Miércoles, 28 de Octubre de 2020

Otras localidades

Crisis económica coronavirus Covid-19

Kilo a kilo se hace granero

El Banco de Alimentos agradece la colaboración y las aportaciones a la campaña de recogida de comida no perecedera. A día de hoy, 20.000 personas en Zaragoza capital y 6.000 de la provincia necesitan ayuda para poder comer cada día, y las peticiones van en aumento a consecuencia de la crisis económica provocada por la pandemia del coronavirus

Recogida de alimentos en el Centro Cívico Río Ebro

Recogida de alimentos en el Centro Cívico Río Ebro / Ayuntamiento de Zaragoza (Daniel Pérez)

Con bolsas, con carritos, con mochilas... haciendo la compra de propio o aprovechando la visita semanal al supermercado. Así se fueron acercando ayer, sábado, los vecinos a nueve centros cívicos de Zaragoza para participar en la recogida solidaria de comida para el Banco de Alimentos, con la colaboración de  Radio Zaragoza y el Ayuntamiento de la capital aragonesa.

La recogida fue más modesto que ha campaña de junio pero kilo a kilo, grano a grano, se hace granero. "Para nosotros, cada kilo importa; estamos muy agradecidos a cada persona que se ha acercado a hacer su donación", ha remarcado Inmaculada Felices, coordinadora de las campañas del Banco de Alimentos. A día de hoy, 20.000 personas en Zaragoza capital y 6.000 de la provincia necesitan ayuda para poder comer cada día.

"Aunque no hayamos llegado a la meta inicial (que estaba en las 30 toneladas recogidas en junio y que desbordó todas las previsiones) calculo que se habrán recogido entre 5 y 8 toneladas", ha señalado.

"Ha sido una campaña positiva y estamos muy contentos de los resultados, sobre todo, de nuestros voluntarios, de los ciudadanos y de la colaboración de medios y demás entidades que en estos días nos han apoyado y también del Ayuntamiento de Zaragoza que ha ofrecido sus centros cívicos para esta acción soiidaria en unos días tan sensibles como son los días del Pilar", ha remarcado Inmaculada Felices, y que ha coincidido con un puente festivo.

La entidad ya prepara su campaña 'Gran Recogida' en supermercados para el fin de semana 20 y 21 de noviembre. 

Paquete a paquete, botella a botella, kilo a kilo en el Centro Cívico Delicias

De la primera clasificación de estos alimentos se encargaban los voluntarios o, más bien, las voluntarias, que son mayoría. Detrás de las mesas, Lina, Teresa y María Ángeles estaban la mañana de sábado en el Centro Cívico Delicias, recogiendo leche, conservas vegetales, arroz... y preclasificando en contenedores perfectamente etiquetados. "Esto es a voluntad de cada uno, todo viene bien".

Por la puerta iban entrando ciudadanos. "He traído aceite, legumbre, pasta, arroz, galletas; en vez de gastar el dinero en flores, lo gastamos en alimentos para que puedan comer", señalaba una de ellas.

Otra vecina se había tomado en serio la petición especial de esta recogida: las conservas de carne y pescado. "He traído seis botes de albóndigas, cuatro de sardinillas, ocho de atún y una caja de leche; si yo lo necesitara imagino que me lo darían; no es que me sobre mucho pero intento siempre colaborar".

Otro vecino se acordaba de los más pequeños: "He traído comida infantil; lo he comprado esta mañana con otras cosas mías y lo he traído aquí".

La necesidad de comida está creciendo de forma exponencial, debido a la crisis económica consecuencia de la pandemia, tal y como recordaba José Ignacio Alfaro, presidente del Banco de Alimentos en Aragón, que atiende al 200 entidades sociales de la capital aragonesa y la provincia de Zaragoza. Ahora, tras la recogida, es el momento de clasificar los alimentos para poder distribuirlos.

'Gran Recogida' en noviembre

El Banco de Alimentos lanzará una nueva campaña los días 20 y 21 de noviembre en los supermercados. Será diferente a años anteriores para respetar las medidas sanitarias y la distancia de seguridad.

Así, en lugar de que cada cliente compre lo que quiera y lo deposite a la salida como se hacía hasta ahora, se ofrecerán bonos en cajas de 1 euro, 2 euros, 4 euros... "y después nosotros, con ese dinero, compraremos en ese establecimiento lo que nos hayan donado", explica José Ignacio Alfaro.

"Tiene la ventaja de que no tenemos que hacer clasificación y de que podremos recibir los alimentos poquito a poco y no tendremos problemas de fechas de caducidad ni tampoco de agobio en nuestros almacenes", continúa. "Ya veremos cómo funciona".

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?