Lunes, 29 de Noviembre de 2021

Otras localidades

Opinión

Por una Derogación Necesaria

Raúl Ramírez

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

En el debate político actual, está en boca de todos la tan nombrada Reforma Laboral. Más allá de los intereses por quién escribe el relato en torno a la misma y de quién es el mérito de su culminación como compromiso al que llegaron los miembros del actual gobierno de coalición, es preciso desde mi punto de vista señalar y apuntalar las razones por las que se hace necesaria dicha reforma.

La Reforma del año 2.012, supuso un cambio sustancial en el marco de las relaciones laborales en nuestro país. Dicha reforma se aprobó sin consenso, o con un consenso limitado sólo la parte patronal que veía como un gobierno afín de derechas ponía en práctica buena parte de sus reivindicaciones, mayor flexibilidad en las relaciones laborales, una pérdida de peso en la relación laboral de los trabajadores y básicamente un despido, casi libre, circunstancias entre otras de menor o mayor calado.Casi una década después, y con otra crisis económica de por medio, esta vez derivada de una pandemia, datos objetivos nos dicen que ésta ha sido un fracaso y se ha demostrado incapaz no sólo de crear empleo real y de calidad, sino de atajar las grandes lacras de nuestro mercado laboral, a saber, paro juvenil, precariedad y temporalidad, entre otras anomalías que pasan por una maraña en la tipología de contratos que han hecho del fraude y el pirateo prácticas más que corrientes, siendo los grandes perjudicados los “currantes” los cuales han visto como el mileurista de antaño se convertía en un privilegiado, pasando a tener este país una legión de trabajadores pobres.

Y no, no es una invención lo que cuento porque rara es la familia que no tiene algún miembro familiar en estas circunstancias o simplemente ver los datos de la inspección de Trabajo en lo que va de año, más de 300.000 contratos temporales convertidos en indefinidos porque lo eran, ó los más de 50.000 empleos en negro que se han dado de alta, ó las más de 1.200 infracciones por controles horarios infringidos, etc,etc. Es decir una situación de precariedad y de indefensión del trabajador intolerable que la Reforma del 2012 propició y con la que hay que acabar.

Pues bien si para ello hay que montar un buen aquelarre o una buena fiesta pijama, bienvenido sean todos los que se reúnen para mejorar y establecer un nuevo marco de relaciones laborales más justo y funcional, y que desmonte lo que a todas luces no ha funcionado. Dicho todo esto desde la exigencia Europea que desde Bruselas nos apremia a ello, así que el que se quiera montar al carro de los consensos que se monte, y si no que al menos no estorbe.

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?