Viernes, 14 de Mayo de 2021

Otras localidades

La Princesa de Asturias amadrina el submarino S-81

El sumergible de la Serie S-80, nombrado en honor de Isaac Peral, será amadrinado por la Princesa Leonor

La ceremonia de amadrinamiento, este jueves, del nuevo submarino de la Serie S-80,  desarrollado por Navantia para la Armada es 'un hito para la industria española', según el astillero. Un acto al que acuden los Reyes de España, Felipe VI y doña Letizia, así como sus hijas la Princesa de Asturias, que será la madrina del buque, y su hermana la Infanta Sofía. Cuatro minutos después de las 12:30, llegaban al Arsenal, desde donde eran conducidos a la dársena de Navantia. Les acompaña Manuel Muñiz, secretario de Estado de la España Global.

Allí han sido recibidos por la ministra de Defensa, Margarita Robles, el presidente de la Comunidad Autónoma de Murcia, Fernando López Miras, el presidente de la Asamblea Regional, Alberto Castillo, el delegado del Gobierno, José Vélez, la alcaldesa de Cartagena, Ana Belén Castejón, la presidenta de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales, Belén Gualda y el presidente de Navantia, Ricardo Domínguez.

También han saludado a los embajadores en España de Marruecos, India, Grecia, Australia y Canadá, así como al jefe del Estado Mayor de la Defensa, Teodoro Esteban López Calderón, a la secretaria de Estado de Defensa, Esperanza Casteleiro, al jefe del Estado Mayor de la Armada, Antonio Martorell, al director de Operaciones y Negocios de Navantia, Gonzalo Mateo-Guerrero, y al director del Astillero de Cartagena de Navantia, Agustín Álvarez.

A continuación, se han dirigido a las escaleras de acceso al edificio, para una fotografía ante una placa conmemorativa. Se encontrarán de fondo 20 trabajadores de Navantia que han participado en la construcción del S-81. Seguidamente iniciaban un recorrido por el interior de las oficinas, donde visitarán el Centro de Diseño Virtual, en el que se ha proyectado un audiovisual sobre Navantia Cartagena, y se ha realizado una visita virtual al submarino.

Posteriormente, se han trasladado al muelle del astillero para acceder a una carpa donde ocuparán su lugar sentados en la primera fila de asientos. Allí se proyectaba un vídeo sobre el centenario de la puesta a flote del primer submarino en las instalaciones de Navantia, así como otra proyección del video 'S-81 navegando'.

Posteriormente se producíaa la bendición del submarino S-81 a cargo del capellán, tras lo que la Princesa Leonor, madrina del buque, se dirigía acompañada de su padre, el Rey, Felipe VI, hacia el submarino S-81 donde desde una plataforma cogía unas tijeras con las que cortaban una cinta con la bandera de España, que sujetaba la botella de vino tinto, seleccionado y embotellado por la Armada para esta ocasión, que se rompía contra el caso como es tradicional. El amadrinamiento se producía minutos después de las 13:30.

Tras el toque del Himno nacional de España, el Rey, la Reina y sus hijas se han dirigido al submarino para hacerse una fotografía. A continuación, en el mismo lugar, mantenían un breve encuentro con los asistentes al acto. Los Reyes y sus hijas se hacían también una fotografía de grupo con la dotación de quilla del submarino S-81.

 

Datos del S-81

Diecisiete años después del arranque del proyecto, el primer sumergible de la serie, S-81, pasará en Cartagena las pruebas pertinentes antes de su entrega definitiva a la Armada Española.

Su amadrinamiento en los astilleros que tiene Navantia en el Arsenal de Cartagena, 'será el principio de la última etapa del sumergible', que se prevé entregar en 2023 una vez se acabe de poner a punto y "supondrá un respiro para la Armada", ya que según dijo la ministra de Defensa, Margarita Robles en su visita que recientemente hizo a Cartagena , que "está bajo mínimos", solo está en activo el submarino Tramontana de la Serie S-70 que se mantendrá hasta 2023 que es la fecha prevista para que esté operativo, el S-81.

Tambien está el submarino Galerna, de la Serie S-70 al que se le está realizando una obra de gran envergadura para su modernizacion .

En el caso de los S-80, además del 'Isaac Peral', Navantia realiza otros tres para la Armada, su construcción se tuvo que parar en seco en 2012, ocho años después de la puesta en marcha del proyecto.

Un problema con los pesos lo frenó y se decidió acudir a la US Navy y a General Dynamics, con cuya ayuda se replanteó de forma integral.

En 2016, Defensa aprobó el nuevo diseño del submarino, de mayor eslora, hasta los 80,8 metros, y más autonomía de desplazamiento. El techo de gasto se fijó en 2018 en 3.907 millones de euros.

Salvados los escollos, los S-80 rediseñados, de 7,3 metros de diámetro, llevan dentro 60 kilómetros de cables y se pueden operar con 32 marinos, frente a las 65 personas que necesitaban sus predecedores, los de la clase S-70 construidos en los años 70 del siglo pasado en colaboración con Francia.

Podrán permanecer bajo el agua quince días, una autonomía estratégica que permite su sistema de propulsión independiente de la atmósfera (AIP). Con él, obtienen agua y electricidad a cualquier profundidad gracias a un sistema de pila combustible donde el hidrógeno y el oxígeno se combinan para producirlos.

Ello los convierte en un "arma submarina" más eficaz y los hace atractivos para otros países. Como la India, cuya Marina tiene abierto un programa de compra de seis sumergibles al que aspira Navantia con los S-80, que califica como los submarinos convencionales, no nucleares, más avanzados del mundo.

Navantia calcula en unos 250 millones de euros el impacto anual de este proyecto en el PIB español y asegura que "por cada euro directo de PIB se generan, de forma adicional, 1,4 euros en la economía española".

En tiempo de trabajo, el programa de los S-80 ronda las 20 millones de horas dedicadas a la producción y 6 millones a la ingeniería, unos números que dan una idea de su complejidad.

A partir de este jueves, el S-81 'Isaac Peral' se trasladará desde el taller donde se ha construido en el astillero de Navantia hasta el mar mediante un dique inundable, una maniobra que requiere de varias horas y que se hará en los días siguientes.

Una vez en el agua, comenzarán las pruebas de puerto y, en una segunda fase, las pruebas de mar, con navegación en superficie e inmersión hasta su cota máxima.

Su primera navegación está programada para principios de 2022 y su entrega definitiva un año después, tiempo en el que la Armada tendrá que sostenerse con dos submarinos S-70, un número que solo le permite tener como máximo uno operativo, frente a los ocho que tenía en los años 80.

Se calcula que en 2026 los cuatro encargados a Navantia ,el S-81 Isaac Peral, el S-82 Narciso Monturiol, el S-83 Cosme García y el S-84 Mateo García de los Reyes, estarán operativos, "lo que permitirá a España recuperar el campo perdido en este arma estratégica".

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?