X
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra política de cookies

Radio Aranda

Serrano: "Hay que buscar soluciones para que lobos y ganaderos podamos coexistir"

La agroganadera asentada en Gumiel de Izán es una de las voces cada vez más visibles que defienden que la muerte del lobo no es la única ni la mejor solución contra los ataques de estos animales al ganado

Los lobos atacaron hace unos años su propia explotación, lo que le sirvió para reforzar las medidas de seguridad y guarda del rebaño, apostando por la prevención como la mejor herramienta

Imagen de un lobo / Getty Images

En los últimos días el lobo ha vuelto a protagonizar algunas informaciones tras la decisión de la Unión Europea de prohibir su caza con carácter general y salvo excepciones. Simplificando las cosas parece haberse desatado otra vez la polémica entre asociaciones ecologistas y ganaderos. Pero el asunto es más complejo, como demuestra el hecho de que también entre los ganaderos hay quienes defienden que se puede coexistir con el lobo. Y el ejemplo lo tenemos muy cerca, en Gumiel de Izán, donde vive Laura Serrano, agroganadera, que, no es de ahora, lleva tiempo defendiendo que ganaderos y lobos no se excluyen por sistema.

En Hoy por Hoy hemos hablado con ella para conocer su planteamiento, en el que destaca la apuesta por la prevenció. Laura Serrano considera que los propios ganaderos tienen un papel importante en poner barreras al lobo, pero también reclama la implicación de las administraciones en fomentar con ayudas e incentivos esta forma de entender la ganadería. El papel de los mastines (aunque no siempre son animales bien admitidos por la ciudadanía), del vallado eléctico o reforzado con elementos disuadorios como barbacanas y la guarda en recintos cerrados del ganado por la noche o cuando no está vigilados, son elementos por los que apuesta esta profesional de la ganadería, que sabe en primera persona el destrozo que puede hacer un lobo si entra en una explotación.

Relata el ataque sufrido por su explotación hace poco más de dos años, cuando dos lobeznos produjeron más de una veintena de bajas en su rebaño. Los cachorros provocaron un desaguisado mayor que si hubieran sido individuos adultos, lo que los expertos achacan a que las muertes de los padres de estos animales impide que aprendan. “Si matas a la madre, que es la que enseña, los cachorros no aprenden a cazar y te destrozan todo lo que encuentran” explica Laura, quien agradece la ayuda recibida en ese momento por la ASCEL (Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo ibérico), que, desde su planteamiento ecologista también trata de ponerse en la piel del ganadero ofreciendo su asesoramiento.

Laura Serrano pide a la población que la solidaridad que muestra cuando los ganaderos son víctimas de ataques del lobo la trasladen también a sus hábitos como consumidores, apostando por el trabajo de productores locales. Y es que asegura que la competencia desleal de productos baratos introducidos de fuera de España hacen más daño que el lobo a su sector.

La charla al completo con la agroganadera puede reproducirse a continuación.

Your browser doesn’t support HTML5 audio