Domingo, 24 de Enero de 2021

Otras localidades

Violencia género

"Denuncié cuando escuché decir a mi hija: Papá, así no se le habla a mamá"

Encarni tiene menos de 40 años y dos hijas pequeñas. El año pasado decidió denunciar a su exmarido cuando, en plena avalancha de insultos, su hija mayor dijo: "Papá, así no se le trata a mamá". Lo había perdonado tras una primera denuncia que la llevó a un centro de acogida con su primera hija y que terminó en absolución, a pesar de presentar un parte de lesiones.

Todavía en ese centro de acogida, él ya le pedía otra oportunidad asegurándole que iba a cambiar. Tras la reconciliación y ya separados, tuvo otra hija. Pero los insultos, las amenazas, el aislamiento y el maltrato psicológico volvieron. Y por ello decidió acudir a la Policía, donde le dijeron que tenía que denunciar.

Un abogado de oficio no recurrió la decisión de la jueza de no poner una orden de alejamiento como medida cautelar, debido a una valoración de riesgo baja. "Volví a verme desamparada", se lamenta Encarni. "Quien nos dice que esa persona, al no haber la orden, nos pueda estar esperando en casa detrás de la puerta y nos quita la vida, por no investigar más", explica en referencia a las mujeres que, como ella, se sientan desprotegidas ante el agresor. Pero eso llevó a que él tuviera las llaves de casa y a que se llevara a sus hijas durante las vacaciones de verano sin decirle nada, acogiéndose a la sentencia de separación.

Ella dejó por seguridad el domicilio, "que se lo quede", y ahora solo espera poder vivir tranquila con sus hijas. "Es muy triste que una hija de corta edad te pregunte que por qué la obligas a irse con su padre". Ahora espera que la justicia, para ella y sus hijas, no llegue demasiado tarde. Para eso está recibiendo apoyo de la Plataforma Cordobesa contra la Violencia de Género.

Gloria Serrano, abogada y asesora jurídica de la plataforma, explica que es necesaria más formación de los profesionales que se dedican a esta materia en el ámbito judicial. El abogado de Encarni debería haber recurrido la desestimación de la orden de alejamiento a la Audiencia Provincial.

La formación obligatoria para los especialistas en esta materia, incluido el turno de oficio, es "irrisoria", lamenta Serrano. Que ve fundamental una profunda formación con perspectiva de género, como demandan los colectivos feministas.

Además, y en cuanto a la custodia de los menores, la legislación no limita al condenado por violencia de género el acceso a sus hijos a través de un régimen de visitas. Una situación que debe cambiar por la seguridad de los hijos a través de una suspensión del régimen de visitas.

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?