Sociedad

La Iglesia burgalesa detecta anomalías en el registro a su nombre de seis bienes inmuebles ribereños

Se trata de errores o trámites sin finalizar tras los procesos de inmatriculación que se llevaron a cabo entre los años 1998 y 2015

Tres templos figuran por duplicado en el registro, otro más ni siquiera fue objeto de inmatriculación mientras que siguen inscritas dos fincas rústicas que ya no existen tras diversos procesos de concentración parcelaria

Carlos I. Yusta, Vicario General de la Diócesis de Burgos,

15:42

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1643372086034/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Aranda de Duero

La Archidiócesis de Burgos ha detectado anomalías en el registro a su nombre de seis bienes inmuebles ubicados en la Ribera del Duero, cuatro templos y dos fincas rústicas. Todos ellos están incluidos en el documento que la Conferencia Episcopal Española acaba de enviar al Gobierno de la Nación advirtiéndole de errores en el registro de un millar de bienes en el conjunto del país a los que ha afectado el proceso de inmatriculación llevado a cabo entre los años 1998 y 2015.

En el caso de los bienes que afectan a la Ribera se ha advertido que tres templos está inscritos por duplicado (la ermita del Santo Cristo en Fresnillo de las Dueñas y la ermita y la iglesia de San Juan del Monte), lo que en ningún caso afecta a la titularidad de los edificios, sino que implica, sencillamente, el trámite de eliminar uno de los registros para ajustarse a la realidad. Otro templo, el de la parroquia de Santa Catalina de Aranda también se ha “colado” en el listado de bienes inmatriculados cuando en ningún momento participó de este proceso al ser de titularidad de la Diócesis con carácter previo, por lo que tampoco se cuestiona la propiedad eclesial.

Los dos bienes restantes son otras tantas fincas rústicas, una en Quemada y otra en Sotillo de la Ribera, que pese a figurar todavía a nombre de las respectivas parroquias son parcelas que ya no existen al quedar afectadas en su día por los correspondientes procesos de concentración parcelaria. Un desajuste que en este caso solo requiere del correspondiente trámite administrativo para eliminar del registro ambas fincas.

En el total de la provincia hay 63 registros anómalos que en ningún caso afectan a la titularidad de los bienes diocesanos, sino que en su mayor parte se refieren a desajustes administrativos (como ocurre con los que están en la Ribera) o se trata de propiedades de otras diócesis o entidades religiosas distintas a la Archidiócesis de Burgos.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad