Miércoles, 08 de Diciembre de 2021

Otras localidades

CD Bidasoa

Europa no perdona

El Bidasoa-Irún pierde en Eslovaquia contra el Tatran Presov (27-25) en su estreno en la fase de grupos de la EHF European League, por culpa de una mala entrada a la segunda parte y dejar escapar hasta cuatro opciones de poder empatar después

Los jugadores del Bidasoa saludan a los del Tatran después de perder en Presov

Los jugadores del Bidasoa saludan a los del Tatran después de perder en Presov / R.R

El Bidasoa-Irun se vuelve de vacío de Eslovaquia en su estreno en la fase de grupos de la EHF European League, después de perder en el Tatran Arena contra el Tatrán Presov (27-25) en un partido igualado en líneas generales, pero lleno de altibajos en los bidasotarras. El arranque de la segunda parte penalizó de forma decisiva al Bidasoa, porque recibió un parcial de 6-0 en contra al que siempre es muy complicado darle respuesta. Y es que Europa nunca perdona. 

No perdona porque después de hacer lo más complicado, que era al menos reaccionar para volver a meterse en partido, no puedes fallar hasta cuatro ataques muy claros para haber conseguir empatar de nuevo la contienda. Porque encima fue por errores propios, balones que se escapan, fallos desde la línea de seis metros en contragolpes en los que llegaban solos los jugadores bidasotarras. Pues eso, Europa no perdona. 

Antes, hasta el descanso, habíamos asistido a un duelo equilibrado y muy igualado, un intercambio de golpes y de goles con diferencias muy cortas en el marcador. Bidasoa era capaz de coger la alternativa en el juego, pero el Presov enseguida respondía. Y al filo del descanso, los irundarras tuvieron balón para acabar con dos goles de ventaja, pero no lo aprovecharon y dieron la opción al equipo eslovaco de cerrar el primer acto con empate (12-12) en el Tatran Arena. Europa no olvida esas oportunidades perdidas y te penaliza como te relajes un poco. 

Lo terminaron de confirmar los jugadores de Jacobo Cuetara en la horrorosa puesta de largo de la segunda parte. Con Bidasoa totalmente atascado en ataque, el Presov era feliz porque le dejaban correr y salir a la contra penalizando cada fallo de los jugadores amarillos. La sangría era tremenda. Parcial de 6-0 en apenas 5 minutos. Del 12-12 al descanso al 16-12. Amenazaba el equipo eslovaco con romper el partido, pero Bidasoa tiene alma de guerrero y no se rinde nunca. Así empezó su camino hacía esas remontadas imposibles que ya ha logrado muchas veces en Europa. Y esta vez no iba a ser diferente.

Gol a gol, defensa a defensa, ataque a ataque fue quitando la tierra que tenía de por medio hasta ponerse a sólo un gol de desventaja. Y ahí empezó el carrusel de fallos en ataque. Hasta cuatro opciones dejó escapar para empatar el partido y que el guion del final fuera diferente, elevar la presión a un equipo eslovaco que venía de arriba a abajo. No lo pudo conseguir. La diferencia fluctuó hasta el final ente los dos goles y el gol de diferencia. Europa no perdona, pero a los valientes les da oportunidades hasta el final. Y Bidasoa nunca se rindió, siempre creyó. Pero el Tatran Presov ya no le dio opciones. Y aunque buscó la heroica, se quedó sin remontada y empate. Al final derrota, 27-25. Europa no perdona. Pero Bidasoa tendrá oportunidades de demostrárselo a otros si juega con el espíritu de Presov. 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?