Actualidad

La Guardia Civil de Cáceres desmantela una banda organizada que estafaba a través de Internet

Se trata de la mayor operación contra la ciberdelincuencia que se ha efectuado en la provincia

Uno de los detenidos en el marco de la Operación San Gil. Fuente: Cedida

Cáceres

Una banda criminal que ha estafado más de cinco millones de euros a un centenar de personas mediante transferencias fraudulentas a través de Internet, ha sido desmantelada por el Equipo de Delitos Tecnológicos (EDITE) de la Guardia Civil de Cáceres en el marco de la Operación San Gil. Se trata de la mayor operación contra la ciberdelincuencia que se ha efectuado en la provincia.

La investigación, que ha durado dos años, ha culminado con la detención o investigación de 20 personas por los supuestos delitos de estafa y pertenencia a organización criminal, de las cuales ocho han ingresado en prisión provisional. Se ha realizado un total de seis registros domiciliarios en inmuebles de distintas localidades de Madrid. Además, se ha conseguido bloquear, por orden judicial directa, un total de cinco cuentas bancarias de entidades ubicadas tanto en España como en países iberoamericanos, además de haberse bloqueado policialmente, y con carácter preventivo, otras 100 cuentas bancarias.

El delegado del Gobierno en Extremadura, Francisco Mendoza, ha señalado que "es importante que se conozcan este tipo de operaciones para que la ciudadanía extreme las precauciones a la hora de realizar operaciones a través de la red y para mandar un aviso a los ciberdelincuentes, demostrándoles que sus actividades no son impunes".

Una operación que comenzó en 2020 en Jaraíz de la Vera

La Operación San Gil comenzó en el año 2020 tras una denuncia presentada en el Puesto de la Guardia Civil de Jaraíz de la Vera por parte del representante de una empresa, ante la supuesta realización de cuatro transferencias no consentidas por un valor total de 14.000 euros, además de la tentativa de transferencia de otros 9.000 euros, realizadas desde distintas cuentas de su empresa.

Fue entonces cuando especialistas en delitos tecnológicos de la Guardia Civil detectaron una infestación del equipo informático del denunciante, que había permitió a los ciberdelincuentes interceptar las páginas web de las entidades bancarias visitadas, obteniendo así sus credenciales de acceso a la banca online y realizando después las transferencias fraudulentas.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad