Domingo, 19 de Septiembre de 2021

Otras localidades

La Firma de 'El Garrancho'

"Las manos de Ramón 'El Polvareas' cambiaron súbitamente de las riendas al volante"

El Garrancho

El Garrancho / El Garrancho

"Las manos de Ramón 'El Polvareas' cambiaron súbitamente de las riendas al volante"

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Acaban de escuchar a Ramón Conesa Pérez apodado “El Polvareas”. Su saga proviene de “los Casianos”, nombre que tenían varios de sus antepasados y cuyo significado es: "El que lleva yelmo". No sabe a cuando se remonta su origen, quizás a los tiempos de la reconquista y repoblación del campo de Cartagena. Lo que si sabe Ramón es que el motivo de su apodo está inspirado en un defecto corporal de su abuelo paterno, que arrastraba la pierna al caminar levantando polvo a su paso.

Camión Thames Trader. Llegó en barco al puerto de Barcelona, procedente de Inglaterra, donde fue a recogerlo, ( sin carnet de conducir), Ramón "El Polvareas", en 1957. Los niños son sobrinos de Ramón. de derecha a izquierda: Salvador, Pepito, Maribel y Juan Antonio. Cuesta Blanca. Diputación de Perín. Zona Oeste de Cartagena, 1961. / El Garrancho

Su abuelo, Andrés Conesa García, “El Polvareas”, natural de Tallante era de oficio carretero y construía uno de los medios de transporte más primitivos de la humanidad, trabajando la madera y el hierro en su taller con los medios y herramientas manuales de la época y una sabiduría ancestral casi perdida. También tenía su propio carro con el que trabajaba haciendo portes en las minas de La Unión.

Su padre, Antonio Conesa Bernal, se dedicaba al comercio utilizando el mismo medio y recorría largas distancias, superando numerosas dificultades que imponían las condiciones de la orografía y el estado de los caminos, mucho antes de la llegada del asfalto y otros servicios habituales hoy en día como la asistencia en carretera.

Izquierda a derecha: Salvadora Casanova Bernal y Ramón Conesa Pérez en su noviazgo y Josefina Casanova llamada cariñosamente: " Tormento", tía de Dori, junto a la caja del camión Thames Trader. Cuesta Blanca 1961 / El Garrancho

Ramón, el menor de cuatro hermanos, vino al mundo hace 83 años en la casa de sus padres sita en la población de Cuesta Blanca, perteneciente a la diputación de Perín del Oeste Cartagenero.

Los hermanos "Polvareas" de la saga de Los Casianos. Izquierda Andrés, en el centro Antonio Conesa Bernal, (el carretero) y a la derecha Casiano, quien vino de Francia después de muchos años sin volver a España y a su pueblo: Cuesta Blanca. 1967 / El Garrancho

Al bebe Ramón- “Lo criaron con una cabra”-, ya que su lactancia fue con leche de este animal, porque su madre tuvo la mala fortuna de enfermar de tifus al nacer él.

El niño Ramón pudo ir poco a la escuela, ya que desde muy crio acompañaba a su padre en el carro en el que viajaban a diversas poblaciones de la provincia de Granada para llevar: sal, carbón mineral, hierros y otros productos de los que allí no disponían y traer de vuelta otros materiales necesarios aquí como carbón vegetal, maderas o tea de los pinos para que los pescadores de la zona tiñeran sus redes, aprovechando siempre los viajes para que el carro nunca volviera vacío y traer cualquier cosa que luego pudiera revender.

Su infancia coincidió con la dura vida de la posguerra y recuerda cuando lo llevaban encima de una saca de harina, para hacerse el dormido si los paraba la guardia civil a registrar la carga y tratar de evitar que se la requisaran, ya que el mercado estaba intervenido por el régimen franquista. Eran los tiempos del estraperlo, derivado del hambre y la escasez de alimentos que padecieron miles de personas; aunque este no era el caso de su padre, que sabía buscarse bien la vida con sus negocios y no necesitaba dedicarse a esta actividad clandestina. En una ocasión, de vuelta de Totana, en un control de la guardia civil en El Paletón localizaron entre la paja dos sacos de “cebá”. Eran para La mula Castaña, el caballo Currito y el burro Lucero, que necesitaban alimentarse para poder tirar del carro con el que daba de comer a sus cuatro hijos. Así lo atestiguaron posteriormente vecinos de Cuesta Blanca en el cuartelillo de la población y la cosa quedó en 1000 pesetas de multa, que no era poco en aquella época, pero evitó una condena y la cárcel con la que estaba penado el estraperlo.

Aquella anécdota quedó registrada en una copla compuesta por el “tío Pollo” grabada en su memoria:

“Casiano mucho lo siento, ya supe tu novedad, déjate tú el estraperlo, que tu negocio es la sal”

Cuando tenía 16 años, su padre compró un camión Ford Thames Trader y las manos de Ramón “El Polvareas” cambiaron súbitamente de las riendas al volante. A partir de ese momento tuvo que aprender a conducir por sí mismo tanto el camión como su vida y aventurarse en un mundo más acelerado, en soledad y a más distancia de su hogar. Los carros que podían cargar 1000 Kilos y desplazarse a 5 Kilómetros por hora, empezaban a ser sustituidos por aquellos vehículos a motor y gasolina que cargaban 3 toneladas y circulaban a 50 Km.

Muchas penalidades y odiseas tuvieron que seguir soportando a bordo de aquellas vetustas cabinas, atravesando sin calefacción los duros inviernos de La Mancha camino de Madrid para llevar guisantes o chatarra en viajes de 15 horas de ida y las mismas de vuelta, o trayendo tejas desde Alicante y Yeso desde San Miguel de Salinas, entre otros lugares de aquella España, todavía en desarrollo.

A los 27 años se casó con Salvadora Casanova Bernal, “Dori” de Los Puertos de Arriba, quien al contraer matrimonio tuvo que dejar su oficio de modista y cerrar su escuela de corte y confección, para ayudar a su marido a descargar a mano los materiales de construcción que traía en las cajas de los camiones que todavía no eran basculantes y encargarse de “llevar la casa” y criar a sus dos hijos, convirtiéndose en el principal apoyo de su esposo durante toda la vida.

Ramón "El Polvareas" y Dori en su casa de Cuesta Blanca, que en la actualidad continua siendo negocio y comercio familiar dedicado al transporte por carretera de mercancías en general, contenedores , compra y venta de materiales de construcción y de materiales de ferrería.2021 / El Garrancho

Antonio Conesa, ya mayor, continuó usando un carrico y una mula para hacer pequeños portes de sacos de cemento o yeso por las cercanías de Cuesta Blanca, hasta que con el paso del tiempo el carro quedó en desuso. Ramón continuó ampliando y modernizando su flota de vehículos que presta un servicio de contenedores de escombro y reciclaje, así como de venta de ferretería y materiales, muy necesario en la zona oeste. Un negocio que mantiene la tradición familiar y que hoy por hoy gestiona su hija María Conesa Casanova, quien lleva con orgullo su apodo, que es también su nombre comercial.

Las manos de Ramón y Dori, siempre unidos y apoyándose mutuamente. Las manos de Ramón pasaron de las riendas al volante de un camión, recorriendo miles de Kilómetros en su vida. Las de Dori dejaron la costura al casarse y ayudaron a descargar ladrillos y materiales durante muchos años y a realizar las tareas domésticas. 2021 / El Garrancho

Se despide esta firma con una décima compuesta y cantada para esta ocasión por el trovero Juan Santos Contreras “El Baranda”, acompañado a la guitarra por el maestro Juan Ros:

Desciende de Los Casianos

y reside en Cuesta Blanca

Ramón persona muy franca

y de los hombres más sanos.

Con las riendas en sus manos

recorrió pueblos y aldeas

pasó muchas odiseas

de trabajo y sacrificio

y un carretero de oficio

fue Ramón el Polvareas.

Que aprovechen bien el fin de semana radioescuchas de la SER de Cartagena

El Garrancho

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?