Viernes, 03 de Diciembre de 2021

Otras localidades

Opinión

Ponerle puertas al campo

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

En el viaje de la Familia Real a Santa María del Puerto para la entrega del Pueblo Ejemplar se hizo de nuevo una reivindicación de los valores de la vida rural y se abogó, una vez más, por medidas efectivas para mantener los pueblos. En el corazón de Somiedo, el Rey llegó a comparar el paisaje con "tocar el cielo" y emocionado también con el paisanaje llegó a afirmar que "merece la pena seguir trabajando para que se revitalicen los pueblos". Es una reivindicación vieja por desgracia y a la que se suman continuamente políticos de todos los ámbitos y agentes sociales. Y ya suena a muletilla del discurso. Cuántas veces hemos oído eso de vertebrar Asturias, de luchar contra el despoblamiento. Y todos de acuerdo. Desde los vaqueiros que escuchaban al Rey, hasta el último de los asturianos. Pero del dicho al hecho, como dice el refrán, hay mucho trecho. Y lo cierto es que la Asturias rural y marinera languidecen como antes sucedió con la Asturias minera. Los muelles se quedan sin barcos, la vida en la mar resulta casi imposible. Vemos las viejas rulas, las rederas, las cajas de pescado, y hasta las gaviotas, como figuras que evocan una Asturias que no volverá, por la que nadie hace nada. Y la región se estrangula por las alas y parece abocada a un núcleo central, superpoblado e industrial, y dos extremos plagados de negocios turísticos. El mejor ejemplo para denunciarlo es la idea de la ministra Teresa Ribera de vallar con puertas mecanizadas al ganado para hacer zonas de paso al lobo y proteger a una especie que desde Madrid se ve hasta con ternura, pero que en la braña y en el monte es un peligro, un depredador. 12.000 euros por hectárea cada ganadero para cumplir el caprichoso plan de la ministra de las ocurrencias que apuntilla al campo y a la industria. Y la broma final es prohibir las ganaderías a menos de 500 metros de los pueblos, lo que abocará al cierre del 90%. Señores ministros, está muy bien que vengan a visitarnos en sus coches oficiales, que se enamoren de nuestros valles y montañas y que nuestra gastronomía les cautive. Pero esto no es un decorado de Hollywood, ni es el barrio de Salamanca ni Galapagar. Esto ye Asturias y queremos seguir siendo Asturias, no un parque temático. Dejen de regalarnos elogios y hagan hagan algo para proteger nuestra forma de vida. Dejen de ponerle puertas al campo.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?