Lunes, 21 de Septiembre de 2020

Otras localidades

Coronavirus Covid-19

La Region de Murcia se prepara para el peor escenario COVID en menos de dos semanas

El 60% de los pacientes positivos por coronavirus engaña a su médico para burlar la cuarentena

Imagen de archivo de un hombre con mascarilla durante la pandemia por el coronavirus

Imagen de archivo de un hombre con mascarilla durante la pandemia por el coronavirus / Foto: Getty

Se descarta, de momento, el estado de alarma regional pero si se tiene en mente el confinamiento de municipios o de poblaciones como se ha hecho en Totana y la pedanía de Archivel. La segunda oleada ya es más grande que la primera y ya estamos en la media nacional en número de casos y eso que Madrid y Cataluña "tiran hacia arriba" de las cifras.

Esta información, que refleja las principales preocupaciones de los gestores de la salud murciana, está elaborada durante los últimos días con numerosas fuentes de relevancia de la Consejería de Salud y de representantes de varias áreas de salud regionales, además de profesionales sanitarios de alto nivel.

Ahora mismo las principales preocupaciones son seis:

Primera: Preocupa -y mucho- la situación en Jumilla donde no se descarta un confinamiento de la población si las cifras siguen subiendo y está ya en 400 casos por cada 1000 habitantes, una tasa altísima. Allí los contagios se han producido entre trabajadores de la vendimia y su contactos estrechos en viviendas masificadas. un ejemplo es un positivo en una vivienda con 14 convivientes: 6 ya han dado positivo. También ha habido allí fiestas ilegales como en otros puntos de la región.

Segunda: Se sigue con mucha atención la evolución de la sobrecarga en atención primaria y de las UCI. En Murcia la primera oleada pandémica empezó más tarde y eso nos permitió ver que cosas estaban funcionando y otras no. Fuimos los primeros en proteger el hacer telemática la primaria y, cuando otros reforzaban urgencias -por ejemplo Madrid- aquí reforzábamos primaria y esa ha sido una buena receta.

Tenemos ya el 45 % de UCI con pacientes COVID. Los sanitarios están agotados. Estamos esperando para dentro de dos semanas de 100 a 120 ingresos semanales (20 de ellos en UCI) y estos meses van a ser muy complicados. Hay que pasarlos con una concienciación social que no existe en una parte muy importante de la sociedad. La pregunta es ¿Estamos preparados? La respuesta es que la capacidad en cuidados intensivos es de 300 aproximadamente en espacios físicos nuevos que se van a ir habilitando incluyendo quirófanos. A los profesionales que ya hay se irán sumando intensivistas, anestesistas, neumólogos y enfermeros que ya están preparados aunque la situación deseable es que hubiera más personal. También se están creando equipos conjuntos con médicos-líder en distintas áreas de salud. y si hiciera falta hay preparados dos hospitales de campaña. Se puede ampliar hasta 1000 camas más en consultas externas

Tercera: La industria agroalimentaria y la inmigración. Los principales contagios se están produciendo en el transporte (cuando se masifican y van sin mascarillas y en las reuniones sociales o familiares). Muchos trabajadores inmigrantes del campo se juntan en reuniones informales y familiares (se juntan para comer, por ejemplo, y se quitan la mascarilla) o vuelven a sus casas que a veces tienen muchos convivientes y están masificadas por lo que se convierten en focos de contagio.

Este problema y el hecho de que las contrataciones por ETT les hacen cambiar de empresa en empresa está generando un problema. Además, en estractos sociales bajos y entre inmigrantes hay personas positivas que no quieren saber nada de ingresos hospitalarios porque tienen que trabajar.

El gobierno regional lo ha dicho por activa y por pasiva: "No queremos señalar a nadie, ni generar odio hacia la población inmigrante, personas que están en el campo haciendo labores que nadie quiere hacer". Lo importante es explicar que por sus circunstancias laborales tenemos un problema y además no se está llegando a ellos. No con los mensajes de prevención. En zonas como Lorca, donde hay un liderazgo y una comunidad entre los inmigrantes (un imán, por ejemplo) la comunicación es más efectiva.

Cuarta: La situación en residencias. La situación es que otra vez hay contagios. El brote más importante, con 36 afectados, es el de Hermanitas de los pobres en Puente Tocinos pero hay 15 casos en CASER Lorca. También hemos conocido 13 casos en la Residencia Obispo Javier Azagra de El Palmar. El sistema de residencias es débil y lo sabemos. Hay que replanteárselo pero de momento, lo único que se puede hacer es apoyar -y se está haciendo- con médicos y enfermeras cuando se detecta un brote.

Quinta: El sector hostelería y ocio nocturno. Hay relajación en la sociedad y mucho cansancio y eso da lugar a más problemas. Ahora hay más población joven afectada que en la primera. La gente mayor está teniendo más cuidado y los jóvenes están tomando menos medidas y la mayoría de sanciones son por ir sin mascarilla por la calle o en fiestas ilegales.

Hay que recordarles a los jóvenes que "una fiesta puede terminar en el hospital" o con algún familiar mayor fallecido porque los lugares cerrados con poca ventilación son los más peligrosos. Ahora mismo, todo lo que sea reuniones sociales sin mascarillas es exponerse a un riesgo. Por ejemplo los bares, o las misas, o las bodas, o el ocio nocturno y esa es la razón por la que el gobierno de Murcia ha tomado la decisión de cerrarlos o restringirlos, por eso se han cerrado.

En el ejecutivo murciano "se entiende" el problema y el daño que se le está haciendo al sector hostelería y el ocio nocturno pero se pide a los empresarios que entiendan una reunión de 6-8 personas pone en riesgo a más de 30 y que la gente sin mascarilla es ahora mismo lo más preocupante. Hemos contabilizado siete brotes en barras de restaurantes en la ultimas semanas con más de 120 afectados. Los brotes de ocio nocturno es lo que nos llevó en verano a acercarnos al índice de incidencia del resto de España. Tras cerrar el ocio nocturno hemos vuelto a números un poco mejores.

Y sexta: Y este es el motivo por el que está escrito este texto. La sociedad no es mayoritariamente consciente de la situación. Hay gente "terrorista desde el punto de vista de la pandemia", como dice un experto, que hace una fiesta con 100 personas y no entiende el problema que está creando. Los jóvenes, aquellos que niegan todo, los antivacunas, los irresponsables, son un peligro. La gente tiene una percepción de que tras la desescalada se abrió todo y fue un éxito pero era "porque no había virus".

Ahora la situación se ha descontrolado y está ocurriendo un fenómeno muy preocupante: más del 50 por ciento de las llamadas a posibles positivos engañan al profesional de primaria. Muchas personas tienen miedo del estigma y mienten, otros simplemente mienten por irresponsabilidad o por no revelar su vida privada a los rastreadores. También hay una parte Importante de la población que incumple las cuarentenas porque tiene percepción de que está sano.

La clave, aparte de reforzar el sistema sanitario, es que la gente cumpla las cuarentenas. Necesitamos corresponsabilidad. No es una gripe, como se dijo, es más grave y produce secuelas. Y no. No es cierto que tengamos que pasarlo todos. Lo que si podemos es pararlo entre todos.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?