Hoy por Hoy VigoHoy por Hoy Vigo
Fútbol
Celta

Aquel esperanzador debut de Boban en El Sadar

El croata debutó en Pamplona con una gran asistencia de gol

Real Club Celta

Vigo

Fue el partido de la ilusión. De la esperanza y de soñar. El Celta acababa de fichar al considerado uno de los 5 mejores jugadores europeos de la década de los 90. Llegaba a Vigo seducido por los cantos de sirena del “fútbol de salón celeste” Zvonimir Boban. Fue uno de los fichajes de la Liga y el Celta daba un paso ambicioso en su lucha por subir un peldaño más y poder jugar la Liga de Campeones por primera vez en su historia. La había rozado, en varias ocasiones, pero no lograba el objetivo. Llegaban al equipo jugadores contrastados como Maurice, Luccin y el propio crack croata.

Y después de su golazo contra el Olympiakos en pretemporada, se frotaban las manos y los ojos los aficionados del Celta al pensar en una dupla Mostovoi-Karpin. Pero en ese debut en Pamplona no se pudo dar por culpa de una lumbalgia del ruso. Llegaba el Celta después de una pretemporada que sirvió para adaptar a los nuevos pero, Víctor Fernández todavía consideraba necesario administrar a Boban y que no saliese de cara.

Era el 7 de agosto de 2001. Enfrente estaba el Osasuna de Lotina y con Unzué de portero. El Celta realizó un extraordinario partido que acabó con un 0-3 que pudo ser mucho mayor. Fue una de las mayores victorias del Celta en El Sadar. Cavallero, Velasco, Berizzo, Sergio, Juanfran, Giovanella, Luccin, Vagner, Gustavo López, Edú y Catanha. El croata tendría que esperar al segundo tiempo para su debut oficial. A los 31 minutos el abrumador dominio celeste dio sus frutos. Catanha ponía el 0-1 que hacía justicia en el marcador. Tuvo el Celta varias ocasiones claras hasta que Sergio Fernández puso el 0-2 en una jugada de estrategia. Con el partido encarrilado Víctor Fernández llamó a Zvonimir Boban para saltar al terreno de juego.

El croata salió y dejó varios detalles de calidad y un par de disparos que Unzué evitó que acabaran en gol. Pero Boban dejó un detalle para la ilusión. Se inventó una jugada personal en conducción que acabó con un pase filtrado a Jesuli para dejar en ventaja para el disparo. El sevillano ajustó un certero chut que acabó en el 0-3. Una de las victorias más amplias del Celta en Pamplona. El celtismo se ilusionaba con esa asistencia de Boban como lo hizo también con su increíble asistencia con el exterior a Maurice en el partido de Liga contra el Valencia. De poco sirvió ese arranque de ilusión en Pamplona porque, poco tiempo después, Boban decidía poner punto y final a su etapa en el Celta y a su carrera como futbolista. El croata no aceptó la decisión de Víctor Fernández de no darle más oportunidades en Liga y sí apostó por él para el Lemona-Celta en el Estadio Arlonagusía. Ahí decidió bajarse Boban y anunciaba su adiós. El Osasuna-Celta fue el partido de la ilusión y, a 139 kilómetros, en Lemona, fue el partido de la desilusión del celtismo.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00