Sábado, 16 de Octubre de 2021

Otras localidades

Voleibol

Un año afilando el tridente 'cantera-sociedad-patrocinio'

Antonio Rodríguez cumple su primer aniversario como presidente de Unicaja Costa de Almería

El presidente del Unicaja Almería, Antonio Rodríguez, con su camiseta.

El presidente del Unicaja Almería, Antonio Rodríguez, con su camiseta. / Unicaja Almería

Martes, día 8 de septiembre de 2020, sin oposición en las urnas, primero fue el ‘vici’ y después el ‘veni’ y el ‘vidi’, con la intención de situar, en su momento oportuno y no antes, al ‘vici’ en el orden natural escrito por Julio César. Justo un año después, la mirada depositada en un análisis crítico de lo avanzado: Unicaja Costa de Almería está donde justamente Antonio Rodríguez lo quiere… a esta altura de su mandato. Y sí, un club ahorrador ‘en obras’ no se ha detenido, ha sabido utilizar lo anterior y se ha pertrechado muy bien para la segunda fase de construcción de un proyecto ‘a máximos’, tal y como anunció a su llegada al cargo el entonces nuevo presidente. Rodríguez y su junta han acumulado mucho trabajo de cocina, y ya huele muy bien.

 

Está disfrutando el camino emprendido, “es una satisfacción”, confesando que se ha sentido muy bien estos meses atrás, “máxime cuando es el club que siempre ha estado vinculado a la empresa en la que trabajo y he trabajado toda mi vida, Unicaja, por lo que es mayor orgullo poder aportar mi granito de arena”, textualmente. De la mano, cumplen los tres, club, patrocinio y presidente, nada menos que 35 años, de historia por un lado y de andadura conjunta por otro, y por partida doble. Casualidad o guiño del destino, en 1986 nació el club con el apoyo de Cajalmería, una parte del germen del hoy Unicaja Banco, y Antonio Rodríguez ‘fichó’ a su vez por Cajalmería. ‘Coetáneos’, no imaginó entonces que tres décadas y media después lo presidiría.

 

El vínculo de este hombre sencillo con el club más laureado del voleibol español es innegable, como lo es también su influencia sobre la andadura presente y futura del mismo. Al presidente le gusta más escuchar, prestar atención a lo que oye, según el diccionario de la RAE, que hablar, y eso justo es lo que más falta hace cuando se llega a un cargo como el suyo. En ese sentido, reconoce que la adaptación “ha sido fácil” por dos motivos: primero, por lo que dejaron hecho Ramón Sedeño y su equipo de trabajo, “lo que me encontré estaba bien diseñado y era cuestión de adaptarse”, y segundo, por su propio equipo, “me ratifico totalmente y sin fisuras en toda la gente que elegí como integrante de mi primera junta directiva, en los diez”, enfatiza.

 

 

Sobre ellos destaca que “todos aportan mucho y están dispuestos a lo que le pidas”, un grupo que meditó mucho en cuanto a su conformación. Desde aquel momento, a trabajar aplicando sus sistemas de productividad, siempre con los pies en el suelo: “Mi proyecto es a largo plazo, como mínimo con duración del mandato; linealmente, se puede pensar, al ser a cuatro años, que estamos en un 25%, pero no es así; el primer año, menos, sobre todo por las circunstancias que hemos tenido, pero se ha cubierto con creces lo planificado y, ante todo, se han puesto los mimbres para que se siga trabajando”. Ha escuchado a protagonistas de distintos ámbitos y ha sacado filo, recopilada toda la información, a su tridente de cantera, sociedad y patrocinio.

 

Uno de sus primeros pasos ha sido establecer relaciones con los otros clubes de la provincia, “para mí son fundamentales”, asegura antes de añadir la relevancia que tiene “interactuar con ellos, abordar problemas comunes, discernir soluciones que nos satisfagan a todos y optimizar los recursos de todos”. Ahora, más acento en la parte social: “No acudió gente a los partidos por la pandemia y ese es el reto, el que vuelva y pueda disfrutar otra vez del vóley; por eso hemos lanzado la campaña de abonos a precios irrisorios, simbólicos”. Su obsesión es ‘corresponder’ a la sonrisa que se le pinta a todo el mundo cuando recuerda los partidos en el Rafael Florido y aquella mágica época: “Es posible recuperar todo eso en el Moisés Ruiz”.

 

 

Respecto a la cantera, “este año va a crecer en categorías y algo más, se avanzará en la junior que propone la Federación y en femenino hay por ahí algún acuerdo con algún club al que podríamos tutelar e introducirnos por esa vía”. Ese es un pilar que, según ha descubierto tras muchas entrevistas mantenidas con el sector productivo, va muy ligado con el del patrocinio: “Hemos establecido numerosos contactos con empresas de diferente calado, porque nuestro proyecto será grande y participativo, no imponiendo precios por patrocinios, ni mucho menos, sino recibiendo opiniones, y nos ha quedado más claro aun el dinamismo empresarial de la provincia y el firme compromiso con la Responsabilidad Social Corporativa; se interesan por el deporte base, el medioambiente y la vida saludable, cosas que este club les puede ofrecer”.

 

Unicaja Costa de Almería “escucha la demanda de esas empresas” con el soporte de “los valores que representa”. El ‘vi’ de la frase acuñada a César es ‘escuché’ en la aplicación de la directiva verde, y los contactos, “sin prisa, pero sin pausa”, van a dar frutos en los próximos meses. Se han asentado unas bases muy sólidas para pensar en ‘muy grande’: “Nuestro gigante no tendrá pies de barro cuando pise por Europa”. Esa es la intención, regresar al continente y llevar “la mejor representación de Almería en número y en calidad de jugadores para hacer el mejor papel posible”, y eso se tiene intención de afrontarlo con la base de plantilla que se ha creado como primer proyecto deportivo de Antonio Rodríguez: “Los jugadores han venido con una clara vocación de quedarse, y nosotros estaremos encantados si todo funciona bien en un proyecto que es ambicioso, no menos que el año pasado, misma ilusión, pero sin dejar de mirar a Europa y conformando un bloque para la temporada siguiente”.

 

En todo caso, se muestra “muy satisfecho con el resultado deportivo de la pasada temporada, pese a todas las vicisitudes”. Su responsabilidad es armar un equipo lo más competitivo posible, bajo las peticiones de Manolo Berenguel, “el presupuesto también ajustado, pero procurando tener nivel de cantidad y calidad para sostener al club en el nivel que le corresponde”. El común denominador de esta plantilla es que “la forma gente que quiere estar aquí, que reconoce vivir su sueño, en muchos de los casos, tanto nuevos como quieres vuelven porque así lo han deseado”. Pide que se recupere poder disputar la Supercopa el año que viene y sabe que se puede jugar este curso “sin complejo: se pueden ganar títulos”. Textualmente, sentencia: “Tenemos equipo para eso, ganas e ilusión, y el sueño de alcanzar ese reto”.

 

Este año que queda atrás no solo ha confirmado lo esperado del cargo, sino que ha sido “incluso mucho mejor”. Eso sí, reconoce que “sentado en la grada se disfruta más, pero bueno, es otra óptica”, y se queda con las relaciones con los otros clubes y la Federación: “Sin poder viajar apenas, la impresión es muy buena; con Guaguas, las dos o tres veces que he ido a Teruel me han recibido de maravillan y hay buen entendimiento, con Palma, con Ibiza, que hemos hablado para preparar el homenaje que merece a Piero, con Soria, que nos visitó su presidente en playoff… fenomenal, como con los demás, cuyo contacto ha sido por teléfono; todos quieren hacer cosas por el vóley; con la Federación había sus más y sus menos, quizá ciertas reticencias por determinados asuntos, pero se ha avanzado bastante con un trato de respeto y mostrándonos que el peso de Unicaja sigue siendo fuerte en este país”.

 

Realizado el balance, mirada al frente para reconocer el pasado: “Hay un programa de actividades por los 35 años del club a las que se les vamos a ir poniendo fechas, y además la alta dirección del banco tiene también ideas sobre cómo celebrar tantos años de su apoyo decidido y sin fisuras, de enseñar que el banco está volcado con el club y va a seguir estándolo”. De hecho, Antonio Rodríguez guarda para el final lo que se puede tomar como un eterno principio de cada temporada: “Ese vínculo ininterrumpido en el tiempo hay que ponerlo en valor, porque no existe precedente alguno de empresa que patrocine a un club deportivo tanto tiempo seguido, lo cual es de destacar como se merece”. No olvida a Diputación de Almería, Ayuntamiento de Almería y Junta de Andalucía, “las instituciones están con nosotros”, ni tampoco a los medios de comunicación, “proyectan la imagen del club con respeto y cariño”.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?