Viernes, 23 de Octubre de 2020

Otras localidades

Turismo aventura

Vivaqueando

Esta semana hablamos del encanto y los inconvenientes de "vivaquear" en la montaña. Con el cicloviajero José Juan Luque, al que le encanta dormir bajo las estrellas, y el montañero Aristóteles Moreno que prefiere la comodidad de un refugio de montaña

Aristóteles Moreno y José Juan Luque nos proponen hablar esta semana de sus experiencias durmiendo al raso, en plena montaña. Lo que los habituados a las aventuras en la naturaleza conocen como vivaquear.

Aristóteles: "Mejor una buena cama que un colchón inflable"

Después de más de treinta años subiendo y bajando montañas con su club Llega como puedas, nuestro veterano montañero no tiene pudor en reconocer que con el paso de los años cada vez le cuesta más trabajo eso de dormir en el suelo, por lo que suele rehuir las rutas que incluyen pasar una noche al raso. "Cuando termino una subida a mí gusta pegarme una ducha y tomarme una cervecita". Y por supuesto, añade Moreno, "mejor una cama blandita que dormir en el suelo, aunque lleves una colchoneta inflable".

Integrantes del club Llega como puedas preparan un vivac en plena montaña / Aristóteles Moreno

Moreno habla desde la experiencia de haber hecho muchos vivac. Y aunque ahora le resulte incómodo, no duda en reconocer que "vivaquear es la experiencia más pura de la montaña, sin lugar a dudas, que te permite atardecer y amanecer en los sitios más extraordinarios".

José Juan: "Dormir solo en una montaña es la mejor experiencia que he vivido"

Ni la dureza del suelo, ni el frío de la montaña, ni siquiera la ausencia de una reconfortante ducha de agua caliente. Nada parece importar a José Juan Luque cuando se trata de pasar una noche bajo las estrellas.

Su última aventura, la que le ha llevado desde Córdoba a Galicia en bicicleta, ha permitido a nuestro cicloviajero experimentar "unas sensaciones que no había tenido nunca antes cuando dormía en camping". Todavía le brillan los ojos al recordar esos atardeceres, "cuando el cielo va cambiando de color mientras calentaba la cena en el camping gas". O la intranquilidad de las primeras noches "cuando lo oyes todo y todo te inquieta hasta que te vence el sueño". La clave, nos dice, es "llegar muy cansado".

Más allá del romanticismo del momento, la gran ventaja del vivac, según José Juan es que te permite "llegar a un puerto y no tener que bajar deprisa". "Para mí ha sido la mejor experiencia que he vivido en la bicicleta", concluye.

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?