Opinión

¿Conmigo que no cuente?

Ayuso rechaza una pinza de Moncloa y Sol contra Pablo Casado pero durante meses ambos se han retroalimentado con reproches y respuestas que han reforzado su figura mientras se debilitaba la del líder nacional del PP

Ayuso rechaza una pinza de Moncloa y Sol contra Pablo Casado pero durante meses, ambos se han retroalimentado con reproches y respuestas que han reforzado su figura mientras se debilitaba la del líder nacional del PP

La guerra interna del PP de Madrid arruinó la semana pasada la estrategia de Génova para tumbar al gobierno central durante el debate de presupuestos en el Congreso de los Diputados. Casado huía como buenamente podía de las preguntas sobre el congreso madrileño y aunque insistía en hablar sobre otras cuestiones, la prensa le volvía a preguntar una y otra vez sobre el conflicto.

La crisis sanitaria del coronavirus marcó un punto de inflexión en la carrera política de Isabel Díaz Ayuso. Su crecimiento ha ido en paralelo a la respuesta directa que ha recibido de Moncloa. Dicho de otro modo, durante todos estos meses ha sido Sánchez el que ha alimentado a Ayuso, cuestionando directamente a Madrid por su gestión o respondiendo a sus provocaciones. Moncloa ha situado a Ayuso en otra escala. ¿Alguien se imagina una cumbre de las banderas con Feijóo?

Dentro del partido socialista de Madrid hay quien encuentra una relación directa entre esa estrategia de alentar a Ayuso y la derrota socialista del 4M. Admiten algunas de esas voces que darle gas a la presidenta de la Comunidad, perjudicó los intereses electorales del PSOE en esas elecciones.

Ayuso sale hoy al paso a través de las redes sociales de esa supuesta pinza por la que Moncloa estaría utilizando a Ayuso para debilitar a Casado. "Conmigo que no cuente" escribe Ayuso indignada aunque es conocedora de que su proyección nacional nunca hubiese sido posible si el gobierno hubiese preferido no responder a cada una de sus provocaciones.

Ayuso defendió el martes en El Hormiguero que tiene "criterio propio" aunque forme parte de una organización política que es "su casa". Traducido, Ayuso no quiere que Génova le toque las narices más de lo debido. Algunos se quedaron en las frivolidades del test de Shazam pero Ayuso envió varios balazos a Casado y Egea: quiero hacer mis listas (ella y su entorno del que desconfían en la dirección nacional) y no quiero colocaciones a dedo como la de Toni Cantó.

La presidenta de la Comunidad de Madrid le debe a Casado la gran oportunidad cuando nadie daba un duro ni por ella ni por el PP. Ayuso confesaba en off días antes de las elecciones que los comicios estaban perdidos. Y los perdió aunque se hizo con el poder, que es lo que importa.

A Miguel Ángel Rodríguez Ayuso le debe mucho más que a Casado. Haberle situado con éxito en la esfera nacional (la internacional se le ha resistido), abrir una confrontación directa con Sánchez y trasladar la imagen de una Ayuso sin complejos a la que aplauden los sectores mediáticos más radicales que dudan de la capacidad de Casado.

Sánchez y Ayuso han sacado tajada de la pinza, acordada o no en una hipotética cena entre asesores. Ayuso brilla en los audímetros, marca el paso del debate nacional y de paso esconde tras la cortina su dudosa gestión autonómica.

¿Conmigo que no cuente? Quizá sea ya demasiado tarde.

Javier Casal

Javier Casal

Presento el informativo Hora 14 en la SER. Durante 11 años estuve al frente de la actualidad de Madrid...

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00