Viernes, 03 de Diciembre de 2021

Otras localidades

Real Sociedad

Isak y Ryan permiten seguir en la nube

Suma y sigue de la Real Sociedad, que vuelve a ganar en Balaídos (0-2, Isak y Aritz Elustondo) y repite liderato en solitario por tercera jornada seguida. Ryan, sorpresa en el once, salvó a los donostiarras con hasta seis paradas espectaculares

Los jugadores  de la Real celebran el 0-1 marcado por Isak

Los jugadores de la Real celebran el 0-1 marcado por Isak / Octavio Passos (Getty Images)

La Real Sociedad sigue seguir soñando. Continúa en una nube de la nadie puede bajarle, y de la que tampoco ella quiere bajarse, porque los méritos que está haciendo es para soñar despierto, y disfrutar sin pensar en qué puede pasar mañana. Todo le sale bien al equipo donostiarra, que está en esa ola en la que cualquier cosita que toca su entrenador, Imanol Alguacil, es positiva. Como en Balaídos con la portería. Cambia Ryan por Remiro, y el portero australiano se erige en la figura del encuentro, en el auténtico salvador, con seis paradas espectaculares de un mérito tremendo. Paradas que dan puntos, paradas que sirvan para mantener el liderato de Primera por tercera jornada seguida.

Está tocada por la varita esta Real. Gana hasta cuando no tiene su día. Como pasó en Balaidos, donde siendo honestos el Celta debió quedarse con los tres puntos, porque hizo un mejor partido y tuvo más ocasiones. Pero el fútbol son goles, y en eso a día de hoy a la Real no le hace sombra nadie. Está teniendo una efectividad bárbara el equipo donostiarra, y luego en defensa hay que reconocer que el paso dado adelante es evidente y muy sorprendente. A esta Real cuesta horrores hacerle gol. Hasta ahora estábamos acostumbrados a que le elogiará por su futbol de toque y ataque, pero ahora empezamos a ver como algo habitual que se destaque el aspectos defensivo. El dato es elocuente, la Real ha dejado su portería a cero en ocho de los once partidos ligueras que ha disputado hasta la fecha.  

Isak y Aritz Elustondo firmaron en Vigo la enésima jornada en la que Real debe recibir todo tipo de piropos, aunque no terminen de gustar dentro del cuerpo técnico, que es más de pasar desapercibido. Así deberíamos ir, de tapados, sin hacer mucho ruido, sin que parezca que estamos invitados a una fiesta a la que no hemos sido invitados. Es una forma de quitar presión a los jugadores, de evitar que se vayan muy arriba, y de preparar con mucho mimo el derbi del domingo. Porque si ahora se comete el error de pensar que ya está todo hecho, o que por ser el líder vas a tener más facilidades, el golpetazo contra el Atlético puede ser morrocotudo. En la euforia desatada es cuando más tranquilidad hay que tener.  

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?