Jueves, 01 de Octubre de 2020

Otras localidades

"Buenos días, llamo de la central COVID de Balears"

Rocío Sánchez es una de las enfermeras rastreadoras que trabaja en la central de El Molinar

El pasado mes de marzo, cuando se decretó el estado de alarma, la unidad básica de salud (UBS) de El Molinar se convirtió en la central COVID de las Islas Baleares. La UBS como tal ahora permanece cerrada al público. Solo pueden entran los 25 enfermeros rastreadores y los numerosos técnicos auxiliares, que de lunes a domingo se turnan para hacer frente a la pandemia del coronavirus.

El edificio parece abandonado. En la entrada, concretamente en el cristal que rodea el inmueble, hay colgadas unas fotografías en blanco y negro de los sanitarios y del personal de las ambulancias. Todos ellos sonríen a cámara. También destaca un dibujo hecho por un niño. Un simbólico mural que homenajea a estos héroes de bata blanca que llevan meses jugándose su vida para salvar la de los demás. Y es que, sin vacuna, no hay nada seguro, ni siquiera la salud de los sanitarios.

Mural homenaje a los sanitarios y personal de las ambulancias / CADENA SER

Esta es la voz de Rocío Sánchez, una de las enfermeras rastreadoras que trabaja en la central de El Molinar. En esta ocasión, ha llamado a una familia cuyo hijo de un año y medio ha dado positivo en coronavirus, después de que cerraran una guardería en la que se identificaron dos casos. Y es que una de las tareas de los rastreadores es seguir la evolución casi diaria de los contagiados. Asimismo, también se encargan de identificar a los contactos estrechos de los positivos para informarles de que podrían estar contagiados y que por ello tienen que hacerse una prueba PCR y aislarse durante diez días. 

Estos contactos estrechos son las personas que han estado a menos de dos metros y más de 15 minutos con un contagiado. También lo son los pasajeros de un avión o un tren que se han sentado a un radio de dos asientos del caso positivo. Sánchez afirma que estos son los que peor reaccionan ante la llamada del rastreador porque les dicen que les han fastidiado las vacaciones o lo que tenía planeado hacer.

En cuanto a la media de contactos estrechos, actualmente, la cifra se sitúa en cinco. Aunque Moreno asegura que también se han encontrado con casos extremos de positivos que tienen veinticinco o cero contactos.

Y es que el trabajo de un rastreador empieza cuando se tiene el nombre y los apellidos de alguien contagiado. Sánchez ha explicado que Salud Pública manda dos veces al día el listado de positivos a la central COVID. Es en ese momento en el que no dejan de marcar números de teléfono para averiguar si se trata de un caso con o sin síntomas porque las formas de rastreo varían de un escenario a otro.

Un sanitario se prepara para realizar una prueba PCR / CADENA SER

Este que han escuchado es el protocolo que llevan a cabo desde la central COVID. Sin embargo, las actuaciones de las enfermeras rastreadoras de los centros de atención primaria son otras. Por ello, nos desplazamos hasta el centro de salud de Cala Major, donde la enfermera rastreadora Rocío Herrera explica que una persona con síntomas debe realizarse una PCR durante las primeras 24 horas. También que  debe aislarse en una habitación propia si vive con otra gente y utilizar un cuarto de baño particular, separar su ropa y sus utensilios de cocina. 

La coordinadora del equipo de rastreadores asegura que en la última semana han aumentado los casos de coronavirus en las Islas. Moreno señala las fiestas y las reuniones como focos de contagio. Sánchez nos cuenta la reacción de una chica que se echó a llorar, tras saber que había estado en contacto con un positivo en una fiesta, porque su hermano y su madre están considerados personas vulnerables.

Aunque los jóvenes son los que más se contagian, desde la central COVID afirman que son los más comprensivos. Cuándo los rastreadores les informan de que han estado en contacto con un positivo son los primeros que piden toda la información para no contagiar a sus familiares. Aunque algunos creen firmemente que la pandemia del coronavirus es una invención.

Sobre las vacunas, la coordinadora del equipo de rastreadores profesionales asegura que aún es demasiado pronto y que no tienen fe en la vacuna rusa porque tiene que "testarse y rodar". Aunque esperan que pronto salga una vacuna patentada, probada y que funcione.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?