Miércoles, 03 de Marzo de 2021

Otras localidades

Artesanía

Paco Rubio, el ebanista que volvió a reinventarse en Caracenilla

Trabaja la madera de olivo para elaborar un amplio catálogo de objetos que vende en su taller y en las ferias de la comarca

Paco Rubio en su taller de ebanistería de Caracenilla, en Huete (Cuenca).

Paco Rubio en su taller de ebanistería de Caracenilla, en Huete (Cuenca). / Guillermo Román

Francisco Rubio, o Paco, como le conocen en el pueblo, tiene 74 años y ahora disfruta de su profesión, convertida en afición. Es de Caracenilla, una de las pedanías del municipio alcarreño de Huete (Cuenca). Aquí vivió su infancia hasta marcharse con nueve años a Madrid donde vivió y se forjó una profesión como ebanista. Tras sufrir un accidente laboral que le amputó varias falanges de los dedos de la mano derecha, Paco Rubio dejó su trabajo y volvió al pueblo. Aquí ha seguido manteniendo su actividad como ebanista y nos ha enseñado su taller. Lo hemos contado en el siguiente reportaje en Hoy por Hoy Cuenca.

Reportaje sobre Paco Rubio emitido en Hoy por Hoy Cuenca. / Paco Auñón

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Paco Rubio tiene su taller de ebanistería en la calle de la Oliva de Caracenilla. Allí elabora objetos y utensilios de madera como cucharas, tenedores, relojes, cascanueces, metros de costura… “En eso me entretengo”, dice. Después lo pone a la venta “por debajo del coste muchas veces”, en su pueblo o en ferias de la comarca como las que organizan en Gascueña o en Olmeda de la Cuesta.

Paco Rubio mostrando una de sus piezas. / Guillermo Román

El taller es pequeño pero muy bien dotado de maquinaria de todo tipo como “una combinada, una guillotina, taladros, algunas máquinas inventadas por mí”, dice. Habitualmente usa madera de olivo “que se trabaja muy bien”, o la de sabina “que me regalan y desprende un buen aroma para hacer armarios”. También trabaja la teca y menos el boj “porque es una madera más dura”, apunta.

Algunas de las piezas elaboradas por Paco Rubio. / Guillermo Román

Cerca de su taller, Paco tiene un almacén con más maquinaria como una lijadora de banda “con un cilindro para sacarle el hueco a las cucharas” o una regruesadora “antigua, de ciento cincuenta o doscientos años, de polea de cuero y que te permite dejar la madera al grosor que quieras”.

Herramientas del taller de Paco Rubio. / Guillermo Román

Debajo de esta sala hay otro almacén y en sus estanterías, Paco Rubio guarda decenas, centenares de objetos. Hay cajas repletas de pequeños llaveros de madera (tinajillas, piezas de ajedrez…), bolígrafos torneados “que no se acaban nunca”, dice, “un mortero que he inventado yo para partir nueces”, botes para guardar las cucharas de madera en la cocina, baúles de roble, baquetas de tambores de turbas, los palos de los paloteos de los danzantes de la Alcarria, dedales de artesanía y piezas en las que pone recuerdo de Huete o de Cuenca con la imagen de las Casas Colgadas.

Relojes enmarcados en madera. / Guillermo Román

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?