Martes, 29 de Septiembre de 2020

Otras localidades

Valencia CF

Una carta forzada por la presión del entorno y su repercusión en Asia

El presidente del Valencia rompe su silencio -aquí- para ofrecer explicaciones muy sesgadas con respecto a la venta de jugadores, el cambio de proyecto el verano pasado y el Nuevo Mestalla

Anil Murthy, en el palco de Mestalla.

Anil Murthy, en el palco de Mestalla. / cadenaser.com

De entrada, nuestro -viejo- caballo de batalla. Ni una rueda de prensa desde que es presidente del Valencia. Ni telemática ni de las de siempre. Anil Murthy no se ha sentado ni una sola vez ante los medios de comunicación para aceptar una batería de preguntas que pueda dar respuestas a las inquietudes del respetable. Su modus operandi siempre es otro. Tirar de Batzine, llamar a The Straits Times para ofrecer su versión oficial o estas cartas en plan 'es lo que hay'. Mal síntoma. En una comparecencia al uso, no hubiera podido eludir cuestiones espinosas y muy mal resueltas como el despido de Paco Camarasa o la inexplicable "venta" de Dani Parejo. 

Para abrir boca, el mercado. Sigue siendo un error de bulto desvelar con luz y taquígrafos la hoja de ruta del club en este aspecto. En el Villarreal siguen frotándose los ojos con las facilidades ofrecidas por Murthy a la hora de aceptar las condiciones para hacerse con los servicios de Parejo y Coquelin. Vinieron a la baja a por ambos y así seguirán llegando ofertas de equipos porque toda Europa sabe que Meriton está de saldo. "Primero, debemos bajar los salarios, lo que significa vender jugadores con dos años o menos de contrato y salarios altos. Además, algunos están envejeciendo y son propensos a sufrir lesiones. No podemos mantenerlos y no deberíamos". Si algún club estaba dispuesto a poner tres millones de euros encima de la mesa por Kevin Gameiro, mañana no llegará ni a medio.

Es una contradicción palmaria proclamar a los cuatro vientos que la institución pasa por dificultades económicas dos días después de regalar al capitán a un rival directo en la lucha por conseguir la clasificación para competiciones europeas. Y sería una barbaridad injustificable que, sin músculo financiero para afrontar con garantías la temporada 2020/21, Lim hiciera la de siempre: traer al Diogo Leite de turno por 15 millones de euros. Y 15 que fueran...

"Debes ser un tonto para seguir el camino del gasto sin pensar en cómo va a pagar el Club. En la última Junta General anual de diciembre de 2019, una de las mayores preocupaciones de los accionistas fue el tamaño creciente de la deuda en 18/19 y 19/20, principalmente debido a la contratación de jugadores y el costo relacionado. Ellos están en lo cierto. Les escuchamos". Posiblemente el dispositivo de traducción simultánea funcionara igual de bien que Gary Neville en el banquillo. En esta junta a la que alude Murthy -en la que estuvo quien suscribe- se habló fundamentalmente de la salida de Mateu y Marcelino. Anil no debió escuchar las numerosas reivindicaciones del respetable porque en su carta no se enfrenta a la verdad sobre el asunto.

Se limita a dar una versión que conoce al detalle la audiencia de SER Deportivos. Porque la hemos explicado en diversas ocasiones este verano. Para Meriton, la etapa de Mateu Alemany fue "negativa" porque el proyecto se tensionó económicamente en exceso. "Pero no era sostenible del modo en que estaba yendo. No podíamos seguir gastando. Ya teníamos más de 30 jugadores en el equipo, cediendo a algunos para hacer espacio para más fichajes. Intentando de nuevo sacar de la plantilla a jugadores jóvenes y prometedores de la Academia (como Lato, Kangin y Ferran) para hacer espacio a otros independientemente de su valor futuro para el Club. Esto tenía que terminar. Y así lo hicimos. Lo detuvimos y redujimos las pérdidas antes de meternos en problemas demasiado grandes".

Resulta surrealista deslizar esa idea para, en la misma carta, escribir esto: "Los bancos finalmente están contentos. Confían en que este Valencia será sostenible. En 2019/20, el VCF tiene los ingresos más grandes de su historia. Se ganó un título después de 11 años derrotando al FC Barcelona en una batalla histórica (...) A pesar de todo ello, seguimos ganando. Nos clasificamos para la Liga de Campeones tres veces en nuestras seis temporadas y ganamos un título. Es igual, si no mejor, que en las seis temporadas anteriores". Censurar la gestión de Mateu Alemany y a la vez sacar pecho por ella es una voltereta argumental solo al alcance de Meriton.

Y, para acabar, el Nuevo Mestalla. Quédense con el aviso ("aumentar los precios de los abonos de temporada y las entradas en un 15% en promedio para sufragar los costes operativos de un estadio más grande") y ahí tienen la mano tendida a Generalitat y Ayuntamiento que ayer conformaba la portada del SER Deportivos. Eso sí, cero compromisos. Algo más tendrán que mostrarle a Ximo Puig y el resto de autoridades políticas competentes si pretenden salvar la anulación de la ATE y, con ella, las cuentas del ejercicio que nos ocupa.

Desconozco el efecto que la misiva tendrá en los medios de comunicación asiáticos pero, aquí, quitando del recadito a Ferran (aprendemos de esta experiencia pero no la olvidamos), va a hacer falta mucho más para cambiar nuestro diagnóstico firme, inequívoco, basado en la experiencia durante seis años: El Valencia le viene muy grande a Meriton. Enorme.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?