Sábado, 27 de Noviembre de 2021

Otras localidades

Delitos ecológicos

Investigan a un hombre por un vertido incontrolado que mató 18 aves en Burgos

El material que transportaba fue desgastando el revestimiento de la cisterna y se fue derramando por la AP-1 y en un área de servicio de Briviesca

El vertido incontrolado afectó al terreno y provocó la muerte de 18 aves en Burgos, lo que podría suponer un delito contra el medio ambiente por imprudencia grave

El vertido incontrolado afectó al terreno y provocó la muerte de 18 aves en Burgos, lo que podría suponer un delito contra el medio ambiente por imprudencia grave / Ministerio del Interior/Guardia Civil

La Guardia Civil ha investigado como presunto autor de un vertido incontrolado que afectó al terreno y provocó la muerte de 18 aves en Burgos, lo que podría suponer un delito contra el medio ambiente por imprudencia grave. Según ha informado hoy la Guardia Civil, el investigado transportaba cloruro férrico que provocó la corrosión del revestimiento de los depósitos de una cisterna y su posterior derrame que además de afectar al terreno provocó la muerte de 18 aves.

Los hechos ocurrieron en agosto de 2018, cuando una empresa del sector químico ubicada en País Vasco volcó 16.700 litros de cloruro férrico en un semirremolque tipo cisterna para su transporte por carretera. Una vez en ruta, el material, altamente corrosivo, fue desgastando el revestimiento interior de los depósitos, que no estaban habilitados para contener ese producto, lo que provocó su derrame en la autovía AP-1 y posteriormente en un área de servicio de La Bureba, donde el vehículo se detuvo. El conductor, ajeno al vertido que se estaba produciendo, fue avisado por otro chófer. 

A pesar de los trabajos de los servicios de emergencia que se desplazaron al lugar, fue imposible contener la carga, que se derramó en su totalidad sobre la superficie, extendiéndose libremente a continuación a través del alcantarillado y alcanzando una amplia franja de terreno hasta llegar a las aguas de un arroyo tributario del Río Oca.

Los informes, análisis e inspecciones practicadas han concluido que si bien el vertido de este producto químico no puso en riesgo la vida de las personas, realmente sí hubo afección del terreno y las aguas. Aunque no afectó a la fauna acuática de la comarca, aparecieron 18 aves muertas en las proximidades, entre ellas tres lavanderas (Motacilla flava) que están incluidas en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial, según la necropsia practicada.

La investigación ha aclarado que el conductor carecía de la titulación y habilitación necesaria para realizar personalmente el proceso de trasvase de la carga, como así lo hizo, y desconocía que los depósitos de la cisterna no admitían el cloruro férrico, al no estar acondicionados para almacenaje y transporte de sustancias corrosivas, por lo que recaería toda la responsabilidad en la empresa cargadora, conforme a la normativa que lo regula.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?