que sepa Zaporeak, y la cuarentena ha provocado que los fascistas se hayan replegado después de los ataques de principios de año contra los migrantes y las ONG. No obstante, si el virus llegase a afectar a Moria, la devastación está asegurada -relata Irati Azkue- porque las condiciones de vida son absolutamente infrahumanas, sin higiene alguna: no hay más que un grifo de agua para 1.300 personas, no hay duchas, están rodeados de basura y la comida es muy deficiente en todos los sentidos.

En este momento, el calor ya está haciendo mella en Moria y Malen pronostica unos meses complicados. La gente que escapa de sus países sigue llegando; dice que de momento es un goteo y asegura que sin la acción de la sociedad ese infierno va a seguir siéndolo.

Muertos en vida

Juan Ignacio Arce 'Txato' es uno de los voluntarios de Zaporeak. Este gasteiztarra ya ha estado en 5 ocasiones en diferentes puntos de Grecia. En septiembre volverá a Lesbos por tres semanas junto a su mujer. Le resulta duro el momento del reparto. Comenta que al entregar en mano la comida y cruzar la mirada con quien la recibe piensa aquello de “por qué el y no yo”. Nos podía haber pasado a cualquiera, sentencia.

La exposición fotográfica Alimentando la dignidad permanecerá en Vitoria hasta el 27 de julio. Además de al trabajo de Zaporeak, nos acerca a las historias de 16 personas migrantes; historias sobre las que también han reflexionado gentes de la cocina, la cultura y el periodismo como Edorta Lamo, Juan Mari y Elena Arzak, Toti Martínez de Lecea, Karmele Jaio o Mikel Ayestarán.

La ONG quiere recordar que este drama sigue vigente y que se trata de personas a las que Europa está dejando morir en vida. De hecho, nos cuentan, en Moria hay niños que manifiestan abiertamente no querer vivir, no volver a despertarse en aquel lugar a donde llegaron en busca de refugio.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?