Sábado, 22 de Enero de 2022

Otras localidades

Málaga

La Junta activa la integración del Guadalmedina, pero sin abordar el río desde la Rosaleda hasta el Perchel

El acuerdo entre la Junta de Andalucía y el ayuntamiento de Málaga no define el diseño del cauce del río desde el Puente de Armiñán hasta la desembocadura, algo que lleva décadas pendiente de resolver

Proyecto de reforestación en el río Guadalmedina

Proyecto de reforestación en el río Guadalmedina / Ayuntamiento de Málaga

Paso adelante para integrar el cauce del Guadalmedina en la ciudad con la reforestación de la parte norte del río, pero sin abordar el tramo que discurre entre la Rosaleda y su desembocadura en El Perchel -algo que lleva décadas pendiente de solución-.

La Junta de Andalucía y el ayuntamiento de Málaga han firmado un protocolo calificado de "histórico" por el consejero de Presidencia, Elías Bendodo, y por su homóloga de Agricultura y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, por el que se activa la integración del cauce desde el puente de Armiñán (en la Rosaleda) hacia el pantano de El Limonero. La actuación prevé la creación de un paseo fluvial en esos 5,1 kilómetros de ribera con la reforestación de 150.000 metros cuadrados que incluye la plantación de 5.200 plantas autóctonas y la retirada de 3.500 toneladas de residuos.

El acuerdo recoge "mejorar" la reforestación realizada hace dos décadas por el ayuntamiento de Málaga y crear, "aguas abajo" del Limonero, en la parte alta de la margen derecha del río, un espacio forestal con unas dimensiones equivalentes a "350 campos de fútbol" con la plantación de 105.000 árboles

El proyecto, que ya ha comenzado a ejecutarse, con un presupuesto de 7,6 millones de euros, contempla actuaciones para mejorar la seguridad ante avenidas de agua y para ello se disminuirá el nivel máximo de embalse de la presa del Limonero, con lo que el pantano contará con mayor volumen libre de capacidad en caso de lluvias torrenciales, lo que implica que el caudal que llegue al tamo urbano del Guadalmedina sea menor. 

El consejero Bendodo aseguraba que este protocolo "va a dar respuesta a una demanda histórica, que es la solución urbana al cauce del río en la ciudad", y no se quedaba ahí: "Por cosas como ésta la política merece la pena. Esto es la política, convertir en realidad proyectos que una ciudad como Málaga llevaba décadas reclamando". Pero a pesar de las palabras del consejero malagueño, lo cierto es que el protocolo no aborda el principal tramo del Guadalmedina que lleva más de 20 años pendiente de solución: los dos kilómetros del cauce que discurren entre el puente de Armiñán y la desembocadura del río, en El Perchel. Un tramo sobre el que se han escrito ríos de tinta, con proyectos como el famoso Proyecto Gualdamedina de Celia Villalobos que planteaba en el año 2000 embovedar el río (por 492 millones de euros con una línea de metro subterránea y dos carriles soterrados), pasando por el concurso de ideas que ganó el proyecto de José Seguí en 2012 para dotar al cauce de un caudal continuo de agua con un presupuesto de 150 millones de euros -idea defenestrada por De la Torre.

La última propuesta -que está actualmente sobre la mesa- es la presentada por el alcalde para crear lo que dio en denominar "puentes plaza" en distintas zonas del cauce con la finalidad de unir las dos riberas del Guadalmedina, una opción que está pendiente de su desarrollo en un plan urbanístico especial y que provocó reticencias entre los técnicos de la Junta por cuestiones de seguridad, ya que cualquier actuación debe garantizar que el cauce tiene una capacidad de desagüe de 600 litros por segundo ante lluvias con un periodo de retorno de 500 años. Esa propuesta, en la que De la Torre llegó a plantear rebajar el cauce del río y en la que defendía además el soterramiento del tráfico en la avenida de Fátima y La Rosaleda, en los dos flancos del cauce, sigue pendiente hoy día de evaluación de impacto ambiental por parte de la Junta desde 2019, según fuentes de la delegación municipal de Urbanismo. Pero ninguno de los consejeros ha desvelado qué les parece la propuesta más allá de las palabras de Crespo indicando que "la Junta de Andalucía no tiene ninguna pega previa", "como ocurría anteriormente-", al tiempo que se comprometía a "estudiar todas las actuaciones que en este momento se nos puedan plantea en el futuro (...) con el máximo cariño posible desde el punto de vista económico y medioambiental". Así las cosas, todo apunta a que aún habrá que esperar para que se despeje la incógnita sobre la solución al cauce urbano del río Guadalmedina.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?