Martes, 29 de Septiembre de 2020

Otras localidades

Turismo naturaleza

Pinares, ríos, lagunas y riscas, la naturaleza de Cuenca como destino turístico

Recorrido turístico por la provincia a través de las reservas de la biosfera y de los parques, reservas, microrreservas y monumentos naturales

La provincia de Cuenca ofrece una amplia variedad de espacios naturales de gran valor paisajístico.

La provincia de Cuenca ofrece una amplia variedad de espacios naturales de gran valor paisajístico. / Cadena SER

La provincia de Cuenca cuenta con dos reservas de la biosfera, dos parques naturales, cinco reservas naturales, otras cinco microrreservas y ocho monumentos naturales, todas dentro de las Áreas Protegidas de Castilla-La Mancha. Además, se incluyen otros muchos espacios en la Red Natura 2000, hay una veintena de Zonas de Especial Protección de Aves (ZEPA) y varios humedales con protección Ramsar. Con este amplio catálogo de espacios naturales y con una red de senderos, albergues, refugios, áreas recreativas y empresas de actividades deportivas y recreativas al aire libre, el turismo de naturaleza es una de las mejores opciones para conocer la provincia de Cuenca. Lo hemos contado en el siguiente reportaje en Hoy por Hoy Cuenca.

Reportaje sobre espacios naturales emitido en Hoy por Hoy Cuenca. / Paco Auñón

Comenzamos buscando espacios turísticos en las dos reservas de la biosfera. La primera, los humedades manchegos, que afecta a municipios conquenses como Las Mesas, Santa María de los Llanos, El Pedernoso o Mota del Cuervo, donde se encuentra una de las reservas naturales de la provincia: la laguna de Manjavacas. Bordea este humedal un sendero de algo más de ocho kilómetros, de dificultad baja, por un terreno llano siguiendo una ruta de interés botánico y faunístico relacionado con el ecosistema acuático del entorno.

Laguna de Manjavacas en Mota del Cuervo. / Cadena SER

La otra reserva de la biosfera es el Valle del río Cabriel, en el extremo oriental de la provincia. Se extiende por más de treinta municipios de las comarca de la Serranía Baja y la Manchuela y destaca por sus valores naturales, patrimoniales y culturales. Y en esta reserva, otra: las hoces del Cabriel, entre Minglanilla e Iniesta, a lo largo de doce kilómetros de este río afluente del Júcar y que serpentea por aquí marcando el límite entre Cuenca, Albacete y Valencia. Y en medio de las hoces, el paraje casi extraterrestre de los Cuchillos.

Los Cuchillos del Cabriel. / Fernando Carreras (EcoExperience.es)

Vamos ahora a los parques naturales. El del Alto Tajo solo se adentra un poco en la provincia en la zona nordeste, por donde el río hace frontera con Guadalajara y afecta a los términos municipales de Beteta y de la capital. Los paisajes en este espacio son agrestes formados por barrancos y hoces fluviales. Aquí la naturaleza apenas si se ha visto afectada por la mano del hombre y presenta un excelente grado de conservación.

Alto Tajo. / Áreas Protegidas de Castilla-La Mancha

Aunque el gran parque natural de la provincia es el de la Serranía de Cuenca que se extiende por más de 70.000 hectáreas. Con esta figura de protección se amparan las importantes masas forestales, sobre todo pinares, y la diversidad de su fauna y flora. También queda protegida la singularidad de su geología y geomorfología.

Mirador del Tío Cogote en Las Majadas. / Fernando Carreras (EcoExperience.es)

Destacamos parajes tan singulares como el Ventano del Diablo, los miradores sobre Uña y su laguna, los Callejones de Las Majadas o la Ciudad Encantada.

Ciudad Encantada. / Cadena SER

En el corazón del parque, donde nace el río Escabas en el rincón del oso, encontramos Parque Cinegético Experimental de El Hosquillo, habilitado para las visitas turísticas y donde podemos ver osos, ciervos, gamos, corzos, muflones, cabras montesas, jabalíes…

Osos pardos en El Hosquillo. / JCCM

El parque natural de la Serranía de Cuenca cuenta con centros de interpretación en Uña, Tragacete y Valdemeca, con áreas recreativas en el Alto de la Vega, Beamud-Fuente de los Pastores, en fuentes como la Ardilla, la Tía Perra, las Tablas y la del Arenazo, en Lagunillos y en el Molino de Juan Romero.

El río Escabas en el paraje de Lagunillos. / Fernando Carreras (EcoExperience.es)

Albergues y refugios completan los recursos del parque junto a las actividades que promueven las empresas de turismo activo de la comarca. En la Serranía encontramos varios monumento naturales como las lagunas de Cañada del Hoyo y la particularidad del color de sus aguas.

Lagunas de Cañada del Hoyo. / Fernando Carreras (EcoExperience.es)

Otro monumento natural, Los Palancares y Tierra Muerta, desde Palomera a La Cierva, uno de los espacios kársticos más importantes de la península. Y las Torcas, como las de Lagunaseca, en el Serranía Alta, donde descubrimos uno de los espacios más bellos de la naturaleza de Cuenca, la hoz de Beteta y el sumidero de Mata Asnos, con son tilos y sus umbrías entre las riscas del río Guadiela.

Tilos en la hoz de Beteta. / Fernando Carreras (EcoExperience.es)

Aunque para monumento natural, el Nacimiento del Río Cuervo en el término de Cuenca pero junto a Vega del Codorno. Este lugar presenta diversas estampas a lo largo del año, desde las cascadas heladas bajo la nieve en los días más duros del invierno, hasta paredes resecas y sin agua al final del verano, pasando por las abundantes cortinas de agua en los mejores días de la primavera.

Nacimiento del río Cuervo. / Cadena SER

Y tres monumentos naturales más, el de Muela Pinilla y del Puntal, y el de la Serrezuela de Valsalobre, y el de las Chorreras del Cabriel, entre Enguídanos y Víllora.

Las Chorreras del Cabriel. / Fernando Carreras (EcoExperience.es)

Ahora recorremos las reservas naturales. Primera parada, en el complejo lagunar de Ballesteros, entre Arcas y Villar de Olalla. Unas 40 dolinas se suceden entre campos de cultivo, la mayoría de ellas con lagunas estacionales o permanentes. Este espacio es un lugar de estudio científico internacional por su geología que sigue viva con la creación de nuevas dolinas en cualquier momento.

Lagunas de Ballesteros. / Fernando Carreras (EcoExperience.es)

Otra laguna, la del Marquesado, en el municipio del mismo nombre. Un humedal kárstico formado por una barrera tobácea en medio de un paraje de gran belleza.

Laguna del Marquesado. / Fernando Carreras (EcoExperience.es)

De la Sierra a la Mancha hasta la laguna de El Hito, entre este pueblo y Montalbo. Humedal endorreico, salino y estacional. Lugar de parada y fonda de aves migratorias como las grullas que se cuentan por miles en los inviernos.

Laguna de El Hito. / Fernando Carreras (EcoExperience.es)

Otra figura de protección es la microrreserva, de las que encontramos varias en Cuenca como la laguna de Talayuelas, ecosistema rico en biodiversidad.

O el complejo lagunar del río Moscas, entre Fuentes, Arcas y Cuenca capital, con la laguna de los Cedazos y la laguna Negra como los lugares más destacable.

A estos lugares añadimos el Pico Pelado y las cuevas de la Judía, de los Morceguillos y de los Morciguillos, lugares de especial interés por la presencia de colonias de murciélagos.

Estos son los lugares con distintas figuras de protección, pero la naturaleza de Cuenca nos ofrece otros parajes y paisajes que merecen una visita. Por ejemplo, las hoces de Tragavivos, de Alarcón, del río Gritos en Las Valeras o del Trabaque en Albalate de las Nogueras o su nacimiento en el Vallejo de los Olmos en Las Majadas para pasar después por el Estrecho de Arcos de la Sierra, la balsa de Valdemoro, el estrecho de Priego, los pinares de Buendía por la ruta de las Caras, la laguna del Tobar, la tobilla de la Vega del Codorno, el Tormagal de Masegosa, el sabinar de Narboneta, las torcas de Zafrilla o las de Sisante, el valle de Solán de Cabras, la hoz de Tejeda en Garaballa, el madroñal de Alcantud, las dehesas de La Frontera, de Villaconejos de Trabaque, de Fresneda o de Carrascosa de la Sierra, las coberteras de Pajaroncillo, el nacimiento del Júcar y la chorrera del Molino en Tragacete, el mirador de los Siete Condes sobre la hoz del río Cuervo, el dios de Pajares, la ciudad encantada de Villalba de la Sierra, las tierras ‘colorás’ de Beamud, el bosque mágico de robles y encinas centenarias de El Cubillo, el nacimiento del río Guadiela, los campos de lavanda de Huete, el embalse de Chincha y la cueva de la Sierpe en Vadillos, los Troncosaurios de Buenache, la sierra de las Cuerdas de Boniches, las estepas de San Clemente, los yesares de la Alcarria, las extensas llanuras plantadas de viñedos en la Mancha, los cultivos de cereal o de girasol en cualquiera de los campos agrícolas de Cuenca.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?