Actualidad

¿Debe regularse la existencia de granjas porcinas en una zona de viñedo?

Tras las polémicas declaraciones del ministro de Consumo, que se prevé próximamente visite la Ribera del Duero, preguntamos en nuestra tertulia si a raíz del conflicto que en su momento surgió entre bodegas y el sector porcino -que quería instalarse en la comarca -debería estar regulado por la Junta de Castilla y León

El ministro de Consumo, Alberto Garzón / A.Pérez - Europa Press (Europa Press)

RIBERA DEL DUERO

La polémica está servida y lleva mucho tiempo sobre la mesa. Las palabras del ministro de consumo Alberto Garzón sobre la carne de España y las macrogranjas han suscitado muchas reacciones y peticiones de dimisión al respecto. Y este último conflicto -el de las macrogranjas-, precisamente tuvo su particular parada hace meses en la Ribera del Duero, con el conflicto entre las reconocidas bodegas de la Denominación de Origen contrarias a la llegada de este tipo de instalaciones a la comarca y su afectación al viñedo, y el sector porcino, garante de la nula contaminación a esos respetables cultivos.

Pues es más, precisamente ese conflicto ha derivado y despertado el interés del propio ministro, en el foco mediático, para visitar la Ribera del Duero y contar con su análisis. En un principio se trabajaba para que esa visita se produjera este mismo miércoles, pero la última valoración pasa por saber si ubicarla antes o después de las próximas elecciones para no interferir precisamente en ellas.

En cualquier caso, parece evidente que la administración debe velar y cuidar en hacer compatibles los dos sectores. Ello pasa por la Junta de Castilla y León. Pero, ¿debe haber una regulación al respecto? Lo hemos repasado este lunes en nuestra tertulia con Evaristo Arzalluz y Enrique García.

17 ENERO DEBATE MACROGRANJAS

26:29

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1642425864372/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

"Lo primero, yo creo que chapó por el Ministro. Quiero felicitarle porque con acierto o error ha logrado una peregrinación de políticos visitando granjas de la noche a la mañana. Nos hemos vuelto a dar cuenta de que el pollo viene de una granja. Ha puesto en el disparadero una pieza clave de la economía que es el sector primario, aunque la forma deja mucho que desear. Yo creo que revestimos a la administración de una capacidad que ni tiene ni le corresponde. No queremos centrales nucleares ni macrogranjas pero tampoco cambiar nuestros hábitos de consumo, pero entonces ¿qué estamos dispuestos a cambiar?", dice Enrique García. "Hoy por hoy tal, y como está la administración los dos elementos tienen que convivir. Hasta ese momento, debemos exigir que garantice la pulcritud y legalidad de todos los sectores que operan en el territorio, como es el porcino y el vino", añade.

A nivel sanitario, Arzalluz por su parte entiende que "de lo que puedo hablar es que las evidencias en el tema de la nutrición son pocas". Por ello expresa que "afirmaciones gratuitas de una persona con autoridad, las justas; evidencias tenemos que la obesidad es un factor de riesgo en todas las enfermedades y hay que cambiarla y la altura de las nuevas generaciones también se ha modificado".

"Todo lo demás son suposiciones. En el intestino tenemos cientos de millones de bacterias que interactúan entre sí, y saber lo que hacen entre ellas es muy difícil. Decir que las galletas generan cáncer es una frivolidad que afecta a las empresas pero también al consumidor, porque llegan los trastornos alimentarios que a veces llevan a la muerte y han crecido un 50%. Eso se traspasa a las mujeres embarazadas, anemias... En medicina solo puedes recomendar lo probado, y en alimentación quedan muchos años para eso. Dicho todo esto, en la comunidad no existen las macrogranjas, en Castilla y León hay más grandes o pequeñas granjas, y la Junta se tiene que limitar a que los animales no consuman productos que puedan resultar luego dañino a los humanos. Tiene que garantizar que los purines no van a contaminar los cultivos o el agua. El control es mucho más garantista. Mi padre tenía una granja de gallinas y ya se seguían muchos controles. Y él decía que no se iba a comer el huevo de una gallina suelta que a saber qué comía. La polémica hay que circunscribirla porque si no puede ser perjudicial incluso a los consumidores", setencia Evaristo, en un tiempo de análisis que puede reproducirse en el siguiente audio.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad