Martes, 26 de Enero de 2021

Otras localidades

Síndrome Asperger

Vivir con Asperger: uno más en el terrero de la Lucha Canaria

Manuel es un un niño de Lanzarote con síndrome de Asperger, que ha encontrado en la Lucha Canaria una familia inclusiva con la que superarse y crecer

Manuel es un niño de nueve años de Lanzarote que tiene síndrome de Asperger, un trastorno del desarrollo incluido en el espectro autista que puede afectar a cada paciente de formas diferente, pero que por lo general suele afectar a la interacción social y la comunicación, entre otras.

"El síndrome de Asperger a cada niño le afecta de una manera, algunos son muy independientes, a otros les gusta más el contacto con personas. Mi hijo sin embargo es un niño muy cariñoso, se deja querer por todo el mundo, pero tiene su sistema de que él tiene que estar solo en muchas cosas, los ruidos le molestan, si grita alguien demasiado al lado se tapa los oídos, si no tiene entretenimiento se sienta y tiene aspavientos", explica su madre, Cristina Calderón.

Manuel conoció la Lucha Canaria a comienzos de temporada en 2019, sin saber ni él ni su familia los grandes beneficios que le reportaría en su calidad de vida. "Gracias a este deporte de contacto, el niño se junta con más niños, en casa se intenta poner a luchar", explica su madre, que reconoce que antes de luchas "no se quería juntar mucho con niños diferentes, la verdad es que ha ido mejorando mucho. Gracias a este deporte él está animado y con ilusión de que vuelva otra vez la Lucha".

Entró a formar parte de la familia de la Lucha Canaria de la mano de un directivo del Club de Lucha Unión Norte, Aduén Morales, que se fijó en él y se lo dijo a sus padres, hasta que finalmente estos accedieron a probar.

"Hemos intentado con fútbol pero se sentaba y no quería moverse. Intenté con tenis, pero es un niño que se cansa, se sienta y no quiere seguir. Es el síndrome que tiene él, entonces es normal que esto le pase", explica Cristina Calderón y reconoce que llegaron a pensar "que no iba a poder entrar a la Lucha porque necesita que estén pendientes de él. Pero aquí está dando guerra y en la última luchada, antes de la pandemia, tiró a dos".

Cuenta que en el Terrero de Tao "tiró al primero, saludó a todo el mundo, contento, dando la mano, fue increíble. La experiencia, quien estuvo allí te lo puede decir, fue emocionante" y explica que, tras la pandemia, "él está deseando volver a los entrenamientos y que venga el furgón a buscarle".

Cuando llegó la pandemia "mi hijo se deprimió demasiado, porque tenía dos días de entrenamiento mas su día de ir a la lucha y competir, se encontró en casa y con que no podía a hacer sus ejercicios. No entendemos por qué todos los deportes pueden menos este. Mi hijo viéndolo ahí dentro me emociona verlo. Mi hijo se deprimió mucho. Ahora cuando se enteró de que a lo mejor podía volver a entrenar se ponía 'yo quiero, yo quiero manda mi DNI'", explica la madre de Manuel.

Respecto a la forma en la que la Lucha Canaria ha ayudado a su hijo a mejorar en distintos aspectos personales, Cristina cree que "debe ser que como está entretenido y es algo que le motiva y le gusta, aún así en el entrenamiento hay ruido, pero nunca le he visto taparse los oídos. Esto me alegra mucho porque nosotros si tenemos reuniones con mucha gente y hay ruido se tapa los oídos, y allí no lo hace". Además, asegura que Manuel ha sido arropado por todo el equipo y que "los compañeros se lo han tomado muy bien y lo ayudan".

"Él siempre me dice que es algo que le entretiene, le divierte, y le hace dejar la cabeza en otro lado. Como me dice él 'mamá a mi la Lucha me encanta'", y es que Cristina asegura que en la Lucha Canaria "son familia. Los niños son como sus hijos, los cuidan".

Asegura que el deporte vernáculo en Canarias puede ayudar a otros niños y niñas no solo con síndrome de Asperger, sino "con otros síndromes también. Porque es un deporte que a la gente anima a sacar lo mejor de sí. Se lo comento a todos los padres y madres que tengan niños con algún síndrome que lo intenten. Yo lo intenté, arriesgué, y mi hjijo ganó. Entonces hemos ganado todos".

"Por mi mi hijo estaría en la Lucha toda la vida" dice Cristina emocionada y destaca que "el Unión Norte ha sacado mucho de mi hijo y espero que siga así".

La madre de Manuel está deseando que "volvamos todos a ver cómo estos chicos entrenan, como día a día se superan a ellos mismos. Es un deporte que te hace llorar. Yo me emociono mucho con la Lucha. Que toda la Lucha Canaria siga adelante y se conozca en todo el mundo porque es impresionante".

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?