Sábado, 08 de Mayo de 2021

Otras localidades

Acostumbrados al 'más difícil todavía', los trabajadores del circo no pueden aguantar más esta situación

Al igual que otros sectores, el del circo pasa por su peor momento

Las carpas de un circo

Las carpas de un circo / Getty images

A ellos los verán sonreír en el escenario, darlo todo en el trapecio o hacer el salto mortal más impecable, pero por dentro ya no pueden más. La pandemia está destruyendo su profesión y con ella se esfuman sus sueños y su pasión: el circo.

Desde los payasos hasta los equilibristas, pasando por magos, mimos, tragafuegos o trapecistas, los profesionales de las artes circenses están sufriendo, como otros sectores, los palos más duros de esta pandemia. Llevan más de un año sin trabajar o con pocas actuaciones y muchos profesionales han tenido que abandonar estas disciplinas.

El artista Fofito está actuando durante estos días por Castilla y León con el circo Holiday y nos ha explicado que "hemos pasado meses sin poder actuar. Yo tengo compañeros que no han podido ir al extranjero a trabajar y, como tenían el carné de primera, han estado trabajando como chófer y otros han ido a la vendimia. En fin, se han tenido que buscar la vida para llevar un plato de comida a su casa. Y nosotros también lo hemos sufrido así"

En Castilla y León hay un grupo de profesionales se que ha unido para reivindicar sus derechos. "Estamos bastante mal, como otros sectores, pero la cultura creo que se ha visto especialmente afectada", explica Rafa López Rico, presidente de la Asociación de Profesionales del Circo de Castilla y León, que, en una entrevista concedida a A vivir que son dos días Castilla y León, ha apuntado que "en el sector del circo trabajamos en la calle, en eventos masivos. El verano pasado ha sido bastante terrible, en invierno ha habido alguna cosa y ahora mismo nos planteamos una temporada con casi nada de trabajo. De cara al verano estamos temblando porque no sabemos nada".

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Unos eventos se suspenden, otros se aplazan y los programadores, ante esta inestabilidad, deciden no arriesgarse a la hora de contratar espectáculos, una situación similar a la que viven las personas que trabajan en el teatro.

A pesar de todo, los hombres y mujeres del circo seguirán entrenando, pintando sus caras y usando sus talentos para hacer disfrutar a un público que necesita evadirse. Son unos profesionales que, aunque las cosas vayan mal, siempre piensan que el show debe continuar.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?