Viernes, 21 de Enero de 2022

Otras localidades

CD Bidasoa

El Bidasoa nunca se rinde

Espectacular regreso del Bidasoa-Irun después de dos semanas parado por un brote de coronavirus en su plantilla. En condiciones muy complicadas, plantó cara al potente Wisla Plock, y aunque perdió 28-29 en Artaleku, rozó el empate después de una soberbia remontada

Imagen del partido entre el Bidasoa y el Plock en Artaleku

Imagen del partido entre el Bidasoa y el Plock en Artaleku / R.R

El Bidasoa-Irun nunca se rinde. Porque ni el coronavirus puede con los bidasotarras. Ha quedado demostrado en el partido contra el Wisla Plock de la EHF European League en el Polideportivo Artaleku. Lo afrontaba después de dos semanas muy duras por culpa de un inesperado brote de coronavirus en la plantilla bidasotarra. Sin poder entrenar en condiciones, y con la mayoría de jugadores aislados en sus domicilios. Imposible saber cómo llegaban a este partido. Pero el ADN de competir, de no rendirse nunca, lo lleva en la sangre el club bidasotarra. Aunque en el camino no haya logrado la victoria contra el equipo polaco. 

Los de Cuetara, con bajas importantes como era de esperar y con una condición física que no era al 100%, salieron mandones al partido, como queriendo mostrar a todo el mundo que iban a dar guerra. Era una especie de declaración de intenciones. Pero tras el inicio esperanzador, el Wisla Plock puso las cosas en su sitio, tomando ventaja en el marcador y llegando con cinco goles de ventaja al descanso. Parecía que el partido estaba sentenciado, teniendo en cuenta las condiciones con las que afrontaban el partido los bidasotarras. Pero el Bidasoa no había dicho su última palabra. Y después de que en los primeros minutos el partido fuera por los mismos derroteros, llegó la reacción tan inesperada como impresionante del equipo irundarra.

Bidasoa se levantó como lo ha solido hacer en sus grandes noches. Dos goles de Azkue, uno de Rodríguez, otro de Ugarte y otro de Salinas cambiaron el partido completamente en siete minutos. Se pasó del 23-28 a 28-28. Así se llegó a los dos últimos minutos del partido, con el Polideportivo Artaleku enchufado, soñando con una remontada más que merecida. Pero a falta de pocos segundos, los polacos marcaron el definitivo 28-29. No pudo ser, pero Bidasoa demostró que está muy vivo, y que nunca se rinde. Fue una derrota que sabe a una victoria, y que seguro que ayuda en el futuro. Bidasoa ha vuelto. Preparense. 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?