Miércoles, 02 de Diciembre de 2020

Otras localidades

Claves para reducir la propagación de la COVID-19 en interiores

Cómo prevenir lo que a día de hoy se sabe desde el punto de vista científico para evitar contagiarse sobre todo por aerosoles en los espacios interiores

Un empleado de Street & Soul trabaja en las instalaciones de su restaurante con varios comensales, en Toledo, Castilla-La Mancha

Un empleado de Street & Soul trabaja en las instalaciones de su restaurante con varios comensales, en Toledo, Castilla-La Mancha / Mario Triviño (Europa Press)

Florentina Villanueva, perteneciente al INCRECYT e investigadora del Parque Científico y Tecnológico de Castilla-La Mancha, nos ofrece las claves para reducir la propagación de la Covid-19 en los espacios interiores. Está adscrita al Instituto de Investigación en Combustión y Contaminación Atmosférica de la UCLM, es la responsable del Laboratorio de Contaminación Atmosférica dedicado a la captación y análisis de contaminantes en el aire y, desde hace años, está centrada en la "Contaminación del aire interior".

Según apunta, esto es, a día de hoy, lo que se sabe desde el punto de vista científico para evitar contagiarse sobre todo por aerosoles en los espacios interiores.

  • El rastreo de contactos demuestra que es 20 veces más probable contagiarse en los espacios interiores que en el exterior. Por tanto, de nada sirve llevar la mascarilla por la calle si luego cuando hay más riesgo la gente se la quita.
  • De más de 1.000 brotes de superpropagación, cuando una persona contagia a muchas, solo uno o dos ocurren fuera. En el exterior, con la mascarilla y guardando la distancia de seguridad no hay problema.

LO QUE HAY QUE EVITAR

  1. Estar en espacios interiores donde no se respeta la distancia de seguridad.
  2. Estar mucho tiempo, con mucha gente y poca ventilación.
  3. Estar con gente que no lleve la mascarilla o la lleve mal puesta, con huecos. Se ve a muchas personas con mascarillas que no están homologadas y, además, no se ajustan a la nariz. Por ahí puede escaparse el virus y contagiar a los demás.

¿QUÉ SE PUEDE HACER?

  • Ventilar mucho. Mantener puertas y ventanas abiertas siempre que sea posible. Para saber si hay mala ventilación, medir el CO2. Por encima de 800 ppm, puede indicar exhalaciones potencialmente infecciosas. Hay medidores muy baratos para ello.
  • Si no se puede ventilar, filtrar el aire con filtros HEPA portátiles que retienen el 99.97% de las partículas de tamaño superior a 0.3 micras. Que no sean ruidosos, mejor por debajo de 50dB para que no molesten; que no lleven ionizador y que el fabricante nos asegure que no genera ozono ya que se dan reacciones peligrosas para la salud; que tengan una capacidad de filtrado tal que se filtre todo el aire de la habitación al menos 3 veces en una hora.

FILTROS HEPA, NO MÁQUINAS DE OZONO

En las últimas semanas se ha producido un aumento notable de ventas de este tipo de máquinas para la desinfección del coronavirus. Villanueva alerta sobre los posibles daños en la salud que pueden ocasionar estas máquinas, que no solo pueden no ser eficaces, sino que incluso podrían tener efectos perjudiciales para la salud: "Poner un ozonizador en el interior de una vivienda implica muchos riesgos" porque el ozono es una sustancia tóxica.

A nivel de la estratosfera es deseable porque filtra la radiación ultravioleta más peligrosa e impide que llegue a la Tierra. Pero, a nivel de la trosposfera, es decir, donde vivimos, es un compuesto "indeseable" porque puede afectar al sistema respiratorio y agravar enfermedades respiratorias crónicas como el asma.

Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece un valor límite de 100 mircrogramos por metro cúbico como promedio de 8h que no debe superarse y "si se usa en concentraciones que no exceden los estándares de salud pública, el ozono aplicado al aire interior no elimina eficazmente virus". Es decir, para eliminar estos elementos habría que utilizar concentraciones altas de ozono. Unas 100 veces por encima de los límites permitidos, que ya serían perjudiciales para la salud, por no ser compatibles con la vida. Aunque conviene recordar que este procedimiento no está avalado por la Asociación Española de Sanidad Ambiental (SESA).

El generador de ozono se podría usar a altas concentraciones solo cuando no haya gente presente, es decir, cuando cierre el establecimiento. Y dejarlo actuar el tiempo que indique el fabricante y después ventilar muy bien. Esto no impedirá que haya contagios durante el día, si una persona contagiada entra y no se cumplen bien las medidas de seguridad o higiene.La investigadora desarrolla desde hace años una investigación sobre monitorización de contaminates y análisis de la calidad del aire exterior e interior

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado un trabajo de la investigadora de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) Florentina Villanueva sobre contaminantes en colegios y guarderías que sistematiza métodos de muestreo y control de distintos compuestos que se han demostrado nocivos para la salud

En un contexto especialmente sensibilizado como consecuencia de la pandemia por el SARS-CoV-2, la Organización Mundial de la Salud (OMS) acaba de publicar un detallado estudio realizado por la investigadora de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) Florentina Villanueva pensado para hacer un seguimiento de los contaminantes presentes en centros escolares y guarderías, evaluar sus efectos adversos y, como consecuencia, prevenirlos.

El informe detalla los procedimientos de muestreo de un total de diecisiete productos químicos y otros cuarenta contaminantes presentes en el aire interior de los colegios y escuelas infantiles. Entre ellos, compuestos orgánicos volátiles que se originan principalmente de fuentes interiores como pinturas, productos de construcción, muebles, colas o barnices; y otros contaminantes propios del aire exterior, como el dióxido de nitrógeno y el ozono, que penetran en los ambientes interiores.

Según la investigadora del Instituto de Investigación en Combustión y Contaminación Atmosférica, entre los procedimientos más eficaces de prevención:

  • una adecuada ventilación de los espacios interiores, una medida que se está generalizando como consecuencia de la pandemia y que, por tanto, tendría beneficios añadidos a los de evitar la propagación del coronavirus

"La calidad del aire es muy importante –explica Villanueva. Ahora ha aumentado la concienciación social como consecuencia de la COVID, pero la contaminación interior provoca también graves daños en la salud a largo plazo, por lo que resulta imprescindible su seguimiento y control"

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?