Domingo, 11 de Abril de 2021

Otras localidades

Hospital Isabel Zendal

Enfermeras del Zendal recibieron indicaciones para controlar a los pacientes tras 'los guisantes con moho'

Las denuncias de pacientes del Zendal en redes sociales han mostrado las carencias del centro

Una de las enfermeras entrevistadas por la SER asegura que las supervisoras les pidieron "que fueran vigilantes"

El el Hospital Zendal, descrito por Isabel Díaz Ayuso como "uno de los mejores del mundo", está siendo objeto de duras críticas por parte de sus trabajadores. Los testimonios de las enfermeras consultadas por la Cadena SER no dejan lugar a dudas: baños sucios, falta de material, problemas con la calefacción, personal poco experimentado... “La calidad asistencial deja mucho que desear. Faltan protocolos, procedimientos, conocimientos, organización y personas al mando que hayan organizado todo esto”, explica una de esas profesionales.

Pero en los últimos días también han sido los propios pacientes quienes han denunciado, a través de las redes sociales, los problemas que están sufriendo durante su estancia en el Hospital Zendal.

La semana pasada, por ejemplo, se hizo viral el vídeo de un paciente al que le habían dejado sobre la mesa un plato con guisantes llenos de moho. En el vídeo, difundido por la esposa del hombre hospitalizado, se perciben sus dificultades para respirar y se reconoce a la perfección la estética del hospital de pandemias.

Otra paciente que llevaba 10 días ingresada, Carmen Jiménez, grabó un vídeo el pasado 15 de enero denunciando, entre otras cosas, que habían pasado seis horas sin luz y que llevaban varios días sin servicio de limpieza. "Esto no es un hospital. No se le puede llamar hospital", asegura en la grabación.

En el vídeo, la paciente agradece el esfuerzo de los sanitarios, pero critica que los responsables del centro han hecho todo lo posible por evitar que presentase una queja: "Durante tres días he pedido una reclamación por escrito que nadie me ha traído. Finalmente le la trajeron ayer. Vino una responsable a hablar conmigo, diciéndome que tal vez me había excedido y que si podía parar esto".

La respuesta que describe esta paciente coincide con las indicaciones de censura que, tras la aparición del vídeo de los guisantes, recibió el personal del Zendal, tal y como señala una de las enfermeras consultadas por la SER, y que prefiere no revelar su identidad por miedo a represalias: "Las supervisoras le pidieron al personal que fueron vigilantes y que controlaran que estas cosas no pasaran".

Preguntada por este asunto, una portavoz del Hospital Zendal ha negado la mayor: "La acusación de esta enfermera es una mentira más. Hay que recordar que en los centros hospitalarios está prohibido sacar fotos y vídeos del interior y de pacientes sin un permiso previo, y hay pacientes que han trasladado su malestar".

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?