Miércoles, 08 de Diciembre de 2021

Otras localidades

Presupuestos autonómicos

Churras con merinas

Presupuestos

Presupuestos / Getty Images

Las Palmas de Gran Canaria

Desconocemos aún cuáles serán las cantidades reales con las que contará Canarias, tanto en los Presupuestos Generales del Estado como en las cuentas autonómicas, para el próximo año. Es cierto que se han presentado ya ambos proyectos de ley y que se barajan cifras a mansalva. Pero también es verdad que tal y como las han presentado Gobiernos y Oposición, surgen más dudas que certezas.

Los primeros han puesto el acento en el carácter expansivo de los presupuestos, tanto nacional como autonómico, y han defendido el enorme gasto social que incluyen: crece un 5% en las cuentas canarias, que destina hasta el 75% del total a sanidad, educación y asuntos sociales.

Los segundos, Coalición Canaria y Partido Popular, han criticado que parten de una previsión de crecimiento económico y de ingresos poco realista y, sobre todo, que los PGE contienen demasiados incumplimientos con Canarias.

Ambas valoraciones son ciertas. Y los propios socios del Gobierno autonómico, incluido el PSOE, reconocen que las partidas canarias deben mejorar en el período de enmiendas en las cuentas estatales.

Algunas partidas y conceptos pueden contribuir a arrojar algo de luz sobre las interpretaciones partidistas que unos y otras han realizado de los presupuestos. Ponemos el foco sobre los siguientes:

 - Recursos REF. El Gobierno de Canarias recupera el concepto de balanza fiscal (lo que aporta y lo que recibe una comunidad autónoma) para defender que los Presupuestos Generales del Estado son justos para las Islas y no incumplen, como sostienen los partidos de la oposición, con el Régimen Económico y Fiscal de Canarias. También precisan que REF y Estatuto no obligan a invertir en partidas concretas. A lo que sí obliga el REF es a que se equipare la inversión media en Canarias a la media nacional, cuando ha estado y sigue estando por debajo de ella.

Otro argumento del que tiran los socios del Gobierno, especialmente los representantes canarios de Unidas Podemos, para defender las cuentas generales es el amplio gasto social del Estado en las Islas en ERTES, desempleo, pensiones o ingreso mínimo vital. De este modo, los hombres y mujeres de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en Canarias justifican y defienden las cuentas de sus jefes de fila. Y lo hacen sin distinguir las partidas regionalizadas de las que no lo son, sumando éstas últimas al montante total para ocultar que en el reparto de las inversiones por territorios las Islas quedan a la cola de la tabla.

A la inversión regionalizada, que es la que se puede asignar claramente a un territorio, se destinarán en 2021 un total de 2.125 millones a distribuir entre las comunidades autónomas; mientras las que tienen un significativo incremento son precisamente las partidas no regionalizables, al pasar de 4.728 millones a 6.332.

- Inversión media por habitante. Al contemplar la inversión por habitante, el cuadro no pinta muy bien para Canarias. La media española es de 257 euros/habitante. En lo alto de esa tabla están Murcia (418 euros), Cantabria (401) y Extremadura (388); en la cola Baleares (175 euros), Canarias (168 euros), y Navarra (134). Este es una tabla "oficial", clásica en la explicación de cualquier presupuesto general del Estado. El Gobierno de Canarias le ha dado sin embargo la vuelta y sostiene que no responde a la realidad porque no se computan las inversiones en carreteras, siendo esta comunidad autónoma la única que las tiene transferidas y que, por tanto, no las recibe directamente del Estado. Lo cierto es que jamás se había realizado una explicación presupuestaría de esta partida desde estos parámetros.

- Financiación autonómica. Canarias recibirá 5.518 millones de euros del sistema de financiación autonómica, lo que significa 642 millones más que en los actuales presupuestos, los de Cristóbal Montoro prorrogados desde 2018. Entiende el Gobierno de Ángel Víctor Torres que es una buena financiación para las Islas, cuando la realidad es que se queda muy por debajo de lo que le correspondería. De hecho, Canarias arrastra un déficit de más de 500 millones anuales en este concepto, del que se nutren la sanidad y la educación.

La ministra María Jesús Montero cifró en 146.000 millones la cantidad total que contemplan los Presupuestos Generales del Estado para 2021 en financiación autonómica. Si el principal criterio de reparto es poblacional y se tiene en cuenta que las Islas representan el 4,6% de la población española, le corresponderían unos 6.700 millones. Es decir, muy por encima de los 5.500 asignados. Además, los coeficientes de corrección que se aplican no favorecen precisamente a Canarias: son mayores para la España vaciada por despoblación que por la insularidad).

- Fondos COVID de la Unión Europea. Hasta 1.000 millones de más podrían incorporarse a los Presupuestos de la Comunidad Autónoma de Canarias provenientes de los fondos comunitarios destinados a la recuperación. Esta cuantía dependerá de los proyectos que finalmente se presenten y sean aprobados por el Gobierno de España y, posteriormente, presentados ante la UE. Pueden ser 1.000 millones como 800, 600 o 300. Son unos ingresos, por tanto, que no están en absoluto garantizados.

- El gap entre lo pre-supuestado y lo ejecutado. El bajo nivel de ejecución de algunas partidas supone un serio problema para retener inversiones que necesitan las Islas. Carreteras es uno de los ejemplos más claros y a la que se aferra el actual Gobierno para justificar que llegue menos dinero para las Islas por este concepto dada la baja ejecución del anterior ejercicio presupuestario.

En realidad, la guerra de cifras en que se han enredado los partidos políticos a la hora de interpretar las bondades o perjuicios de los presupuestos generales y de la comunidad autónoma tiene una explicación sencilla. La batalla es, una vez más, ganar el relato.

El Pacto de las Flores quiere aprovechar los cuatro ejercicios de esta convulsa legislatura para acabar con el discurso del nacionalismo canario; sin que una parte de él, Nueva Canarias, lo cuestione. Toca ahora comprar el relato que han sostenido siempre los funcionarios del Estado: los canarios reciben más de lo que aportan y, por tanto, cualquier reivindicación sobre el maltrato a esta región en las cuentas del Estado es "puro victimismo".

Lo de menos es que en las cuentas oficiales los datos les contradigan en inversión por habitante; en compromisos incumplidos (la sentencia de carreteras es clamorosa); o en financiación autonómica. Basta con pintar una nueva forma de presentar los Presupuestos, mezclando partidas y conceptos, para acabar con el cansino discurso nacionalista. Y en eso se ha empleado a fondo el Gobierno.

Lo más grave de esta estrategia de mezclar churras con merinas es que sentará un precedente grave, que se notará sobre todo cuando en lugar de presupuestos expansivos se aprueben presupuestos restrictivos. Algo que con mucha probabilidad ocurrirá en 2022 y 2023, con alta probabilidad de que sean estos mismos presupuestos prorrogados.

El problema de mezclar dos clases de oveja es, como dice el refrán, que se resiente la calidad del producto. Y eso exactamente es lo que ocurrirá con los recursos con los que contará finalmente Canarias para salir de esta profunda crisis. No serán los que realmente le corresponden. Tampoco serán los presupuestos que transformarán la economía hacia un "crecimiento equilibrado, sólido, inclusivo y sostenible".

Solo el tiempo dirá quienes tuvieron la razón y quienes no, pero ya será tarde para enmendar el error.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?