SER Deportivos JerezSER Deportivos Jerez
Opinión
Opinión

Apretarse el cinturón

La firma de Pedro Marchante

Pedro Marchante es articulista de Radio Jerez Cadena SER / Radio Jerez Cadena SER

Jerez de la Frontera

Que levante la mano aquel lector que no esté sufriendo en sus carnes las consecuencias de la cuesta de enero, la inflación de los precios y las consecuencias económicas derivadas de toda la situación de la pandemia en la que en apenas dos meses llevaremos sumidos dos años.

“¿A cuento de qué viene esto?”, se preguntarán algunos. Pues es muy fácil, viene a cuento de que uno de los que está sufriendo estas consecuencias es el Xerez CD que, a todo lo anteriormente comentado, le tiene que sumar su endémica mala situación económica. No es ningún secreto a voces que el club sufre económicamente uno de los peores momentos de su historia, pero tampoco es motivo de alarma. Si hay un club que históricamente ha sobrevivido con una economía de guerra, ese es el Xerez CD.

Desde la directiva han comentado la necesidad de reducir masa salarial y, por consiguiente, prescindir de aquellos jugadores cuyos emolumentos sean más altos, con independencia de su calidad futbolística. No hay que rasgarse las vestiduras por esto. No es una situación nueva ni tampoco exclusiva del Xerez, no hay más que mirar alrededor para ver que la mayoría de equipos de la zona están prácticamente igual.

Sin embargo, históricamente también, ha sido con plantillas “baratas” o confeccionadas con un perfil de jugadores más modestos, jóvenes y con ganas de triunfar, cuando se han conseguido los más recordados ascensos de categoría. Si miramos la plantilla del ascenso a 1ª División, allá por la temporada 2008/2009, la misma estaba compuesta por jugadores cedidos de otras entidades, unos ya de vuelta y otros en los albores de sus carreras. Lo mismo podríamos decir de los recientes ascensos a División de Honor y a 3ª con plantillas confeccionadas con jugadores de Jerez y algún que otro “retoque” de la zona. Los más viejos del lugar aún nos emocionamos al recordar el ascenso contra la Gramanet con un equipo hecho a base de canteranos y con un entrenador jerezano como es Carlos Orúe.

No hay, por tanto, que tenerle miedo a la rebaja en salarios y a la salida de jugadores con un caché más alto, especialmente si, como por desgracia sucede en la actualidad en algunos casos, la diferencia de caché no se refleja de manera tan significativa sobre el césped. La medida es buena y lógica, hacer un equipo sostenible económicamente y que se deje la piel en el campo por conseguir los mayores éxitos posibles. Justo tras el confinamiento es lo que se pretendía y en lo que se estaba trabajando hasta la llegada “triunfal” del bueno de Juan Díaz que nos hizo vivir y soñar, de nuevo, por encima de nuestras posibilidades. La realidad es otra y es tozuda, los ingresos dan para lo que dan, y gastar más de lo que se ingresa no sólo es imposible de mantener, sino que causa perjuicios ahora y para el futuro.

Desde aquí no me queda otra que apoyar la medida, darle toda la confianza a esos xerecistas que se están dejando la piel por que sigamos con vida y aspirando a lo que nos merezcamos. En un año en el que el Xerez CD va a cumplir 75 años de existencia, llegar a poder celebrar dicha efeméride será todo un triunfo, sin renunciar a nada claro está, porque, como decía Vujadin Boskov, “fútbol es fútbol” y puede pasar cualquier cosa.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad