Miércoles, 19 de Enero de 2022

Otras localidades

La gran dimisión

La firma de Manuel Ortiz Heras, Catedrático de Historia Contemporánea

/ Cadena SER

La historia nos recuerda que, en 1886, cuando unos 200.000 trabajadores fueron a la huelga para reclamar la jornada de ocho horas, se alcanzó una tremenda conquista social: el triple ocho: ocho horas para descansar, para el ocio y para el trabajo. Era un 1 de mayo. Se trataba de regular la actividad laboral, base de las sociedades mercantiles, en las que el trabajo ha sido la clave de casi todo lo que significa disfrutar de una vida plena. "Eres lo que haces, lo que produces".

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Hace unos años, al socaire de la crisis de 2008, leí un artículo con el siguiente encabezado: "a la mierda el trabajo", y añadía: el mercado laboral ha fracasado. Ya no hay bastantes trabajos disponibles y los que quedan no sirven para pagar las facturas. ¿Y si el trabajo no es la solución, sino el problema?

Existe una larga tradición sobre la cultura del trabajo que nos lleva a pensar que éste lo es todo porque nos imprime carácter (realización, iniciativa, honestidad, autodisciplina y consideración social), en una palabra, da sentido a la vida. Hemos creído que el mercado laboral funcionaba porque daba oportunidades. Pero, tal vez ha llegado el momento de plantearnos si tener un trabajo es en sí mismo una cosa buena, sin tener en cuenta lo peligroso, exigente o degradante que pueda ser, porque ¿qué sentido tiene cobrar un sueldo que no sirve para poder ganarse la vida? ¿No será que estamos ante una crisis de valores además de la antesala de una catástrofe económica?

Desde abril, en torno a cuatro millones de personas abandonan voluntariamente cada mes la población activa en EE.UU, y en muchos casos la baja no va acompañada de búsqueda de empleo. Este absentismo laboral se registra desde hace dos décadas. A finales de septiembre había 10,4 millones de puestos de trabajo vacantes. Para explicarlo se apela a los ahorros acumulados por la inyección de estímulos contra la pandemia del Gobierno federal. El fenómeno se conoce como "la Gran Dimisión o la Gran Renuncia" y está destruyendo la cultura del trabajo tradicional: el desempeño profesional como prioridad en la vida. También se habla de Gran Remodelación o, incluso, del Gran Agotamiento, porque suelen ser trabajadores quemados por el sistema, con el agravante de la pandemia. Otros lo justifican por el exceso de trabajo, el estrés y el agotamiento emocional. Esta deserción masiva está ocasionando escasez de mano de obra. Los expertos hablan de una sacudida sísmica, de una reescritura del contrato social. El creciente empoderamiento del trabajador, que se ve en posición de exigir, explicaría la movilización sindical que recorre el país, otra consecuencia de la pandemia, que ha dinamitado la cultura del trabajo y los hábitos y costumbres de muchas personas. Pero desde 2008 se habla de la generación perdida y la asunción del fracaso del mito del progreso y la posibilidad de mejorar las condiciones de vida de los progenitores. A muchos nos les compensa regresar al trabajo sin garantías de protección y sin flexibilidad para cuidar de sus familias y ven que estaban hipotecando sus vidas por salarios miserables. La actual crisis se relaciona también con la proliferación de empleos basura en los últimos veinte años.

Sin embargo, el caso no parece, todavía, haber llegado aquí. España es el país de la UE con más trabajadores sobrecualificados. Pero, ¿hay escasez de trabajo o de trabajo digno? Estos días en algunas provincias se busca trabajador a cambio de jornadas de 49 euros. Porqué no pensar en un trato mejor, en la realización personal que suponga trabajar para vivir y no vivir para trabajar.

(Con el recuerdo de Almudena Grandes).

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?