Miércoles, 01 de Diciembre de 2021

Otras localidades

LEVANTE UD - OPINIÓN

Campaña reitera su insensatez

Hace tres años que Campaña tendría que haber salido del Levante porque el principal interesado en marcharse era él, cuando consideró que este club se le quedaba pequeño y no estaba a la altura de su talento

José Campaña ante el Rayo Vallecano

José Campaña ante el Rayo Vallecano / Gettyimages

Bastantes problemas tiene el Levante como para que, después de diez jornadas sin ganar y tras encajar una goleada en Sevilla, la noticia sea el rifirrafe que tuvo la pareja de José Gómez Campaña en redes sociales con algunos aficionados granotas, a propósito de unas fotografías que ella misma publicó con su hija en el Sánchez Pizjuán, equipada con la indumentaria sevillista y en brazos del presidente hispalense Pepe Castro.

Se ha convertido en una tradición que cada año que el Levante visita el estadio de Nervión la polémica rodee a Campaña por unas declaraciones o porque le han 'cazado' unas instantáneas con Monchi.

De la casualidad fortuita a la causalidad reiterada solo hay un trecho que el mejor jugador del Levante ya decidió traspasar hace varios años, en el intento de dejarse querer por el club en el que querría estar pero que nunca apostó por su fichaje.

Yo no soy nadie para decirle a Campaña, ni a su familia como tienen que expresar su sevillismo, como seguramente nadie le puede censurar a Vicente Iborra que transmita su enorme levantinismo con absoluta libertad y con independencia de los muchos clubes en los que ha militado.

La diferencia entre el que fuera capitán del mejor Sevilla de la historia, aunque natural de Moncada y José Campaña está en las formas. Un profesional tiene que saber escoger el momento oportuno para no herir la sensibilidad de aquellos aficionados a los que representas mientras vistas esa camiseta, aunque para eso tienes que poseer empatía e inteligencia emocional, dos cualidades de las que carece Campaña y que no son fundamentales para ganarse la vida siendo un mago con el balón en los pies.

Esos matices son los que convierten a un futbolista en mito o en leyenda tras su paso por un mismo club y en el que probablemente lleguen a jugar el mismo número de partidos cuando termine la presente temporada.

Hace tres años que Campaña tendría que haber salido del Levante, porque el principal interesado en marcharse era él. Tras salvar la categoría en Girona el organizador granota consideraba que este club se le había quedado pequeño y no estaba a la altura de su talento.

Sin embargo, el presidente Quico Catalán estaba convencido que si lograba renovar a Campaña, terminaría juando con la Selección absoluta de España y el Levante haría el negocio del siglo con unos parámetros económicos similares a los que se obtuvieron por la venta de Jefferson Lerma.

Y eso es lo que pasó. Logró retenerlo a cambio de un ‘contratazo’, rompiendo en aquel instante la estabilidad y el equilibrio salarial de la plantilla mientras Morales y Roger seguían metiendo los goles que dejaban al equipo cada año en Primera. En octubre de 2020 Luis Enrique lo llamó y debutó con ‘La Roja’, pero una grave lesión muscular truncó todos los planes del club.

Ahora, ya no es posible reconducir esta situación y menos después de que Campaña le reprochara al presidente, en el vestuario y en presencia de muchos jugadores, que su úlitma lesión ante el Rayo Vallecano fue como consecuencia del mal estado del césped por los conciertos de música que se celebraron en el estadio durante los meses de junio y julio.

La repuesta de alguno de los allí presentes fue decirle a Campaña que probablemente el presidente tenía que organizar conciertos para poder satisfacer los 3,2 millones de euros de salario que percibe anualmente. 

Esa elevada cuantía es una de las razones por las que durante todo este verano no ha habido ni un solo club que tuviera interés en su fichaje. Solo los grandes de LaLiga le pueden pagar ese 'pastizal' y en ningún caso era una primera opción.

Campaña se tiene que ir del Levante lo antes posible y la única forma que tiene para hacerlo es ayudando a Javi Pereira y a sus compañeros sobre el terreno de juego y volviendo a demostrar que es un jugador que marca la diferencia.

Si José sigue pelado con el mundo, con los servicios médicos y con el entorno granota se quedará otro añito enjaulado en su cárcel de oro, pero sin el favor de la grada que ya no le aguanta más torpezas y al final todos saldrán perdiendo.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?