Sociedad

"Quiero pagar, pero hoy tampoco me dejan": usuarios piden a Consumo ampliar el horario de atención en cajas

Cada vez es más frecuente ver largas colas a las puertas de las oficinas bancarias en las grandes ciudades para hacer gestiones por caja

Si los bancos son entidades colaboradoras de las administraciones debería tener la consideración de "servicio universal"

"Quiero pagar, pero hoy tampoco me dejan": usuarios piden a Consumo ampliar el horario de atención en cajas

"Quiero pagar, pero hoy tampoco me dejan": usuarios piden a Consumo ampliar el horario de atención en cajas

00:00

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1640538598857/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

Mucho se ha hablado de la desaparición de los bancos en la "España Vaciada", pero las nuevas prácticas de las entidades financieras están llevando a que, en el centro de grandes ciudades como Madrid, cada vez sea más habitual ver antes de las 11 de la mañana, largas colas de gente esperando para poder hacer gestiones por caja.

La escena se repite, caras de impaciencia mientras miran el reloj calculando, con los que tienen por delante, si les dará tiempo a alcanzar la meta: la caja. Antes habrán hecho su sudoku particular, porque dependiendo del banco en cuestión, de si es cliente o no, podrá pagar recibos o hacer trámites a través de "ventanilla", en determinados días, -generalmente martes y jueves-, y en distintos horarios.

Hoy tampoco llego

Jueves, 10.45 de la mañana, la impaciencia se convierte en enfado cuando una empleada de la sucursal sale a la calle para recordar a los que esperan que la caja cierra a las 11. En este caso se trata de una oficina de CaixaBank, pero la imagen la podríamos encontrar en cualquier otro banco. Carlos se ha pasado antes por el Sabadell y viendo que no llegaba ha querido probar suerte en este. La carrera no le ha servido de nada.

"Estoy llamando para ver si me cogen el teléfono en la oficina, pero tampoco". Es preguntar y al enfado de Carlos se suman otros: "Yo tengo que pagar esto de la universidad de mi hijo y no hay manera, la aplicación no funciona y veo que hoy tampoco llego". Portafolios llenos de documentos para tramitar en ventanilla, que enseñan mientras contestan sin perder la mirada de la puerta de la oficina, todavía inalcanzable. "Quiero pagar, pero hoy tampoco me dejan".

Servicio esencial y universal pero no para todos

Las asociaciones de consumidores creen que el Ministerio de Consumo debería intervenir porque aunque son los bancos los que fijan sus horarios, estos actúan también como entidades colaboradoras de las administraciones. "De todas las administraciones", enfatiza Eugenio Ribón, presidente de la Asociación Española de Derecho de Consumo.

"Cuando vamos a pagar un recibo del ayuntamiento, de la universidad de nuestros hijos, o de Hacienda, los bancos actúan como "entidades colaboradoras y tienen que prestar ese servicio". El problema añade, es que como el horario lo ponen los bancos, "los usuarios tenemos que ir con un sextante, para averiguar, dónde, qué día, y a qué hora está abierta la caja".

Patricia Suárez, presidenta de la Asociación de Usuarios Financieros (ASUFIN) cree que los bancos quieren sacar rentabilidad a la inversión que están haciendo en digitalización, pero el problema es que están dejando fuera, también en las grandes ciudades, a un sector importante de la población. Y eso, asegura se llama "maltrato tecnológico" hacia quienes puede que no tengan las competencias digitales al día, pero sí tienen unos "ingresos estables como clientes".

Cree que el servicio bancario debería considerarse un "servicio esencial", y al igual que ocurre con Correos, deberían ser considerados también un "servicio universal" para que lleguen a todos en un radio mínimo, "sin empujar a la exclusión financiera".

En lo que no coinciden es, en sque el cierre de oficinas y la falta de personal, esté detrás de lo que está pasando. Ribón cree que una cosa ha llevado a la otra. "Desde 2008 el número de oficinas bancarias han descendido un 54%. "De las 46.600 de hace trece años a apenas 20.000 en la actualidad, y eso que la población ha crecido".

La presidenta de ASUFIN, sin embargo, no cree que haya habido una relación causa efecto. El cierre y los despidos responden a la "estrategia de digitalización en la que han invertido mucho dinero pero han dejado fuera a un un importante sector de la población".

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad