Sábado, 24 de Julio de 2021

Otras localidades

La Firma de 'El Garrancho'

Aquellos desaparecidos cines del Oeste

El Garrancho

El Garrancho / El Garrancho

Aquellos desaparecidos cines del Oeste.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Acaban de escuchar a Cristóbal Lorente Ruiz y a Juan Bernal Mínguez, con 74 y 71 años, recordando la primera vez que fueron al cine. La vida, como las películas, da muchas vueltas y años más tarde, ambos se conocerían en uno de aquellos desaparecidos cines del Oeste Cartagenero.

Fue a principios del siglo XX cuando se inauguró en la calle Honda el primer cine de Cartagena, diseñado por el arquitecto Tomás Rico, autor también del Teatro Circo de Cartagena. A este le seguiría la creación de diferentes salas de proyección en la ciudad, pero no sería hasta principios de los años 50 cuando llegaría a diversas poblaciones de las diputaciones del oeste. Sus promotores fueron en su mayoría particulares con otros oficios, que vieron la oportunidad de hacer negocio, acercando este entretenimiento a los habitantes de las zonas rurales. Algunos cines se ubicaron en los salones con escenario que había en los pueblos, como fue el caso del cine "Gloria" de Canteras o el "Azul" de La Aljorra, en los que se combinaban representaciones teatrales y espectáculos de variedades, con proyecciones en pantallas de "quita y pon", elaboradas artesanalmente con sabanas o lonas cosidas, periódicos y engrudo. Otros se iniciaron como terrazas de verano en patios de viviendas : como la del "Tío Antolín", (Antonio Méndez), propietario de una tienda de ultramarinos en Cuesta Blanca, o como el cine: "Actualidades" creado en 1951 por el practicante Don José San Leandro en los Molinos Marfagones quien lo mantuvo hasta 1957, año en el que se hizo cargo el comerciante Paco González, (de las Lomas del Albujón, propietario de otro cine en Corvera), quien levantó una sala anexa al patio para poder proyectar en invierno. En Cuesta Blanca, Francisco Tari Gutiérrez, (dueño de la tienda Casa Tari), emprendió la construcción de un edificio cubierto para albergar el cine al que bautizaron: "Avenida". En sus interiores no faltaban las cantinas, piezas imprescindibles del negocio familiar.

Folleto de mano del cine Avenida de Cuesta Blanca 1958. Al principio se colocaban pizarras con tizas de colores para anunciar las películas y los pases. En los Molinos Marfagones una en la puerta del cine Actualidades, otra en el centro del pueblo y otra en la barraca. Posteriormente vinieron los carteles y los folletos de mano impresos. / El Garrancho

- El cine era una fiesta. La programación era doble y se ponía música del momento durante el descanso, en el que las cantinas funcionaban a pleno rendimiento.

Aquellos años el cine era una novedad sin competencia de otros entretenimientos y una ventana que mostraba una visión particular del mundo a través del NO-DO, (entidad creada por el gobierno franquista en septiembre de 1942, que producía los Noticiarios y Documentales cinematográficos, de exhibición obligatoria en las salas de cine españolas hasta 1975).

Escalera de subida a la cabina de proyección del cine Actualidades de Molinos Marfagones 1962. Izq arriba: Cristóbal Lorente Ruiz. Dch: Juan Guzmán," Juanín", operador de cámara con su hijo "Paquico". En medio el empresario Andrés Bernal. Abajo izquierda: Simón Lorente y dch: Pepín. Acomodadores y porteros del cine. Los acomodadores indicaban los asientos a la gente. Transportaban los rollos/bobinas etc. Eran comodines para todo. / El Garrancho

-Llegado el fin de semana te vestías especialmente para ir al cine. Había quienes se desplazaban en bici, en carro, en mula o en el bus de Tallante. En coches, muy pocos. La mayoría iban andando por caminos que todavía eran de piedras. Muchos llevaban otro calzado para cambiárselo antes de entrar. Cuando daban películas de famosos conocidos por las emisiones radiofónicas como: Carmen Sevilla, Rafael Farina, Manolo Escobar o "el pequeño ruiseñor". ¡Aquello era una bomba ¡. El cine se llenaba. -

Por entonces las máquinas de proyección se alimentaban con motores de combustión, que daban corriente a un alternador, ya que la luz eléctrica tardaría muchos más años que el cine en llegar al campo cartagenero. Cristóbal, con 10 años entró por primera vez con pantalones cortos dentro de la cabina de proyección del cine Actualidades y allí como le sucede al protagonista de la película Cinema Paradiso , descubrió su amor por el cine y los aparatos eléctricos, iniciando una amistad con el proyeccionista Luciano y su ayudante Juanín, (Juan Guzmán), quienes le enseñaron a operar el proyector OSSA y muchos de los trucos necesarios, como el secreto para realizar los cambios de bobinas y proyectar sin interrupciones con una única máquina.

Cantina del cine Avenida 1956. Izq a dch: Mª Inés Tari Méndez. Mª Méndez Barcelona. "El Antoñales". Subido en la barra: Francisco Damián Tari y el empresario Francisco Tari Gutiérrez. Muchos cines eran gestionados por familias en las que todos participaban con un cometido. Fcº Damián vendía pipas y torraos en cartuchos que preparaba su madre, también transportaba las películas en bici y en vespa. / El Garrancho

-Las películas venían en sacos con 9 o 10 rollos metálicos. Había que montarlos y se convertían en 2 o 3 grandes bobinas. Para ello se raspaban los fotogramas, y se empalmaban echándoles acetona y poniéndole un "papelico" de fumar para señalar el corte y luego devolverlos a la distribuidora igual que los habías recibido. Los rollos venían acompañados de un sobre rosa con una carta indicando las escenas que había eliminado la censura. En la pantalla aparecían unas cruces o puntos que indicaban el corte y el público abucheaba a los operadores. - (La censura cinematográfica franquista permanecería hasta 1977).

En 1961 los caminos de Cristóbal y Juan se cruzaron en el cine Actualidades donde se conocieron. El padre de Juan era el empresario Andrés Bernal, que gestionaba los cines de Canteras y de La Aljorra y realizó un cambió con Paco González por el de Molinos Marfagones. En una sesión "Juanín se comió uno de los rollos de una del Oeste", protagonizada por Kirk Douglas. El titulo era premonitorio: "El último Atardecer". La película se proyectó incompleta y el público montó un gran follón. Tras una acalorada discusión con el jefe, Juanín se despidió y Cristóbal con 14 años ascendió en el escalafón, permaneciendo como operador de proyección hasta que llegó el servicio militar obligatorio.

En 1967 Andrés Bernal falleció. Su hijo Juan que tenía 17 años mantuvo el cine unos meses. Otros continuaron con su gestión durante algún tiempo, pero los cines del oeste ya estaban de capa caída. Los pases se habían reducido a los Domingos por la noche con dificultades para llenar. El éxodo rural, la inserción de la tele en los hogares y de los vehículos de automoción que facilitaban la conexión con la ciudad, provocaron paulatinamente su desaparición.

Actualmente donde estaban el Cine Azul y el Gloria hay viviendas. El cine Avenida, es utilizado como taller de aluminio y es el que mejor conserva su fachada original, manteniendo la cabina de proyección y la cantina interior. El cine Actualidades lo ocupa un supermercado y aunque el interior se ha transformado, su exterior se conserva y forma parte del Inventario de salas cinematográficas del Instituto del Patrimonio Cultural de España.

Fcº Damián Tari Méndez en la taquilla del cine Avenida de Cuesta Blanca. En la actualidad es el que mejor conserva su fachada exterior. 2021 / El Garrancho

Se echa de menos un Verano de Cine, iniciativa que desarrolló en el pasado la concejalía de Cultura del Ayuntamiento a través de la Universidad Popular, acercando el cine al aire libre en barrios y diputaciones del municipio.

Cristóbal Lorente Ruiz y a Juan Bernal Mínguez en la puerta del cine Actualidades de Molinos Marfagones, donde en su niñez forjaron sueños y compartieron aventuras cinematográficas. Actualmente lo ocupa un supermercado y aunque el interior se ha transformado, su exterior se conserva y forma parte del Inventario de salas cinematográficas del Instituto del Patrimonio Cultural de España. 2021. / El Garrancho

Se despide esta firma con un trovo compuesto y recitado en esta ocasión por Isabel María Martínez Martínez "La Pichiricha" de La Aljorra:

Centro de entretenimiento,

De expansión de la cultura,

a pesar de la censura

cultivaba sentimiento.

Otorgó conocimiento

al oeste cartagenero,

engalanó al pueblo entero

que se iba a galantear

y al ver tanto transitar

se alegraba el cantinero.

Cristóbal y Juan vivieron

el despegue y el ocaso;

otro tiempo se abrió paso

y los cines se perdieron.

Dos estivos que volvieron

Nos supieron muy a poco,

Mi petición la coloco:

Que haya cine más veranos,

pá juntarnos como hermanos

al fresco frente a su foco.

Que disfruten de este verano que se aproxima, radioescuchas de la SER de Cartagena

El Garrancho

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?