Lunes, 03 de Agosto de 2020

Otras localidades

Deportivo

El pánico invade al Deportivo

Plantilla, afición y directiva temen un descenso a Segunda B

El descalabro de los últimos partidos y los resultados de los rivales tienen al Depor paralizado por el miedo

Vázquez da instrucciones a los suyos desde la grada, en el Deportivo - Extremadura

Vázquez da instrucciones a los suyos desde la grada, en el Deportivo - Extremadura / Jose Manuel Alvarez/Quality Sport Images/Getty Images

La temporada 2019-20 pasará a la historia blanquiazul, independientemente ya de cómo acabe, como una de las más convulsas y cambiantes del Deportivo. De verse descendidos en diciembre, a olisquear cotas mayores en febrero; de creerse casi salvados hace dos semanas a a ver los cuernos del infierno de cerca. Las ascuas casi queman los pies de los de Riazor. Para colmo, sumado a la ineptitud de los blanquiazules, los rivales directos llegan con músculo y fuerza. A esta travesía aún le quedan dos etapas, y los coruñeses llegan a ellas acongojados por el pánico y el dramático desenlace que podría suponer perder la categoría.

Los dos últimos partidos del Dépor suponen volver a las andadas en el peor momento posible. El equipo volvió a mostrarse frágil en defensa e inoperante en ataque. Un duelo a la altura de los peores de la inefable primera vuelta y que dejó al borde del abismo a los herculinos. Enfrente, este domingo, un Extremadura plagado de juveniles y ya descendido de categoría que sacó los colores al Deportivo (2-3). El resultado a lo visto, y con la perspectiva de la clasificación, multiplicó el pánico en todos los estamentos del Deportivo. Un pánico que invade claramente al Deportivo.

La directiva de Fernando Vidal está ahora mismo atenazada por ese temor. Entre otras cuestiones, han abierto una casi imposible batalla por los puntos del partido por la supuesta alineación indebida del Extremadura. Algo que podría causar al Deportivo malestar en otros clubes y en la propia Federación. El temor al descenso es tan grande que la confianza en jugadores y cuerpo técnico en poder revertir la situación no es total como sí lo fue hace unas semanas.

Por otro lado, el gran temor que hay ahora mismo en la caseta es el psicológico. Después de tantos vaivenes, los jugadores podrían pagar el enésimo revés de forma inevitable. Este lunes, Álex Bergantiños pedía cabeza fía y no perder energías en miedos y otras excusas. “Dependemos de nosotros mismos”, reconocía el capitán.

“Cuando pierdes siempre la confianza disminuye. Hay que intentar poner todo en perspectiva y pensar que el fútbol solo es presente. Estamos otra vez en el lío metidos. Nuestro presente es matizar todo lo que hemos hecho mal y reencontrarnos. Ya sacaremos conclusiones de esta temporada”, añadió Alex Bergantiños.

La afición, por su parte, ve como mucha preocupación la deriva del equipo. Una temporada “insoportable”, según reconocen desde la Federación de Peñas del Deportivo. El verano será largo, con muchos cambios y muchas decisiones, pero un descenso a Segunda B sería dramático para la entidad a pesar del respaldo económico que aportará la entrada de Abanca en el club.

Un portero en el ojo del huracán

Si bien las decisiones de Fernando Vázquez, en la temporada fueron clave para rescatar al equipo del fondo de la tabla, están ahora perjudicando al Deportivo claramente. El de Castrofeito, más alterado y nervioso que de costrumbre, se muestra errático en su voluntad de evolucionar al equipo. “Hay que regresar a nuestra esencia de equipo sólido”, pidió este lunes Bergantiños. Pero al margen del entrenador hay otro factor que está siendo altamente letal para no amarrar la permanencia: El flojo nivel de Dani Giménez tras la reanudación del campeonato. Las dudas sobre si todavía está lesionado y juega sin estar en plenitud de condiciones se unen a errores de bulto como en los goles del Extremadura o incluso a incapacidad de moverse de debajo de los palos para ir a por los balones. Fernando Vázquez tendrá que poner en la balanza estas cuestiones para exprimir las opciones de salvación. Y el Dépor necesita al Dani Giménez de siempre salvarse. A medio camino, como en la vida, te quedas en tierra de nadie. O peor, te pasan por encima.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?