Hoy por HoyHoy por Hoy

Actualidad

Mordaza contra la reforma de la ley mordaza

La firma de Nicolás García Rivas, catedrático de Derecho Penal

Cadena SER

Albacete

Se suceden últimamente manifestaciones convocadas por algunos sindicatos policiales contra la reforma de la Ley de seguridad ciudadana aprobada en 2015 con los exclusivos votos del Partido Popular y que suscitó el rechazo no sólo de casi la mitad del Parlamento sino de amplios sectores de la sociedad española, que vio en esa ley una amenaza para la libre expresión de las ideas, porque otorgaba "manga ancha" a la policía para sofocar la disconformidad social contra la política económica de aquel Gobierno, generadora de graves injusticias.

En resumen, se criticaba entonces la elevación de las multas por acudir a manifestaciones pacíficas que no son disueltas a tiempo y dos medidas que iban encaminadas a ampliar también la capacidad de maniobra policial sin sujeción a las estrictas pautas regladas que reclama cualquier organización policial democrática: por una parte, la prohibición de grabar imágenes de su actuación, por violenta que fuera, bajo sanción de hasta 30.000€ y por otra, el blindaje de los atestados policiales, convertidos en verdad oficial de los hechos ocurridos, incluso si son negados por los denunciados. Estas vergonzosas medidas son las que ahora quiere derogar el Parlamento, a impulso de una iniciativa del Partido Nacionalista Vasco, apoyada por el Partido Socialista y Unidas Podemos.

Resulta inaceptable que un Partido como el Popular, cuyo exMinistro del Interior, Fernández Díaz, junto a la cúpula del Ministerio, estén siendo perseguidos judicialmente por haber utilizado la policía para actividades ilícitas, como el espionaje a Bárcenas desde que denunció la Caja B de financiación ilegal, esté presidido por un personaje que no tiene otra ocurrencia más vergonzosa que proclamar que la reforma de la ley se realiza para que el PSOE y Unidas Podemos puedan incendiar la calle impunemente cuando pierdan el Gobierno.

Pero es evidente que la situación no suscita sólo vergüenza sino gran preocupación, porque al caballo galopante contra el Gobierno democrático se ha aupado también el ultraderechista partido Vox, lo que convierte la asociación de la derecha reaccionaria con los sindicatos policiales en un pulso a ese Gobierno, con el fin de atemorizarle utilizando para ello falacias tan impresentables como la que afirma que la reforma de la ley mordaza les va a dejar desprotegidos.... ¿frente a quién? ¿son los manifestantes pacíficos una amenaza para la policía? ¿lo son ellos o quienes pretenden agarrotar su fuerza sindical bajo la coartada de una supuesta indefensión? ¿no lo serán mucho más quienes los utilizan de manera espuria para espiar y chantajear al contrincante político, como hizo el Ministerio del Interior del santurrón Fernández Díaz? Debemos estar avisados contra estas maniobras que, en el fondo, pretenden oscurecer nuestra democracia y sumirnos en el miedo a la libertad.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad