Sábado, 04 de Diciembre de 2021

Otras localidades

Conciencia y cerebro

La firma de Tomás Segura, neurólogo en el Hospital de Albacete y Profesor Titular de Neurología de la UCLM

Conciencia y cerebro

Cadena SER

La pasada semana un conocido programa de la radio vespertina me preguntaba por el caso de un señor que afirmaba haber permanecido 35 años en coma y despertar del mismo sin secuelas físicas e incluso -y esto ya sí que era llamativo- habiendo sido capaz de engendrar varios hijos durante ese periodo...

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Como no conocía la noticia, me limité a dar información objetiva, de neurólogo, sobre la conciencia y sus alteraciones. Es este en realidad un tema fascinante que mezcla anatomía, fisiología y también, en algunos casos y para algunos autores, filosofía y espiritualidad, por lo que disertar sobre el mismo es siempre un motivo de satisfacción para cualquier neurólogo.

Como aquí el tiempo es limitado, dejaré caer tan solo algunos detalles que como los buenos aperitivos permita a los oyentes despertar su interés por tan apetitosa comida... El cerebro funciona como una compleja caja de circuitos, y gracias a los anatomistas y a muchos clínicos de finales del s. XIX y principios del s. XX sabemos que cada circuito se sitúa en una zona diferente de nuestro encéfalo. Sin embargo, la conciencia, es decir la capacidad para estar alerta sobre uno mismo y sobre el entorno, no depende del funcionamiento más o menos correcto de una parcela concreta de nuestro cerebro, sino que para ser plena exige el funcionamiento igualmente pleno de todo el sistema nervioso. Por eso, cuando nos avisan porque un paciente se encuentra obnubilado, estuporoso o en coma, es decir, sufriendo una alteración importante del nivel de conciencia, siempre hay que valorar la posibilidad de una intoxicación, un trastorno metabólico general, un traumatismo encefálico muy importante o una lesión vascular situada en la zona central del cerebro, su tronco o tallo. Esta clase la imparto yo de hecho en la Facultad de Medicina de Albacete, pero me interesa hoy más hablarles de la dualidad entre mente y cerebro. Sin duda que todo aquello que somos, nuestras virtudes y defectos, nuestros sueños o aspiraciones más íntimas, nuestra conducta y nuestras creencias, dependen de ese untuoso órgano protegido por el hueso craneal, el cerebro, pero... dependen solo de él? Francis Crick, sí el de Watson y Crick, los descubridores del ADN, creía que así era y esto lo convirtió en una de las figuras señeras defensoras del monismo. Descartes, mucho más atrás en el tiempo, era por el contrario dualista, es decir, creía que una cosa era la mente y otra diferente el cerebro. La inmensa mayoría de los científicos actuales son monistas, es decir, mantienen que todo lo que somos depende tan sólo de esa extraña combinación de chispas y sopas, es decir, de electricidad y química, que hace funcionar nuestro cerebro. Pero sin ánimo de quitar importancia al órgano que ha ocupado los últimos 30 años de mi vida laboral, terminaré este podcast mencionando las palabras de Wilder Penfield, neurólogo y neurocirujano, una de los las personas que con más profundidad describió el funcionamiento del encéfalo, quien mantenía que "el hombre tiene a su disposición un gran ordenador, de posibilidades casi infinitas, el cerebro, y sin embargo el hombre es algo más que un gran ordenador". Y usted, querido oyente, es monista o dualista? Buen fin de semana

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?