Miércoles, 08 de Diciembre de 2021

Otras localidades

Sánchez y Aragonès coinciden en una "negociación sin plazos" a pesar de sus "posiciones muy alejadas"

El presidente del Gobierno apuesta por la reconciliación entre ejecutivos: "La agenda para el reencuentro amplía el horizonte y refleja nuestro compromiso: vamos a atender demandas y necesidades comunes"

El líder catalán incide en la postura independentista: "Seguimos planteando dos cuestiones que son los grandes consensos en Cataluña: la amnistía y el referéndum"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder del Ejecutivo catalán, Pere Aragonès, han coincidido en la necesidad de no fijar un tiempo determinado para solucionar el conflicto autonómico, aunque con claras diferencias. "Una negociación sin plazos", han declarado ambos dirigentes en la rueda de prensa previa a la mesa de diálogo. 

Sánchez ha abogado por un proceso de diálogo basado en un proyecto a largo plazo con Cataluña. "La agenda para el reencuentro amplía el horizonte y refleja nuestro compromiso con la Comunidad. Tenemos que atender demandas y necesidades comunes", ha asegurado en presidente, que ha recalcado la importancia de no fijar plazos concretos. "Lo importante no es el tiempo, sino llegar a buen puerto", ha declarado. 

Sin embargo, el presidente catalán ha remarcado que el proceso de diálogo pasa por estudiar los planteamientos del Ejecutivo regional: la amnistía para los políticos independentistas y el referéndum de autodeterminación. "Es importante recalcar que una negociación en la que se discute una de las materias que dirige el conflicto  -la autodeterminación- no es un proceso de negociación sencillo", ha dicho. 

Posiciones muy alejadas

El presidente del Gobierno ha negado cualquier acercamiento a las posturas de la Generalitat en materia de independencia. "Ni el referéndum ni la amnistía son posibles", ha asegurado Sánchez, quien ha recalcado que "la sociedad no puede sufrir otra división". 

Sin embargo, el líder del Ejecutivo se ha mostrado dispuesto a atender las demandas de las instituciones catalanas para poner fin al conflicto autonómico. "El Gobierno ha escuchado a las instituciones y ha ofrecido soluciones. Si queremos un diálogo sincero y verdadero, sigamos. Pero no podemos insertar un problema en la sociedad catalana. Los ciudadanos nos eligen -a los políticos- para solucionar sus problemas", ha declarado. 

El rechazo del Ejecutivo a la vía de la autodeterminación y la amnistía choca frontalmente con los planteamientos de Aragonès. El líder de la Generalitat ha expresado en la reunión previa a la mesa de diálogo que ambas son cuestiones "de consenso" en Cataluña y que no pueden obviarse.

Aunque el presidente catalán ha reconocido el papel de los indultos como un punto de inflexión en el acercamiento entre ejecutivos, considera que no son suficientes para avanzar en las negociaciones. "Los indultos han sido un gran paso que reconocemos, pero creemos que no se ha detenido la recriminación del movimiento independentista", ha asegurado Aragonès, quien ha nombrado a su compañero Roger Torrent, que forma parte de la mesa de diálogo, como ejemplo de esa persecución tras su citación ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

Una mejora del clima entre administraciones

A pesar de las diferencias, ambos líderes han coincidido en la mejoría en las relaciones entre las administraciones nacional y catalana. 

El presidente del Gobierno ha asegurado que se ha rebajado el ambiente de tensión previo: "El clima en Cataluña es mejor que hace un año, y el objetivo es que, de cara al año que viene, esta situación mejore también".

La afirmación de Sánchez ha sido correspondida por Aragonès, quien también ha recalcado lo "impensable" que hubiese sido un proceso de diálogo hace tan solo cuatro años. "Ambas delegaciones mostramos la voluntad de negociar para crear un contexto más favorable para todos. Por ello, querría destacar la importancia de este proceso. Esto era impensable hasta hace muy poco por parte del Gobierno, por lo que hay que ponerlo en valor", ha declarado. 

El inicio de la mesa de diálogo

La primera reunión de la mesa de diálogo ha versado sobre la metodología y las fechas de los próximos encuentros. Los consejeros del ejecutivo catalán Laura Vilagrà y Roger Torrent se han reunido con la vicepresidenta Yolanda Díaz y los ministros Félix Bolaños, Isabel Rodríguez y Miquel Iceta. 

Ambas delegaciones han acordado mantener reuniones periódicas y discretas de cara a los próximos meses. También han coincidido en el valor político de estos encuentros, tal como ha declarado el presidente del Ejecutivo: "El acercamiento se ha hecho desde el respeto, desde la escucha y con voluntad de superar lo vivido en 2017. Sea el tiempo que sea, ha merecido la pena". 

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?