Sábado, 22 de Enero de 2022

Otras localidades

Se me va el baifo

Un volcán mediático

Comentario inicial de David Perdomo, en 'Hoy por Hoy Las Palmas'.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Las Palmas de Gran Canaria

Tuvieron que pasar diez días para poder contarles el momento más esperado. Finalmente con nocturnidad, pero sin alevosía, el volcán de La Palma hacía llegar su lava hasta el mar. A las 23.02 horas, la colada se precipitaba por un acantilado a una altura de 100 metros que ha comenzado a formar un delta de lava que "poco a poco va ganando terreno al mar".

Se hizo de rogar, pero la Naturaleza nos ha dejado ser testigos de un evento único e histórico. Los científicos nos decían que ver cómo la colada llegaba al mar tampoco era gran cosa si se comparaba con la erupción del volcán. Y no sé si es que seremos muy impresionables, pero lo que se vivía anoche era un evento digno para perder unas horas de sueño.

Un momento que contamos al minuto por la radio, gracias a nuestros compañeros desplazados en la Isla Bonita, que se emitía en directo por la televisión y que se podía seguir por internet. Sin lugar a dudas, éste ha sido y está siendo el volcán más mediático de la historia de Canarias. Desde que entró en erupción hasta ahora, la evolución de este gigante, aún sin nombre, parece que se ha adaptado a los medios de comunicación. Es como una estrella de la tele, ni un día nos ha dejado sin una historia que contar, o sin un dato nuevo que nos deje pegados a la pantalla. Y esto es preocupante al menos para los damnificados por La Palma.

El salto de la lava al mar era el penúltimo paso que se esperaba del volcán, hasta que se apague del todo. Preguntábamos a diario por ese momento que ya ha llegado. Y lo más probable es que mientras el brillo de la lava se apague en el Atlántico también se apaguen los focos mediáticos que apuntan al volcán. Somos así como espectadores, nos aburrimos muy fácilmente, queremos nuevos estímulos al momento, nos hemos acostumbrados a tener noticias de usar y tirar. Y sin focos dejaremos de saber lo que están sufriendo los palmeros. Por supuesto, no me refiero a los periodistas locales ni a las delegaciones territoriales de los grandes medios de comunicación, sino a la presión mediática a nivel nacional. Sin esa atención, y como ya ha pasado con otros desastres naturales, las administraciones públicas tendrán menos peso encima que les presione a dar ayudas de forma urgente a los damnificados. Su dolor, poco a poco, pasará al olvido.

Es cosa de todos, de los periodistas isleños y de todo de los canarios, que esto no pase. Que no olvidemos a los miles de afectados. Que por mucho que nos acostumbremos a convivir con la belleza y el peligro del volcán no nos hagamos inmune al sufrimiento de aquellos que han perdido todo.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?