Sábado, 27 de Noviembre de 2021

Otras localidades

Se me va el baifo

Un monstruo que asusta pero que no gana siempre

Comentario inicial de David Perdomo, en 'Hoy por Hoy Las Palmas'

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Las Palmas de Gran Canaria

Hay momentos en los que la vida te da un bofetón sin manos. Con sorpresas, desagradables, que como en el caso de Tamara comenzaron con una llamada. Ella la recibió hace justo cuatro años y dos días. El 17 de octubre de 2017 sonó su teléfono. Al otro lado estaba una trabajadora del Servicio Canario de Salud que le pedía que volviera al médico. Le habían detectado un cáncer de mama. Unos meses antes se había notado algo extraño en uno de sus pechos y, por varias circunstancias, nadie, ni ella misma, le dio importancia al principio. Un bulto que parecía que no era nada, pero que en realidad era un monstruo que comenzaba a crecer y amenazaba a esta mujer que acababa de cumplir 40 años.

Como se imaginarán el mundo de Tamara dejó de girar y se le vino encima. Hacía ocho meses que había abierto su propio negocio, que lo compaginaba con el cuidado de sus dos hijas de 7 y 4 años, en un hogar que compartía felizmente con su marido. Y ahora, todo eso, y mucho más, pendía de un hilo. Como dice Tamara, "cuando un médico pronuncia la palabra cáncer es como un taponazo". Es un vuelco a la vida, que "te encoge el estómago, hace que tu corazón lata más fuerte y que comiences a darle valor a lo que de verdad importa". Cuánto tiempo malgastamos en cosas que no queremos hacer, con gente que no queremos en realidad. Y desgraciadamente sólo nos damos cuenta de eso cuando nuestro mundo amenaza con parar.

Pero tras el golpe inicial, y tras darse cuenta de todo lo que le quedaba por vivir, Tamara decidió seguir adelante y ponerse en manos de la Sanidad. Ocho sesiones de quimioterapia, 15 de radio y una operación consiguieron que el mundo de Tamara volviera a girar. Ese monstruo, que amenaza con devorar su pecho y toda su vida, desapareció. Eso sí, para que no vuelva tuvo que vacunarse y sigue un tratamiento hormonal que la ha obligado a hacerse aún más fuerte que antes. Aunque Tamara no le gusta decir que ha sobrevivido al cáncer de mama, sino que ha aprendido a sobrellevarlo.

Su historia, seguramente, se parecerá a la de muchas mujeres y a la de algunos pocos hombres. Carmen, Delia, María, Marta, Yaiza... Mujeres que no son guerreras, que están aterradas con lo que les ha tocado vivir, y que lo que necesitan es apoyo. La lista de pacientes, desgraciadamente, es infinita. Cada vez se sumarán más a ella, cada año se diagnostican más de 2 millones de nuevos casos de cáncer de mama en el mundo y, por eso, es fundamental la detección precoz, la concienciación y seguir apoyando y mejorando la Sanidad Pública. Es la única forma de que los casos de superviviencia, que rondan el 90%, lleguen al 100%. Sólo así todas las mujeres, que reciben esa llamada podrán decir que han superado el cáncer de mama. Un monstruo que sigue asustando, pero al que cada vez se lo ponemos más difícil.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?