Historia

La desaparecida venta de Lupierro en Álava

Contamos la historia de una venta o posada, de las muchas que existieron en nuestro territorio, la cual desapareció en 1958

Vitoria-Gasteiz

El tortuoso camino real de postas de Madrid a Francia, que discurria por Álava y Trebiño, por el que circulaban los correos a caballo y transitaban todo género de carruajes, sufrió una transcendental modificación en 1766. En cumplimiento de la orden del rey Carlos III se decretó la construcción de una nueva vía mas moderna y cómoda, entre la capital del Reino e Irun. Ejerciendo las competencias forales, el Diputado General de Álava Bartolomé José Ortiz de Urbina Ruiz de Zurbano, “Marqués de La Alameda”, ordenó redactar el proyecto del nuevo camino real, entre Rivabellosa y Arlaban. El documento contiene todo lujo de detalles técnicos, en cuanto a planos y condiciones constructivas, con especificación del material a emplear según la orografía, detalles de las alcantarillas, perfiles transversales de la vía, muros de contención, diseño de los nuevos puentes de Eskalmendi y Ullibarri-Ganboa, etc. La obra ejecutada se dividió en 18 trozos, e incluía el Condado de Trebiño. (6)

La otra parte del trazado del nuevo camino real, que desde la capital alavesa se dirigía a Francia, atravesaba entre otras, las localidades de Durana y Ullibarri-Ganboa, adentrándose en Gipuzkoa por Arlabán.

Esta vía, se convirtió con el paso del tiempo en la carretera N-1, que se construyó entre Rivabellosa y Vitoria en gran parte sobre aquella antigua calzada. Se conserva aun un trozo del antiguo camino, entre Armiñón y las cercanías de la muga con Miranda de Ebro.

Las ventas

Junto al borde de los caminos mas importantes, -como lo era el camino real citado-, se encontraban las ventas o posadas, en las que se proporcionaba cobijo a los viajeros que transitaban por ellas, para descansar de los pesados viajes en caballerías o carruajes. Disponían de una taberna donde se facilitaba comida, bebida y habitaciones para dormir, destinando unas cuadras anejas para albergar a los animales de montar o de tiro. En el tramo alavés del camino real, entre Rivabellosa y Vitoria, aparecen plasmadas en varios planos antiguos, entre ellos uno de 1770 y otro de 1880, cinco de aquellas ventas: la Venta del Bullón, en Rivabellosa; la Venta de Burgeta ,en las proximidades del pueblo del mismo nombre; la Venta de Lupierro, cerca de la muga con Trebiño; la Venta de Zaballa, a la altura del cruce que se dirigía a una antigua granja del mismo nombre, hoy cárcel; la Venta de Paracuatro, cerca de Armentia; finalmente la Venta de Armentia, en el cruce con el camino que se dirigía al pueblo con ese nombre.

La venta de Lupierro

Lupierro fue una población, que estuvo situada en la margen derecha del Rio Zadorra, cerca de Nanclares de la Oca, que hoy es un mortuorio o despoblado,. Aparece con el nombre de Luphero en el documento de la Reja de San Millán (1025), tributando con una reja.

La Venta de Lupierro, se situaba en la margen izquierda del rio junto al camino real, y tomó el nombre de la aldea, por su proximidad a ella. A lo largo del tiempo tuvo otros nombres: Venta de La Concha, por su cercanía al paso estrecho llamado “La Concha o las Conchas de Lapuebla”; Venta de Orgaz, cuando fue propiedad del Conde Orgaz; Venta de Cayetano o Gaetano, Venta de Chusquel y Venta de Ayatanes, nombres de otros venteros que la poseyeron.

La publicación mas antigua que hemos localizado en el que se hace referencia a uno de los dueños de esta venta, es la titulada “Índice de los libros de decretos de esta Provincia de Álava desde 18 de septiembre de 1502 hasta el 29 de noviembre 1754” (4). En la página 475 del documento impreso, aparece lo siguiente: “Ventero de Lupierro de esta Provincia, parece haber sido condenado por cierta sentencia del Alcalde del Adelantamiento, sin expresarse la materia. 20 de Noviembre de 1557”. Cabe deducirse por tanto, que como mínimo la existencia de la venta se remonta a más de 460 años.

En otro documento manuscrito fechado entre 1810 y 1814 (8), los militares describen el camino real de Castilla entre Mirada y Vitoria. Allí se dice respecto a la venta que nos ocupa, lo siguiente: “La Venta de Cayetano es una casa de hospedaje, situada a la izquierda del camino, la cual aunque en otro tiempo proporcionaba alguna comodidad, se halla tan arruinada en el día (5), que puede decirse no sirve para nada”. Al referirse en el manuscrito al rio Zadorra, lindante con la venta, lo nombran como Sahorra.

La publicación de Madrid “El Patriota” daba cuenta el 7 de julio de 1813, de lo acaecido el 21 de junio en la Batalla de Vitoria, en la guerra de la Independencia. En ese relato aparecen dos párrafos, que a nosotros nos interesan, por su referencia a la venta en cuestión. Dice el primero: “Más allá de Armentia, especialmente a las inmediaciones de Vitoria, el terreno se despeja y explaya en un llano ameno y dilatado. Como a dos leguas y media mas acá de dicha Ciudad, entre la venta de Cayetano y Zumelzu, hay un peñasco de extraordinaria longitud y elevación.” . Dice el segundo: “Longa se adelantó sobre nuestra derecha, por el punto mas inmediato a la batería de la venta de Cayetano, en donde era vadeable el rio, y empeñó la acción con el mayor denuedo.”

En la división de las provincias en distritos electorales llevada a cabo en 1846, para el nombramiento de diputados a cortes, aparece en el apartado de Álava la Venta de Lupierro, censada con 5 “almas”.

Por su parte, el Nomenclátor de los Pueblos de España de 1858, señala a Lupierro como una venta perteneciente al municipio de Nanclares de la Oca, con el dato de que contaba entonces con 16 habitantes, dos de los cuales disponían de “cédula personal”, documento acreditativo de identidad.

Un viajero francés que pasó por la venta entre 1777 y 1778, que entonces era conocida como de “Gaetano”, escribió lo siguiente: “Se pasa por una venta aislada en esta región campestre, donde el aposento es tan agradable como la misma comida, sobre todo el pescado de agua dulce, condimentado a la usanza del país”. (2) Otro viajero, en este caso alemán, que estuvo allí en 1797, dejó escrito: “A una legua o milla española de Vitoria, se llega a la última buena hostelería que hay en esta ruta, conocida como la Venta de Gaetano”. (3)

Micaela Portilla escribió en 1991 (1) que los vecinos de Zaballa y Nanclares recordaban la existencia de un vado sobre el rio Zadorra, junto a la venta de Lupierro, y que algunos de La Puebla de Arganzón hablaban con detalle de una fuente próxima y “del llamado “Vado del Cañal” cruzado hasta por bestias de carga con maderas, y de “una pesquera” o espacio cerrado en el río para mantener vivo el pescado capturado, con su escalera de piedra desde la venta hasta el cauce del río”. La pesquera en cuestión, facilitaba al ventero pescado vivo, para ser ofrecido a los clientes de la taberna..

En una foto aérea vertical del año 1932 (7), se observa claramente a la altura de la venta, la existencia de una presa artificial en el rio Zadorra, y el acceso a la misma por un camino de pronunciada pendiente.

En época mas reciente, la Venta de Lupierro seguía teniendo su importancia. La Compañía de Automóviles de Álava fue creada en 1917, y en julio de 1918 puso en marcha las primeras líneas para el transporte de viajeros. La línea Vitoria-Laguardia- Vitoria, tenía una de sus paradas obligadas en la venta que nos ocupa. Estas eran las poblaciones intermedias donde los pasajeros podían apearse: Ariñez, Lupierro, Lapuebla de Arganzón, Armiñón, Zambrana, Salinillas, Briñas, Labastida, San Vicente, Ábalos, Samaniego, Leza, Navaridas y Elciego.

Los venteros

Conocemos los nombres de algunas de las personas que fueron titulares de la venta, por referencias encontradas en diferentes archivos. En un documento de permuta de una parcela, (9) firmado en la Venta de Lupierro el 31 de diciembre de 1796, ante el escribano Jose Beltrán de Salazar, figura que habitaban la venta entonces Domingo Cayetano López, su esposa Martina González de Sarría y su hijo Lázaro Thomas López González de Sarría. Lázaro, que contrajo matrimonio con Rosa López de Torre Eguiluz, se hizo cargo de la ven ta en exclusiva, tras fallecer su padre. Blas Domingo López y López de Torre (1781-1861), fue un político alavés defensor de los fueros, que fue alcalde de Vitoria, diputado a cortes, y nombrado Padre de Provincia. Fue hijo y nieto de los venteros de Lupie rro citados anteriormente.

Tenemos el dato de que en 1855, el ventero era Cándido Sáez de Balluerca, ya que consta en un expediente (9) que en marzo de ese año solicitó se excluyera de la lista de alistamiento y sorteo de mozos de la villa de Trebiño, a Jo sé Zaldivar, de quien era tutor, “debido a que desde el año 1852 reside junto a el en la Venta de Lupierro”.

En 1920 el ventero era Simón Argote, el cual aparece como vecino de la venta, en un recurso interpuesto por la Junta Administrativa de Nanclares de la Oca, al no estar conforme por haber concedido el Ayuntamiento al mencionado Simón, el derecho a pastos en los montes comunales.

Curiosidades sobre la venta

El 11 julio de 1912, almorzó en la Venta de Lupierro Miguel García Mendoza, que estuvo acompañado de sus criados a los que invitó y que eran: Victorio Montoya de 19 años, Antonio López Ortiz de 14 y Juan Montoya de 18. Tras el ágape, los tres jóvenes sirvientes se dirigieron a la cercana presa del Rio Zadorra, con objeto de bañarse. Victorio se zambulló en un pozo y tras sufrir un desvanecimiento pereció ahogado, a pesar de los esfuerzos que realizaron sus compañeros para salvarlo. El fallecido era natural de la localidad alavesa de Ribaguda, y sus padres Eugenio Montoya y Eustasia Salazar, vivían es esa aldea.

En noviembre de 1913 los boy scouts vitorianos pertenecientes al club “Exploradores”, fueron los encargados de establecer dos puestos de socorro, en la carrera ciclista San Sebastián-Madrid, a su paso por Álava. Para montar uno de los puestos, tomaron el tren en Vitoria a las 5:20 de la mañana, llegando a Lapuebla de Arganzón a las 5:45. Desde allí los 8 expedicionarios, se dirigieron a pié a la Venta de Lupierro, donde instalaron una tienda de campaña de lona, bajo la que colocaron el botiquín y la camilla, que les habían llegado al lugar en un carruaje.

El sitio elegido era el apropiado, no solo para atender en su caso a los ciclistas, sino también para disponer de la despensa adecuada, al lado del puesto de socorro. Al poco rato de instalarse, los exploradores procedieron a tomar el “amarretako” en la venta, pues el madrugón les había abierto el apetito. Tras el paso de los ciclistas al mediodía, penetraron de nuevo en la venta con apetito renovado, para dar buena cuenta del suculento menú, preparado por el ventero. En una reseña de aquella excursión, publicada en un diario local, decían que comieron con “mucho apetito y alegría”, añadiendo su gratitud “a los dueños de las ventas de Lupierro y Nanclares, pues todos se portaron como acostumbran a hacerlo siempre.”

En un curioso reclamo publicado en 1911, en el diario local Heraldo Alavés, se especifica que el ventero de Lupierro ponía a la venta una vaca de raza bretona.

Incendio

Hasta 1955, en que se dotó al caserío de energía eléctrica, la iluminación interior de las estancias, lo había sido con candiles y velas de cera.

En 1958 la venta era propiedad de Josefa Palacios Gómez y tenía entonces tres edificios: la venta propiamente dicha, un pajar pegante a la casa y otro edifico destinado a cuadra. La propietaria tenía alquilada la venta, y la habitaban entonces: Cirilo Bañuelos Llanos, su hija, el esposo de esta, un hijo de ambos y un pastor..

El 4 de octubre de 1958 a las cinco de la madrugada se registro un chispazo eléctrico, que inició un incendio en el tejado de la casa, alcanzando grandes proporciones, extendiéndose al resto de edificios, quedando prácticamente arrasados los tres inmuebles. Se salvaron del desastre, 22 toneladas de grano almacenadas, que estaban cubiertas de paja, perdiéndose todos los enseres y la ropa de los moradores. Los bomberos de Vitoria, que acudieron a sofocar el incendio, a las once de la mañana aun no habían podido finalizar las labores de extinción.

Cirilo no pudo entrar en su casa, para rescatar 3.000 pesetas que guardaba en una cómoda, lamentándose de que la modernidad de dotar de energía eléctrica al caserío, había causado la desgracia.

Este fue, en un abrir y cerrar de ojos, el triste final de una posada con varios siglos de existencia, por la que pasaron unas cuantas generaciones de viajeros.

(1) Micaela Portilla / “Una ruta europea. Por Álava a Compostela, del paso de San Adrián al Ebro”.

(2) Jean François Peyron / “Nouveau Voyage en Espagne, fait en 1777 et 1778”.

(3) Heinrich Friedrich Link / “Bemer-kungen auf einer Reise dürch Frankreich, Spanien und vorzüglich Portugal”.

(4) Impreso en Vitoria de orden de esa M. N. y M. L. Provincia de Álava, por Thomás de Robles y Navarro, Impresor de dicha M. N. Provincia. 24 de Abril de 1755. / Archivo de la Diputación Foral de Bizkaia.

(5) “En el día”, quiere decir actualmente, osea en aquel momento.

(6) Diligencias para la ejecución del,nuevo Camino real que, por Orden de Carlos III, se han de ejecutar en la provincia de Álava, desde el límite de Guipuzcoa hasta los límites de Castilla, para el transito de las postas y todo genero de carruajes. / Archivo de Álava.

(7) Archivo del Servicio de Tributos Locales y Catastro / Diputación Foral de Álava.

(8) Biblioteca Virtual de Defensa.

(9) Documento depositado en el Archivo de Álava.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad