Jueves, 24 de Junio de 2021

Otras localidades

La sentida carta del pequeño Iker que pide "que los perros no muerdan a los niños ni a nadie más"

El joven arandino fue atacado hace unas semanas por un Dóberman y no entiende que estas mascotas no vayan atadas

En esta misiva que se está haciendo viral, también denuncia que los animales no dispongan de más zonas protegidas para poder estar sueltos

Iker junto a su madre Noelia, contando su historia en la SER

Iker junto a su madre Noelia, contando su historia en la SER / Cadena SER

El pequeño Iker Burgueño nunca olvidará lo que le ocurrió hace unas semanas, cuando por la zona del Río Bañuelos de Aranda de Duero, a la altura del Colegio Simón de Colonia, un perro le mordió en la parte trasera del muslo. Concretamente se trataba de un Dóberman, que estaba sin atar, y que atacó al niño.

Iker -que tiene 10 años- decidió en aquel momento avisar a su madre, que es enfermera, y posteriormente hicieron lo propio con la Policía Local de Aranda, que se personó en el lugar para comprobar el chip del animal y su cartilla de vacunación. Desde aquel día, el joven arandino empezó a tomarse un antibiótico que le recetó su médico para evitar males mayores y se ha estado curando la herida durante estas semanas.

Pero el pequeño no se lo pensó dos veces y decidió escribir una carta a alcadía. Una carta que se ha ido haciendo viral en estas últimas semanas y que nos ha leído este miércoles en la SER. En ella, afirma tener miedo a los perros y pide con toda la inocencia que procede su edad "que los perros no muerdan a ningún niño ni a nadie más". Y es que dice también que "se podría pedir a los dueños de los perros que los llevaran atados" pero entiende "que quizá los perros también necesitan más sitios para estar sin atar".

Iker, por último, cierra su misiva explicando que su abuela tiene un perro, Pinto, que le ayuda mucho y le da mucha compañía. Sin embargo, antes de acostarse aquel fatídico día, el joven ribereño tan serio como irónico, recordó a su madre "que Pinto siempre va atado".

Un perro de la raza Dóberman fue quien mordió a Iker / Radio Haro

Madre e hijo cuentan semanas después todo el suceso. "Ya estamos recuperados, seguimos teniendo miedo a los perros, pero se pasará. Él estaba jugando con sus amigos con unos palos; había unos perros sueltos y uno de ellos mordió a Iker. La verdad es que se coordinaron muy bien entre ellos para poder llamarme, y hasta que llegué estuve intranquila. Llamé a una compañera de urgencias para preguntar por el modo de operar con lo que tenía, y a partir de ahí actuamos. Dos semanas antes había tenido otro problema con otro perro, pero no denunciamos porque no pensamos que iba a servir para mucho. Pero cuando pasa otra vez te das cuenta de que tienes que intentarlo", cuenta Noelia Cabestrero, que explica cómo surgió la idea de escribir una carta.

Y el pequeño Iker cuenta que "aún queda marca pero no es mucho". "Me llevé un gran susto. Ahora estoy bien, y me dan miedo los perros que van sueltos, no los que van atados y ese no iba atado. Mis amigos me preguntaron qué tal estaba y llamamos a mi madre. No fuimos al hospital porque no me enganchó bien. A mí me pareció bien escribir una carta porque yo quiero que la gente lleve a los perros atados para que no muerdan a nadie más. Los perros también tienen vida y necesitan vivir, a mí me gustan, pero para acariciarles ahora lo pienso. Los perros tienen que tener más zonas, una persona puede decir que no me va a morder pero eso me dijo la dueña del perro que me mordió.

La intención de concienciar

Para explorar un poco más esta historia, la SER se ha desplazado hasta la comisaría de Policía Local para preguntar por lo sucedido, toda vez que fueron ellos quienes en sus redes compartieron la historia con la idea de concienciar a quienes pasean sin atar a sus mascotas. 

Carlos Roldán, su jefe en funciones, cuenta que "esta es la línea que tratamos de llevar". "Se trata de concienciar y de que tengamos conciencia de que las cosas han de hacerse de una forma concreta y por qué; es una justificación ética. Realmente no detectamos muchos incumplimientos de no llevar atado al perro pero no tenemos los medios para hacerlo cumplir de una forma estricta. Tenemos la problemática de personal, y sí que es cierto que hay algunas quejas, pero parece que vamos avanzando. Hay que tener un control del animal. Nosotros no somos el sancionador, somos un mediador, y tratamos de hacer la vida más llevadera y mejor para los ciudadanos. Eso supone ponerlos de la parte de quien hace las cosas bien. Tenemos que tratar de sociabilizar y humanizar los problemas", asevera.

La historia del pequeño Iker, que nos ha leído su carta y acompañado este miércoles en nuestro tiempo de Hoy por Hoy, puedes escucharla de nuevo en el siguiente enlace.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?