Miércoles, 21 de Abril de 2021

Otras localidades

Los niños de 1954 eran Francisco y Mila

Una familia reconoce a sus seres queridos en unas imágenes antiguas de Cádiz difundidas en YouTube

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Son diez segundos. De lejos, por una calle del barrio del Pópulo se ve caminar a un niño con otra niña, más pequeña, en borricate. Después, la cámara se detiene en ellos. Hay un plano fijo. Ambos miran a la cámara. Él masca chicle. Ella, recostada a la espalda del niño más grande, se lleva el dedo gordo a la boca a modo de chupete. Esos diez segundos forman parte de unas imágenes rodadas en Cádiz en 1954 y que un canal de Youtube ha distribuido. La admiración que causan estas estampas en color de un Cádiz reluciente ha retumbado en las vidas de una familia gaditana, que ha podido reconocer a esos niños. Son Francisco Sanchís Guillén y Milagros Sanchís Guillén. Hace 67 años paseaban por Cádiz y se quedaron mirando a una cámara que les grababa.

"Es mi padre", sonríe María José Sanchís, entre el orgullo y la emoción. Fue su prima Lola Troya Guillén la que hizo el descubrimiento. Ella, muy aficionada a la historia de Cádiz, descubrió ese vídeo y le llamó la atención la "serenidad" del niño que llevaba a su hermana en borricate. "No sé cómo explicar esa sensación de sentimiento de sorpresa al ver aparecer esa cara. Tuve una ligera confusión con ella, pero con él tenía clarísimo quién era", explica Troya Guillén desde Valladolid, donde reside.

María José Sanchís y su hija Clara posan con las imágenes de Francisco y Mila / Cadena SER

Enseguida colgó el vídeo en el grupo de WhatsApp familiar y se inició la revolución. Todos identificaron a Francisco y a Mila y se preguntaron cómo habían podido pervivir aquellas imágenes y regresar a sus vidas más de seis décadas después. "Son las únicas imágenes que tenemos en movimiento de mi padre cuando era niño", celebra María José.

Ese vídeo fue subido a Internet el año pasado por un canadiense, Francois Arseneault, que, según explicó esta semana a Diario de Cádiz, logró las imágenes en una subasta pública en Chicago. Pertenecían a una pareja de turistas que, durante aquellos años, viajaron por el sur de Europa. Las imágenes sorprenden por su color y por la belleza y cuidado con la que están tomadas. Se puede ver la plaza de la Catedral, el campo del Sur, los jardines del parador y unas bodegas de Jerez. Y, por diez segundos, a esos dos niños paseando por el Pópulo. "Ellos vivían en el número 13 de la calle Mesón. Mi abuela siempre les decía que había algo debajo, que se oía hueco. Y descubrieron allí el Teatro Romano (hallazgo de 1980)", repasa María José con épica.

Para Clara Jiménez Sanchís, hija de María José, ha sido un reencuentro con su abuelo. Ella fue la que subió el vídeo a sus redes sociales y reveló quién era aquel niño que llevaba en borricate a su hermana. "Yo no pude conocerle y esto ha sido muy especial", revela llena de ilusión. Francisco murió demasiado joven de un cáncer de mama. "Fue uno de los primeros hombres diagnosticados con esta enfermedad", lamenta su hija, quien se emociona rememorando al buen hombre que no pudo disfrutar de sus nietas.

Quién sí vive aún es Milagros, la niña de aquel vídeo, que ahora tiene 70 años. "Nos ha dicho que no recuerda que la grabaran. Ella era muy pequeña. Pero sí se acuerda de que su hermano la llevaba mucho a borricate como se ve en las imágenes". Francisco fue encofrador y Mila, administrativa en una notaría.

La familia Sanchís Guillén está revolucionada. Los recuerdos han empezado a cruzarse en sus móviles. Los tíos mayores (Francisco y Mila tenían siete hermanos más) han repasado la vida de aquel Cádiz den 1954. Sus hijos han sacado las fotos antiguas, como la de 1989, en la que se ve a casi toda la familia cuando aún vivía la abuela Elena.

Y los nietos se mueven nerviosos en sus redes sociales con la ilusión de que su pequeña historia, la historia de una familia de Cádiz, es ahora una historia grande, que se mueve entre Canadá y Andalucía gracias a este milagro audiovisual. Y este estallido en la memoria colectiva ha ensalzado el talento de una familia cargada de artistas como Antonio, hermano Francisco y Milagros, que llegó a participar en la elaboración del mascarón de proa del Juan Sebastián Elcano.

En la casa familiar de María José y Clara hay colgado en la pared un cuadro pintado con el retrato Francisco. Lleva bigote y tiene el pelo cano. Clara acaba de regalar a su madre el fotograma impreso y enmarcado de su abuelo con su hermana a borricate en una foto. Ahora también lucirá en esta casa. Cuántos cimientos de este hogar han removido diez segundos rodados en 1954.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?