Política
ECONOMÍA

Euskadi ajusta el IRPF para que las familias no pierdan poder adquisitivo

El Gobierno Vasco y las tres diputaciones forales han acordado deflactar el 4% el IRPF en todos sus tramos, un ajuste que se une al dispuesto ya a principios de año del 1,5%

El Gobierno Vasco ha presentado junto a las tres diputaciones medidas para paliar los efectos de la inflación. / @Gob_eus

Bilbao

El Gobierno Vasco y las tres diputaciones forales han acordado ajustar el Impuesto de la Renta a la fuerte subida de los precios al deflactar el 4 % el IRPF en todos sus tramos y actualizar las deducciones en ese mismo porcentaje. Este ajuste, que se aplicará a este ejercicio, se une al dispuesto ya a principios de año del 1,5 %, por lo que la cifra total con la que se deflactará el impuesto sobre la renta será del 5,5 %, un porcentaje concurrente con la inflación subyacente estimada.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, se ha reunido este jueves con los diputados generales de Álava, Ramiro González, Bizkaia, Unai Rementeria, y Gipuzkoa, Markel Olano, para decidir una serie de medidas fiscales para hacer frente a la situación generada por la fuerte subida de los precios.

El objetivo de estas seis iniciativas es que los ciudadanos dispongan de "más dinero en su bolsillo", según ha explicado el lehendakari en una comparecencia ante los medios de comunicación.

Además de deflactar el 4 % el IRPF se actualizarán los importes de la reducción por tributación conjunta, se minorará la cuota y se actualizarán las deducciones en el mismo porcentaje.

Se ajustará también la tabla de retenciones que se aplicarán a las nóminas a partir del mes de septiembre, con lo que los trabajadores dispondrán de más dinero desde ese mes hasta finales de año.

Para las declaraciones con una base imponible general de hasta 30.000 euros se minorará la cuota 200 euros y entre 30.000 y 35.000 euros de base imponible esa disminución irá reduciéndose de manera progresiva.

Se ha acordado la exención fiscal de las ayudas públicas que se percibían con motivo del real decreto 11/2022, el denominado cheque de 200 euros dirigido a autónomos y desempleados, y la exoneración a los autónomos de la presentación de los pagos fraccionados del tercer y cuarto trimestre así como a las empresas con volumen de operaciones inferior a 50 millones, siempre que no estén incluidas en un grupo de consolidación fiscal.

250 millones de euros

Todas estas medidas supondrán un "esfuerzo fiscal" de 250 millones de euros: 140 millones con los que se beneficiará a la generalidad de los contribuyentes y otros 110 a las personas más vulnerables, en concreto.

Ha explicado que el descenso de 250 millones de recursos para las administraciones no va a ir, "en absoluto, en detrimento de las políticas sociales" y ha garantizado que los presupuestos del próximo ejercicio serán inversores y que garantizarán las coberturas sociales.

Urkullu ha mostrado su esperanza en que estas medidas tengan un carácter coyuntural, de respuesta a la actual situación, para que posteriormente las instituciones vascas puedan llevar más adelante el análisis que tienen "pendiente" de los resultados de la última reforma fiscal.

A este respecto se ha referido a los nuevos impuestos extraordinarios a la banca y las grandes eléctricas y, aunque ha rechazado posicionarse sobre su idoneidad hasta no conocer su contenido concreto, sí ha reconocido que una vez que se implanten se tendrá que analizar "cuál es el régimen de concertación" para su aplicación y recaudación en Euskadi.

Ha dicho que las instituciones vacas tienen la intención de actuar en todas estas materias con "absoluto rigor" y de aportar a la ciudadanía "cierta esperanza de cara al futuro", al demostrar que están "comprometidas" en la ayuda a la generación de riqueza y en la protección a las familias.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad