Jueves, 22 de Octubre de 2020

Otras localidades

MOCIÓN DE CENSURA MOCIÓN DE CENSURA Sigue en directo la segunda jornada del debate de la moción de censura de Vox

El Hospital Santa Lucía disminuye de manera segura la realización de cesáreas

En más del 99 % de los casos no hay riesgo para el bebé y las complicaciones fetales de la 'Versión Cefálica Externa' son muy poco frecuentes

Imagen de un parto

Imagen de un parto / Getty Images

La Versión Cefálica Externa (VCE), que implantó el Hospital Santa Lucía de manera pionera en la Región en el año 2013, ha resultado ser una técnica que ha obtenido muy buenos resultados en este tiempo y ha supuesto una disminución de la realización de cesáreas en mujeres embarazadas cuando el feto se encuentra en posición podálica.

"Los partos vaginales de nalgas, cuando el feto introduce los pies o las nalgas en la pelvis materna en lugar de la cabeza, suelen presentar más dificultad", según fuentes del centro hospitalario.

"En estos casos lo habitual es programar una cesárea para evitar riesgos y aunque la cesárea es una intervención muy segura, un parto vaginal natural evita mayores agresiones, es menos incómodo que un postoperatorio de cesárea, y disminuye la morbilidad o mortalidad que pueda estar asociada a la cirugía".

Es una de las conclusiones de la tesis de la facultativa del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Complejo Hospitalario Universitario de Cartagena y responsable del Área de Paritorio del Hospital Santa Lucía, Rocío López Pérez.

Para este trabajo se ha realizado un estudio en el que se han incluido a unas 400 pacientes del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Complejo Hospitalario Universitario de Cartagena desde marzo de 2013 y a las que se les ha realizado esta técnica.

En el Hospital de Santa Lucía, y al final del embarazo cuando el bebé está en esta postura, "el ginecólogo puede proponer a la madre realizarle un procedimiento manual para girar al bebé y conseguir una posición más favorable para el parto".

Utilizando esta técnica, en más del 99 % de los casos no hay riesgo para el bebé y las complicaciones fetales de la versión cefálica externa son muy poco frecuentes.

El diagnóstico permite programar una VCE en la semana 37 del embarazo.

"Los ginecólogos, entonces, mediante una especie de masaje, intentamos guiar suavemente al bebé a la posición cabeza abajo presionando con las manos en el abdomen de la madre. Estas maniobras manuales que pueden durar unos cinco minutos y que tienen como objetivo intentar colocar al bebé".

"Si no se consigue, se puede intentar otra vez aunque no se suelen hacer más de dos o tres intentos, controlando siempre al bebé mediante ecografía. Si la técnica fracasa y el bebé vuelve a la postura de nalgas, puede intentarse de nuevo unos días más tarde, antes del parto".

Igualmente, cuando finaliza el proceso, se realiza un monitor de control y "la paciente puede marcharse a casa para seguir su embarazo con normalidad".

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?