Lunes, 08 de Marzo de 2021

Otras localidades

La directora médica de Atención Primaria presenta su dimisión

Su madre fue vacunada contra el coronavirus hace dos semanas en el centro de salud de Nueva montaña

La gerente de Atención Primaria no acepta su dimisión y dice que "antes dimite ella"

Alicia Gómez, directora médica de Atención Primaria del Servicio Cántabro de Salud, que ha rechazado la dimisión de la directora médica de Atención Primaria.

Alicia Gómez, directora médica de Atención Primaria del Servicio Cántabro de Salud, que ha rechazado la dimisión de la directora médica de Atención Primaria. / Cadena Ser

En un comunicado la Gerencia de Atención Primaria del Servicio Cántabro de Salud (SCS) ha difundido este miércoles entre los centros de salud de Cantabria el protocolo de gestión de las vacunas Covid sobrantes, siguiendo con lo establecido en la estrategia de vacunación marcada por el Ministerio de Sanidad y las disposiciones de la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

El objetivo es garantizar el uso adecuado de cada una de las dosis y evitar que se produzcan situaciones como la que ha llevado a la directora médica de Atención Primaria, Beatriz Josa, a presentar su dimisión.

Pero la gerente de Atención Primaria, Alicia Gómez, ha rechazado la renuncia: "primero dimito yo. Así de claro", ha sentenciado Gómez en declaraciones a Europa Press en las que ha explicado lo ocurrido, y que a su juicio "más ético no ha podido ser" destacando que se ha actuado, además, "con total transparencia".

La responsable de los centros de salud de la región considera "vergonzoso" y una "mediocridad" que se pida la destitución de la directora médica por este asunto, y cree que ese extremo no se puede "admitir" como tampoco "se debería consentir".

Según ha relatado, para vacunar a los sanitarios del 061 se mandaron al centro de salud de Nueva Montaña de Santander, donde tiene su sede este servicio, los viales con las dosis necesarias, conforme a la relación de trabajadores pedida y remitida previamente.

Así, aunque los viales coincidían con el número de empleados del listado, sobraron "dos dosis", de las que dio cuenta la coordinadora, así como también de que no encontraba en el centro -que asimismo alberga la Línea 900 de información Covid- a "nadie" sin inmunizar. "Todo el mundo" se había puesto ya la vacuna, ha indicado Gómez.

Ante esto, y teniendo en cuenta que el suero solo se puede administrar en las seis horas siguientes a su descongelación, la coordinadora llamó a la directora médica, ya que a ella no se le ocurría a quién poner las dosis sobrantes.

De este modo, Beatriz Josa planteó la posibilidad de administrar la vacuna a su madre, de 87 años, y tuvo que "dar mil vueltas" para que alguien acercara a la mujer al centro, extremo que finalmente llevó a cabo un familiar.

Al trascender este hecho, la gerente de Atención Primaria tiene sobre la "mesa" la renuncia de la directora médica, pero se niega a aceptarla: "Primero dimito yo", ha advertido, al considerar "vergonzoso" solicitar o admitir el cese por algo así.

Que se aprovechen las dosis, no se pueden perder

Alicia Gómez cree que en el arranque de la campaña de vacunación del Covid el Servicio Cántabro de Salud y la Gerencia de Atención Primaria no han actuado con la "suficiente previsión" como para decidir qué hacer con las dosis sobrantes, más allá de determinar "que se aprovechen", porque "no se pueden perder".

Se trata de algo que está sucediendo "en todos los centros" de atención primaria, de modo que cuando han sobrado dosis se han buscado personas a las que ponérselas para no perderlas.

"Era lo que había que hacer: optimizar las dosis, no tirarlas", ha zanjado.

Sanidad distribuye el protocolo de geastión de las dosis

Concretamente, el protocolo de Sanidad recoge que, antes de desechar una dosis, esta puede ser suministrada a algún paciente de la Zona Básica de Salud en la que se encuentre el centro, pero respetando siempre los grupos de prioridad establecidos en la estrategia de vacunación: residentes y personal sanitario y sociosanitario de residencias de mayores, personal de primera línea en el ámbito sanitario y sociosanitario, otros trabajadores de centros sanitarios y sociosanitarios, grandes dependientes no institucionalizados y personas mayores de 80 años.

Para ello, en el documento remitido hoy a los centros de salud se aconseja tener previsto un listado de personas preseleccionadas de acuerdo con estos criterios para, en el caso de que hubiera dosis sobrantes, garantizar su disponibilidad en el tiempo requerido.

La vacuna Pfizer BioNTech, por ejemplo, debe administrarse en las 6 horas siguientes a su reconstitución con el diluyente.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?